Economía Colaborativa altamente propositiva

A partir de una iniciativa de emprendimiento hecha desde Venezuela, la autora muestra las características de la Economía Colaborativa, un modelo que vuelve necesario agrupar a personas con intereses comunes para optimizar el uso de sus activos, aportando algo a su comunidad y al colectivo.

Por Marayira Chirinos*

2022 es un año realmente prometedor. Venimos de dos años de profunda incertidumbre, miedo y grandes aprendizajes. Queda claro que el mundo cambió para siempre con la pandemia (ahora endemia), y que lo aprendido queda ya como huella indeleble para enfrentar nuestra nueva realidad, donde, además, se pone a prueba nuestra capacidad de supervivencia, sobre todo en países como Venezuela donde la economía no termina de reactivarse.

Una manera de hacerlo surge de iniciativas propositivas que plantean la implementación de nuevas prácticas ligadas a la innovación y la tecnología; entre ellas nace la llamada Economía Colaborativa, que se presenta como una alternativa viable que mitiga el impacto de la pandemia y moviliza diversos sectores de esta rama tan sensible.

La Economía Colaborativa es un modelo que opera bajo un esquema innovador y descentralizado, proporcionando una alternativa viable para promover el crecimiento económico: particularmente en Venezuela, existe un proyecto vanguardia, con fuerte presencia en redes y plataforma web desde hace año y medio, amparado en este esquema de economía colaborativa, orientado al sector ganadero, que promueve e impulsa con grandes esfuerzos la ganadería autosustentable rindiendo óptimos resultados. Se trata de Clabe Ganadera, siglas que responden a las iniciales del nombre de las hijas del creador de la organización, pero que hacen un juego de palabras perfecto cuando de “clave” organizacional en materia ganadera se refiere.

Pensamiento Propositivo entrevistó a Nicolás Pacheco, fundador y presidente de Clabe Ganadera para certificar, entre otros valores y propósitos de dicha iniciativa, la premisa “ganar-ganar” de los involucrados, toda vez que la ecuación aspira a generar un triple impacto: económico, social y ambiental.

En lo económico, señala Pacheco, ganan todos los involucrados un beneficio cuantificado según la producción. A su vez, en lo social, además de los empleos directos e indirectos y toda la cadena de valor que se genera con base en la producción, se han llevado adelante algunos programas concretos a unidades educativas en las zonas rurales donde se opera, con proyección de crecimiento a futuro. Con respecto a lo ambiental, Clabe Ganadera trabaja con sistemas de manejo adecuado que procura que las carnes producidas sean de cero carbono; además de que trabaja con sistemas de pastoreo que promueven la conservación del suelo, evitando la quema y permitiendo la regeneración de la biosenosis del suelo.

La propuesta de valor de Clabe Ganadera dinamiza el sector productivo de muchas maneras, produciendo un elemento básico e importante como es el de los alimentos. Además, aporta dinamismo a toda la cadena de valor del circuito cárnico, es decir, obreros, veterinarios, ingenieros, contadores, economistas, abogados, marketing, ingenieros en sistema, jornaleros, caporales, inversores, consumidores, transportistas, tiendas agropecuarias, entre otros; consolidando ese efecto positivo en la economía real de la producción.

Economía Colaborativa como modelo propositivo

Sin duda, los modelos de economía colaborativa se inscriben perfectamente en las propuestas que dan solución a las dificultades de las áreas donde opera. Cabe destacar que los modelos de economía colaborativa son descentralizados, es decir, no dependen de un ente externo que controle, vigile o disponga. Los modelos colaborativos nacen de la libertad de los ciudadanos y se diseñan para crear soluciones a problemas comunes que tienen las partes o las personas que forman parte de una comunidad; son modelo P2P o de persona a persona. La esencia de la economía colaborativa es compartir activos subutilizados para optimizar su uso.

En ese sentido, el modelo de Clabe Ganadera busca crear una comunidad entre personas de la ciudad y personas del campo que tengan fincas subutilizadas, a fin de optimizar su uso y generar el triple impacto antes mencionado.

Como vemos, se hace necesario seguir ejemplos como Clabe Ganadera: agrupar a personas con intereses comunes para optimizar el uso de sus activos, aportando algo a su comunidad y al colectivo. Su frecuencia y dinamismo dependen mucho de la iniciativa de todos y de cada uno de nosotros. Seamos propositivos y convirtámoslo en un accionar.


*Politóloga y comunicadora venezolana. Madre de Sara, Samuel y Abraham.
Agradecemos al diario venezolano El Universal por permitir la reproducción de esta columna.

Publicado por adrianaesthela

Reportera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: