#25

Diarios de Covid-19

Porque vivir es urgente

Historias de una pandemia

Crónicas, relatos, poemas e información
sobre el virus que está cambiando al mundo





Los otros “Ángeles guardianes” de Quebec: la explotación de migrantes en el combate a la pandemia

El gobierno de Quebec investigará el reclutamiento ilegal de empleados no declarados y de migrantes, para limpiar y desinfectar edificios públicos y albergues de ancianos en condiciones de explotación y sin resguardos.

Por Abraham Santacruz*

Trabajadores, en su mayorìa migrantes, se preparan para iniciar labores de desinfecciòn y limpieza en una empresa privada ubicada en la ciudad de Dorval durante el punto màs àlgido de la pandemia. En algunos casos se ofrece capacitaciòn y equipos adecuados para disminuir los riesgos de contagio por COVID-19, aunque el salario es por demàs bajo y las jornadas laborales extenuantes.

El gobierno provincial de Quebec inició una amplia investigación en torno a la contratación de cientos de empleados no declarados, incluidos muchos migrantes, que denunciaron haber sido explotados por diversas empresas al ser reclutados de manera ilegal para realizar trabajos de limpieza y desinfección en establecimientos de salud pública desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

El hecho fue calificado como “inaceptable” por el primer ministro de la provincia de Quebec, Francois Legault.

Los empleados, que arriesgaron sus vidas al trabajar directamente en lugares de alto riesgo de contagio como hospitales y casas de cuidados para ancianos, fueron expuestos a jornadas laborales extenuantes, trabajando hasta siete días a la semana por períodos de 12 horas continuas a cambio de un salario por mucho inferior al que se ofrece por estos servicios, sin prestaciones ni seguro médico o de vida. Tampoco recibieron una capacitación previa y, muchas veces, los equipos de trabajo con los que contaban no eran los adecuados para realizar estas tareas.

“Hemos explotado a la gente enviándola a cuidar a nuestros más vulnerables”, reconoció Harold LeBel, miembro del Partido Quebecois (PQ), quien ha pedido a nombre de su organización que se establezca una comisión de investigación independiente sobre estos hechos que ocurrieron principalmente en los Centros de Alojamiento y de Cuidados de Larga Duración (CHSLD). Cabe precisar que los CHSLD son residencias para ancianos en los que el Covid-19 ha causado la muerte de cerca de 4 mil adultos mayores, un número elevado si consideramos que el total de los decesos en la provincia de Quebec es de un poco más de 5 mil.

Estos centros de alojamiento han sido objeto de constantes denuncias debido a las condiciones en las que operan y las deficiencias de sus servicios.

El 11 de abril, un grupo de ancianos fue rescatado del CHSLD Herron, en la ciudad de Dorval, por un equipo de enfermeras de la Red de Salud Pública; el hecho fue comparado por algunos medios informativos locales con una “película de horror” debido a la deplorable situación en que fueron encontrados varios de los residentes de este CHSLD. En este sitio se contabilizaron 31 decesos.

Debido a la gravedad de los hechos, 125 miembros de las Fuerzas Armadas Canadienses con formación en el sector salud fueron enviados para ayudar en los distintos Centros de Cuidado a Largo Plazo. Sin embargo, el 22 de mayo se dio a conocer que al menos 20 del total de los soldados enviados a la provincia de Quebec dieron positivo en las pruebas de detección de Covid-19.

El 25 de abril, periodistas del diario de Montreal La Presse realizaron una visita al CHSLD “Villa Val des Arbres”, en Laval, en el que recabaron información para realizar un amplio reportaje que titularon “CHSLD: En el corazón de la guerra invisible”, y en el cual la enfermera y directora general del lugar, Mèlanie Sagala declaró: “Ya no estamos en un CHSLD, estamos en un hospital de guerra”.

A pesar de estos antecedentes, algunas agencias de colocación de empleo y varias compañías de sanitación continuaron con la contratación ilegal de personal sin experiencia, al que pagaban “por debajo de la mesa” un precario salario sin importar que los enviaran, prácticamente, “al matadero”.

No obstante, pese a de la importancia de su labor y el riesgo que implicaba trabajar en sitios como los CHSLD, estos empleados no son reconocidos como “Ángeles Guardianes”, término que se acuñó en Quebec para referirse a aquellos trabajadores esenciales que realizaron sus actividades en la primera línea de contagio, específicamente en el sector salud, y que por este mérito, fueron recompensados por el gobierno de Canadá con la residencia permanente.

Un grupo de trabajadores restauranteros animaron desde la calle a los adultos mayores que habitan en la Casa de Retiro “Les Jardins Millen”, en Montreal, luego de que fueran confinados por más de un mes como medida preventiva para evitar la propagación del Covid-19. Foto: Abraham Santacruz
Imágenes de Casas de Retiro privadas, donde las condiciones y servicios son
muy diferentes a los ofrecidos en los CHSLD. Foto: Abraham Santacruz
Un letrero luminoso colocado sobre la salida de una autorruta invita a reconocer el trabajo de los trabajadores de la salud, llamados Ángeles Guardianes, que hicieron frente al Covid-19 desde clínicas y hospitales. En el anuncio, escrito en francés, se puede leer “Nosotros apoyamos a nuestros Ángeles Guardianes”. Foto: Abraham Santacruz
Durante el inicio de la pandemia se vivió un intenso período de confinamiento en el cual la mayoría de las labores esenciales eran realizadas por los llamados “Ángeles Guardianes”. Foto: Abraham Santacruz
Imagen de una clínica de detección de Covid-19 ubicada en Montreal
Dos mujeres toman un descanso luego de realizar trabajos de desinfección en un CHSLD, en Terrebone
 Otro de los trabajos considerados como esenciales en Montreal son las mudanzas; una actividad de alto riesgo que demanda un permanente contacto directo con los clientes
Trabajadores, en su mayoría migrantes, se preparan para iniciar labores de desinfección y limpieza en una empresa privada ubicada en la ciudad de Dorval durante el punto más álgido de la pandemia. En algunos casos se ofrece capacitación y equipos adecuados para disminuir los riesgos de contagio por Covid-19, aunque el salario es por demás bajo y las jornadas laborales extenuantes

*Seudónimo. El reporte fue enviado a Diarios de Covid-19 por un migrante mexicano en Canadá.


“Yo soy el descarado”: un poema por Ayotzinapa


A seis años de la desaparición forzada de 43 estudiantes de una escuela normal rural del estado de Guerrero

Por Mariana Cruz Mora*

Foto: Luis Barrón

Yo soy el descarado
No me importó decir lo que a todos incomodaba,
no tengo alma de guerrero, no voy a mentir,
sólo quise ser justiciero y llevar a buen término
el futuro inexistente de un país.
El cerebro hacía conexiones,
mi corazón palpitó, todo se detuvo,
en un respiro pude ver los campos,
los pasos descalzos,
yo no quería tecnologías
sólo quería un laurel y mi vida.
¡Ah! Que tiempos, no, no son buenos
la rosa está en mi contra,
sólo me cobija mi madre, la tierra,
a quien canto hoy verdades descaradas
porque le gusta oírme cantar
con cuarenta y dos juglares.

Estamos sumidos
ahí en donde cantan los descarados,
donde la sinfonía tiene un tono de verdad infinita
en donde no hay rostro inocente.
Soy yo el descarado,
quien te habla sin aliento,
aquí estoy con mis hermanos,
llorando mi duelo,
todo, incluso tú, está muerto.
Guirnaldas de oliva que nunca llegaron,
balas de indiferencia que atravesaron,
sólo eran normalistas,
únicamente éramos niños descarados,
hoy con el rostro ensangrentado,
con la vida incinerada o descarnada.
¡LO ADMITO!
Somos los descarados.

* Escritora. Poema publicado en el número 89 de revista Alegatos de la Facultad de Derecho, UAM, México.

“The Crystal Ball” (1902) de John William Waterhouse. Adquirido por Juan Antonio Pérez Simón, coleccionista mexicano

MIRADA ASTRAL

Luna llena de octubre

Dedicada a los desaparecidos de 1968 y de todos los tiempos

Estamos desde la quincena pasada viviendo una “noche oscura del alma”, trepados en un barco sin ruta, debiendo admitir los sentimientos de soledad, vacío y ausencia. De cualquier manera, habría que nombrar a este plenilunio “el punto más oscuro de la noche antes de amanecer”, o sea “el clímax” de todo este proceso sanitario.

Por Ayub Estephan*

Anhelas
sólo una forma
que te guíe, que tú guíes.
Mas es informe
el viejo arquetipo del ser.
Inspirando este mundo,
sólo alzaste deseos...
Abandonándolos todos
y ve en pos del origen.
Quisieras estar lleno de cosas,
lleno de seres, lleno de esquemas...
Pero Dios, sin embargo,
en nada encaja.
 
(Sin título. Poema de Vladimir Holan, traducido por Clara Janés)

El 1° de octubre a las 21:05 hrs. (UT) tendremos la muy celebrada Luna Llena de octubre. Este plenilunio inicia estando la Luna a 09°08’15’’ del signo de Aries y el Sol en Libra, su lugar de caída, en el mismo grado. El día 2, hacia el final del plenilunio, Venus ingresará en el signo de Virgo. El 4 de octubre, por la mañana, termina Plutón su período retrógrado e ingresa directo a 22°29’ de Capricornio; y Ceres, el asteroide, también vuelve a estar directo desde Acuario el día 18. El 14 de octubre Mercurio iniciará su último proceso anual de retrogradación desde el grado 11°40’ de Escorpio, retornando a Libra a partir del día 29, para cumplir su ciclo de 20 días antes de volver a ponerse directo nuevamente. Marte continúa retrógrado en su domicilio, lo mismo que Neptuno, y Urano también, pero en caída.

El 9° grado de Aries es representado por “alguien que observa con atención la bola de cristal”, significando el desarrollo de una toma de conciencia interior de la totalidad orgánica. La esfera de cristal simboliza la totalidad, y dentro de la esfera las imágenes toman forma. Estas imágenes pueden revelar acontecimientos futuros, pero, de un modo más significativo, describen “la situación como un todo” que el clarividente ha de interpretar. Las nacientes facultades mentales, operando a través de las aún dominantes emociones (o de incentivos culturales colectivos), actúan como un poder centralizador e integrador. Lo que la inteligencia percibe en su concentración es la función de cada impulso interior y de los acontecimientos exteriores en el campo abierto de una “personalidad” motivada por el egoísmo. Generalmente cuando utilizamos la palabra “egoísmo” la tomamos en contraposición a “altruismo”, y pensamos que ser egoísta es algo negativo, pero el “ego” es algo natural en el ser humano: sin el “ego” no sabríamos defendernos ni poner límites.

La Luna en Aries es una Luna energéticamente dinámica, lo que proporciona variados recursos y procura iniciativas de todo tipo. Es una Luna de mucho movimiento y gran actividad, que convierte la afectividad en acciones concretas, pero dificultando cualquier intento de simbiosis e intimidad. También esta Luna tiene la peculiaridad de reaccionar agresivamente cuando se siente sometida a un afecto de tipo castrante, o al menos eso se piensa. Esta Luna hace que las personas se pongan a la defensiva, tomando cualquier acción que provenga del colectivo como una forma de amenaza a su libertad personal, aunque por otro lado, si se le ignora, entonces se queja de ausencia y de vacío interior, y así sucesivamente, creándose un círculo vicioso como cuando se arrancan los pétalos de una margarita, alternando un “me quiere”, con un “no me quiere”, sin una base real. Así, tenemos que la Luna ariana es demandante y esquiva hasta el agotamiento emocional. Por su parte, el Sol en Libra evita las polarizaciones y detesta las situaciones conflictivas. En su sitio de caída, el Sol libriano es mental, diplomático y siempre busca la justicia, pretendiendo convencer en vez de imponer. La oposición entre ambos conlleva una gran fascinación por la belleza y la consecución de metas que proclamen la emancipación y el libre pensamiento.

La energía de esta doble cuadratura que sostiene Marte con Saturno y Plutón es muy poderosa. Marte con sus “furores”, Saturno con sus “humores” y Plutón con sus “emanaciones” nos presentan estados de conciencia poco comunes, pues nos colocan frente a situaciones extraordinarias

La Luna llena estará en aspecto de conjunción a Quirón, destacando las heridas psicológicas en torno de la relación que tenemos con la figura materna, sea la biológica o la arquetípica (Gaia). Debido a ello, es posible que se le deba prestar cuidados especiales en este momento, pero en un nivel social. Este contacto insiste en el cuidado que debemos procurar también a nuestra madre Tierra como fuente de bienestar y nutrición. La conjunción Luna-Quirón nos vuelve más conscientes de las necesidades emocionales de los demás, incluso por encima de las propias. Por ello, no escatimamos esfuerzos para atender las demandas de personas que están ligadas a nuestro núcleo familiar y que probablemente necesitarán en estos momentos de nuestro apoyo incondicional, incluso superando las propias necesidades, aunque se cuestione también el hecho de quién se ocupa de resolver las nuestras. Por eso, cuando se habla de altruismo se elige alguna forma de sacrificio personal, de renuncia a uno mismo en beneficio de alguien más. Con esta posición los roles convencionales se invierten, y los hijos asumen entonces el cuidado de sus progenitores. Igualmente, el contacto entre la Luna y Quirón nos sensibiliza en extremo volviéndonos muy susceptibles a las vibraciones del entorno.

Por otra parte, tenemos la oposición de Quirón al Sol desafiando nuestra experiencia de la individualidad, y quizás ello nos haga descubrir que nuestro “sentimiento de ser el centro creativo de nuestro propio mundo” está colapsado; y este descubrimiento pudiera llevarnos a convertir a alguien más en el modelo supremo, y colocarlo al centro de nuestro universo. Es el caso de individuos que centran su vida en otra persona estableciendo una relación con cualquier deidad que pueda ser personalizada, renunciando a su propia capacidad de elegir un camino y de regirse por sus propias decisiones, para finalmente desvalorizar su propio ser sin constituir una identidad que los respalde. Al faltar el sentimiento de un centro personal íntimo es factible que estas personas, escindidas en su psique, sean propensas a dejarse invadir -para bien o para mal- por energías arquetípicas vagas. El Sol es el único cuerpo celeste que echa sombra directa sobre la Tierra; la Luna llena arroja sombras, pero su luz, más difusa, es un reflejo de la del Sol. Este “lado oscuro del Sol” cobra importancia cuando Quirón forma aspecto con el Sol, representando la egomanía, el narcisismo, una creencia de que los propios fines obedecen a órdenes divinas y, por consiguiente, cualquier medio para alcanzarlos está justificado. Con Quirón en aspecto de oposición con el Sol la imagen del padre estará teñida por los temas quironianos, y al estar el Sol en su sitio de caída, el rol paterno se desmoronará muy fácilmente. Tal vez sea visto como un hombre débil, enfermo, impotente o herido; quizás esté ausente o no tenga peso ni autoridad válida alguna. También puede ser captado como alguien violento y rudo que ejerce una influencia dañina. Entonces, se busca compensar dicha relación en uno mismo de alguna manera, generalmente competitiva, en donde se exagera el liderazgo y el brillo personal, para suplir las deficiencias de un padre que no estuvo a la altura de las expectativas. Por ello se distorsiona la imagen paterna que traemos proyectándola sobre uno mismo, equivocadamente, o sobre alguien o varios más en el transcurso del tiempo, yendo de uno a otro, sin conseguir realmente suplementar esa sensación de ausencia o disminuidos debido al exceso de autoridad que nos dejó la relación paterna en nuestra primera infancia y en el curso de nuestra existencia.

Igualmente, el Sol y la Luna, en contacto con Urano, conforman nuevamente la figura geométrica que denominamos “Aguijón celeste”, estando el Sol en aspecto de quincuncio a Urano y éste en semisextil a la Luna, mientras ambos astros se encuentran en oposición, lo que nos señala el hecho de topar con obstáculos que no teníamos contemplados que constriñen el campo de acción y limitan la libertad humana. El astro rey en Libra está en caída, lo mismo que Urano en Tauro (ambos signos, Libra y Tauro, son las regencias propias de Venus), mientras que la Luna en Aries propone acertijos y se moviliza veloz para evitar la censura a sus emociones estrujadas. Mientras, la virilidad solar se desploma, pierde su poder y transmuta el deseo vital haciendo que la libido se desmiembre y deje de sostenerse en sí misma. Esta figura nos crea un estado de sitio, una frustración mental y emocional, una confusión respecto del erotismo, facilitando en imágenes lo que no está accesible en texturas. Pero no queda aquí el problema, pues es proyectado desde la psique como un impulso malogrado, y esto mismo nos incita a la sustitución de nuestros deseos incumplidos en un material informe que es malamente reciclado. Así entonces esta Luna moviliza los afectos, pero desordenadamente: “Después de así divididos,/ les insistí a tales sectas,/ que ya adoraban al Sol,/ ya el curso de las estrellas,/ ya veneraban los brutos,/ ya daban culto a las peñas,/ ya a las fuentes, ya a los ríos,/ ya a los bosques, ya a las selvas,/ sin que quedara criatura,/ por inmunda o por obscena,/ que su ceguedad dejara,/ que su ignorancia excluyera;/ y adorando embelesados/ sus inclinaciones mesmas/, olvidaron de su Dios/ la adoración verdadera;/ conque amando estatuas/su ignorancia ciega, vinieron a casi/transformarse en ellas”. (El divino Narciso, Sor Juana Inés de la Cruz)

Por otra parte, Venus, que se encuentra en tránsito entre el signo de Leo y el de Virgo, está en aspecto de trino o trígono con Marte. Este contacto armónico entre ambos planetas facilita el flujo de las expresiones íntimas propias de “el corazón”. Al respecto de este contacto Venus-Marte, comenta Marsilio Ficino en su tratado De Amore que “Marte sobresale en fortaleza, porque él hace a los hombres más fuertes, pero Venus le domina. Venus estando en el aspecto sextil o trino de Marte, detiene, por así decirlo, la malignidad de aquél. Por el contrario, cuando Marte predomina en el nacimiento del hombre le da magnanimidad e irascibilidad, pero si Venus se aproxima a continuación, no impide la magnanimidad concedida por Marte, pero refrena el defecto de la irascibilidad. De donde parece que hace a Marte más clemente y lo domina. Pero Marte no domina jamás a Venus. Porque si es la guía de la vida, procura inclinación al amor. Y si Marte influye próximamente, vuelve más ardiente con su calor el ímpetu de Venus. Igualmente, Marte sigue a Venus y Venus no sigue a Marte, puesto que la audacia es la esclava que acompaña al amor, y no el amor a la audacia. Porque los hombres no son seducidos por ser audaces sino que muchas veces, porque son heridos por el amor, se vuelven muy audaces para afrontar intrépidamente cualquier peligro. Finalmente, el argumento más claro sobre la fortaleza del amor, superior a todos, es que todas las cosas le obedecen, y él no obedece a ninguna. Ciertamente, los habitantes de los cielos, los animales y todos los cuerpos aman. Igualmente, los fuertes y los sabios, los hombres ricos y los reyes más poderosos se someten al imperio del amor. Pero el amor no se somete a ninguno de ellos. Ni los dones de los ricos compran el amor, ni las amenazas y violencias de los poderosos pueden obligarnos a amar, o hacer que dejemos de amar. En efecto, el amor es libre y nace espontáneamente en una voluntad libre, ya que Dios determinó desde el principio que sería libre, no fuerza. De lo que resulta que el amor que inspira fuerza a todos, escapa a la violencia de todos. Y tanta es su libertad que las otras inclinaciones, artes y operaciones del espíritu, eligen la mayoría de las veces un premio diverso a ellas; pero el amor está satisfecho con el premio de sí mismo, como si no hubiera otro premio excepto el amor que fuese digno del amor”. La fuerza del amor es muy poderosa, como la describe este filósofo hermético del siglo XV, que también era sacerdote católico y médico. Para terminar, quiero señalar que en su parte negativa, esta conexión Marte-Venus propicia diversas situaciones de “celotipia”, pues Marte se encuentra en Aries, su domicilio, mientras que Venus está en tránsito, de viaje entre Leo y Virgo.

Sin embargo, pese a la docilidad a que se ve sometido Marte bajo el imperio de Venus, no se da tregua con las tensiones provocadas por el aspecto de cuadratura que sostiene a Saturno y Plutón durante este plenilunio. Dado que desde la antigüedad Marte y Saturno han sido considerados como maléficos, el primero debido a su irascibilidad y el segundo por su tendencia melancólica, bajo este aspecto se da un “estira y afloja” entre ambos, por lo que a veces domina un extremo de la cuerda, sostenido por Marte, y a veces gana el otro, que sostiene Saturno. Por ello, el reto aquí consiste en evitar esos extremos y llegar a un equilibrio que permita canalizar las potencialidades de ambos planetas positivamente por medio de algún tipo de entrenamiento o disciplina, pues si no se hace de este modo brotará espontáneamente entonces una gran amargura; y es sabido que el sabor amargo predomina sobre los demás sabores, contaminándolos a todos. Como dato curioso, y aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no los recoge como síntomas frecuentes, la Sociedad Española de Neurología ha advertido que el sabor amargo se ha detectado como uno de los síntomas de la infección por Covid-19, lo mismo que la pérdida del sentido del olfato (anosmia). Pero también se sabe que estos dos síntomas no son exclusivos de la infección por el nuevo coronavirus, sino que son comunes a diferentes cuadros infecciosos no necesariamente virales.

Por su parte, la cuadratura entre Marte y Plutón, también considerado maléfico, tiende a generar descuidos en el trato humano cotidiano, lo que facilita todo tipo de contagios. Y eso es posible porque la tensión entre ambos hace que los pensamientos sean relegados al fondo de la mente, dando cauce a conductas en las que predomina la satisfacción irrefrenable de los deseos y el desbordamiento de todo tipo de pasiones. Esto puede también reflejarse en las conductas íntimas y al tener relaciones sexuales, donde el impulso predomina sobre la razón. Con la energía liberada por esta cuadratura, los hábitos de higiene a menudo son dejados a un lado debido a la urgencia del deseo. Es posible que el abandono de toda precaución se deba a cierta frustración interna provocada por la vigorosa fuerza de esta energía telúrica, explosiva y catártica, generalmente de naturaleza kármica, y la ausencia de un canal adecuado para dosificarla. Esta experiencia de tensión interior es sintomática de las energías enfrentadas en este contacto Marte-Plutón, pero que pueden ser reorientadas con el concurso de la voluntad dirigida a transmutar dicha tensión en armonía. Una de las formas para conseguir esto consiste en conformar un cuadro más amplio del entorno inmediato y meditar en la forma en que se desea convivir con los demás. Acabar con la preocupación de uno mismo, y apreciar y reconocer los sentimientos y necesidades de los demás como igualmente válidos también será esencial en este momento, y esto nos dará la clave para respetar a los demás e iniciarnos en un proceso de transformación. De otro modo, será inevitable acumular más karma personal y continuar atados al ciclo de las reencarnaciones.

Habría que nombrar a este plenilunio “el punto más oscuro de la noche antes de amanecer”, o sea “el clímax” de todo este proceso sanitario. Quisiera poder decir que la pesadilla pasó y estamos ya estrenando figuras y ropajes nuevos, pero el tiempo es inexorable, y la revolución en el tiempo de los planetas y las luminarias no depende de nuestro arbitrio. De cualquier forma, en este momento tenemos la oportunidad de evaluar nuestro comportamiento frente a esta emergencia mundial que estamos viviendo e intentar modificar lo que se deba modificar en cada uno de nosotros, para poder también comenzar a construir el porvenir de todos

La energía de esta doble cuadratura que sostiene Marte con Saturno y Plutón es muy poderosa. Marte con sus “furores”, Saturno con sus “humores” y Plutón con sus “emanaciones” nos presentan estados de conciencia poco comunes, pues nos colocan frente a situaciones extraordinarias. En primera instancia dicha tensión provoca en nosotros una crisis, que nos lleva a la ruptura con patrones disfuncionales. Aún no tenemos claro un porvenir, pero es necesario empezar a tomar las medidas del terreno para tener una idea de lo que podremos construir más adelante.

Igualmente continúa vigente la triple conjunción Júpiter-Saturno-Plutón, nada más que estando ya Saturno y Júpiter directos, y Plutón estacionario, a punto de ponerse directo después del plenilunio, para el 4 de octubre, a las 09:32 hrs. (UT). Siempre que un planeta se pone estacionario, es como si el tiempo se detuviese un instante y la influencia del planeta se vuelve tremenda debido a su misma inercia. El novilunio de septiembre tuvimos esta misma experiencia con Júpiter y Saturno, y hubo una sensación no sólo de atraso, sino que muchas de nuestras empresas tuvieron problemas y se paralizaron a pesar de los esfuerzos personales para darles seguimiento. Sea que hayan sufrido desperfectos algunos aparatos eléctricos o electrónicos, ya sea caseros, de oficina o vehiculares. Otro tanto ya se está presentando desde ahora con Plutón estacionario. Parece que las transformaciones que estamos emprendiendo se detienen por falta de recursos monetarios, incertidumbre, cancelaciones imprevistas, enfermedad, lutos, temor al porvenir, etcétera. Al ser el regente del inframundo, Plutón (Hades), durante su etapa estacionaria suele sorprender cobrando más vidas humanas, anula nuestras elecciones, desmantela los proyectos, cancela las ilusiones y mata, pues la “temida Parca” tiene autorizado llevarse a diestras y siniestras, sirviéndose un opíparo banquete con su hoz más filosa. Estamos desde la quincena pasada viviendo una “noche oscura del alma”, trepados en un barco sin ruta, debiendo admitir los sentimientos de soledad, vacío y ausencia, que casi siempre evitamos por miedo. De cualquier manera, por otro lado, habría que nombrar a este plenilunio “el punto más oscuro de la noche antes de amanecer”, o sea “el clímax” de todo este proceso sanitario. Quisiera poder decir que la pesadilla pasó y estamos ya estrenando figuras y ropajes nuevos, pero el tiempo es inexorable, y la revolución en el tiempo de los planetas y las luminarias no depende de nuestro arbitrio. De cualquier forma, en este momento tenemos la oportunidad de evaluar nuestro comportamiento frente a esta emergencia mundial que estamos viviendo e intentar modificar lo que se deba modificar en cada uno de nosotros, para poder también comenzar a construir el porvenir de todos.

Mercurio, que en días pasados inició su recorrido por el signo de Escorpio, se encuentra en aspecto de oposición (180°) a Urano durante este plenilunio. Este aspecto entre ambos planetas tiende a provocar conflictos en las relaciones sociales, básicamente debido a las condiciones y actitudes internas que condicionan dicha comunicación o intercambio de ideas. Es probable que surja desconfianza debido a posibles malos entendidos, producto de la volubilidad entre lo que se piensa, se dice y se hace. Para evitar el aislamiento, debido a la desconfianza de los demás, se ha de intentar desarrollar un nuevo sentido de identidad personal, un sentido basado en el yo real y no en la imagen agresiva que se proyecta hacia afuera y ante la cual los demás reaccionan en contra. Esto implica aceptar la vulnerabilidad interna, disolver esa peculiar y egotista imagen y abandonar la postura de querer impresionar a la gente. De este modo se podrá encontrar el propio centro, resolver los conflictos y redirigir el flujo de energía hacia una renovación personal. Mercurio en Escorpio andará muy ocupado esta quincena, antes de entrar a su fase retrógrada el novilunio de octubre, metiéndose en aguas profundas, leyendo testamentos, cobrando los impuestos de las herencias, armando litigios, negociando sepulturas y ataúdes, rentando apartamentos y locales, comerciando pertenencias que ya perdieron a sus dueños, visitando el registro público de las propiedades, llevando una enorme cartera de cobranzas a cuestas, formando filas en instituciones bancarias y de todo tipo, etcétera. Viene al caso comentar que: “No es la benevolencia del carnicero, el cervecero, o el panadero lo que nos procura nuestra cena, sino el cuidado que ponen ellos en su propio beneficio. No nos dirigimos a su humanidad sino a su propio interés, y jamás les hablamos de nuestras necesidades sino de sus ventajas”. Cuando el economista Adam Smith estaba escribiendo esto en su libro La riqueza de las naciones, en la década de 1770, quiso explicar que aunque “el hombre está casi permanentemente necesitado de la ayuda de sus semejantes” resulta inútil esperarla a menos de que ofrezca un trato. Y para cerrar los tratos no hay nadie más hábil que Mercurio. Así, en resumen, lo que atañe al trabajo mercurial, que tiene todo que ver con la aritmética, la palabra oportuna y convincente, las manualidades, las importaciones o las compras para fin de año, que también se activarán en los siguientes días.

Por último, tenemos que continúa teniendo efecto la influencia del aspecto de sextil que hace Neptuno retrógrado, con Júpiter y Plutón, estos últimos ya directos. En este sentido, los tres hermanos que en la mitología griega y latina se reparten el gobierno de todo: Júpiter, los cielos; Plutón, el inframundo; y Neptuno, los mares nos hacen participar de los diversos ritos de purificación: espirituales, psíquicos, religiosos, mentales, emocionales y corporales. Neptuno en Piscis, su domicilio, opera como un canal que hace imprescindible la conexión intra y extrasensorial provocando con su elemento, el agua, la disolución de un mundo que ya fue. Bien señala Eliphas Levi (Dogma y ritual de la Alta Magia) que “en otras épocas se hacía el oro con la ciencia; hoy es preciso rehacer la ciencia con el oro. Antes se fijó lo volátil, ahora es preciso volatilizar lo fijo; dicho en otros términos: se ha materializado el espíritu, ahora es conveniente llegar a espiritualizar la materia”. Nos encontramos frente a un nuevo capítulo de la Historia al que es necesario entrar purificados de nuestro pasado histórico. Tenemos que ser conscientes de que “las operaciones mágicas son el ejercicio de un poder natural pero superior a las fuerzas ordinarias de la Naturaleza. Son el resultado de una ciencia y de una costumbre que exaltan la voluntad humana por encima de los límites habituales”. También sabemos que “ciertas penas y enfermedades pueden modificar el sistema nervioso y hacer, sin el concurso de la voluntad, un aparato de adivinación más o menos perfecto; pero estos fenómenos son excepcionales y generalmente el poder mágico debe y puede adquirirse por la perseverancia y el trabajo. Existen también sustancias que producen el éxtasis y predisponen al sueño magnético; también las hay que colocan al servicio de la imaginación los reflejos más vivos y más coloreados de la luz elemental; pero el empleo de estas sustancias es peligroso, por cuanto en general producen la estupefacción y la embriaguez. Se emplean, no obstante, pero en proporciones rigurosamente calculadas, y en circunstancias perfectamente excepcionales. Aquel que quiera entregarse seriamente a la obra mágica después de haber afirmado su espíritu contra todo peligro de alucinación o de espanto, deberá purificarse interior y exteriormente durante cuarenta días. El número cuarenta es sagrado y hasta su misma figura es mágica”. Por cuarenta años peregrinaron los israelitas en el desierto antes de llegar a la Tierra prometida, y cuarenta fueron también los días que pasó Jesús en el desierto enfrentado a las fuerzas oscuras para purificarse y reconocerse a sí mismo. Así, “la purificación del mago debe consistir en la abstinencia de las voluptuosidades brutales, en un régimen vegetariano y dulce, en la privación de licores fuertes y en la reglamentación de las horas de sueño. Esta preparación ha sido indicada y representada en todo los cultos por un tiempo de penitencia y de pruebas que precede a las fiestas simbólicas de la renovación de la vida”.  En su trasfondo implacable, el Covid-19 contiene en su programa un proceso de purificación, señalado aquí por la conexión entre Neptuno, Júpiter y Plutón. Por ello, es necesario observar exteriormente la limpieza más escrupulosa: “el más pobre puede encontrar agua en las fuentes. Es necesario lavar, o hacer lavar, con cuidado, los vestidos, los muebles y los vasos de que se ha hecho uso”, incluso los alimentos antes de preparase deberán someterse a la aspersión combinada del jabón y el agua. “Toda suciedad atestigua negligencia, y en magia la negligencia es mortal. Es necesario purificar el aire al levantarse y al acostarse con un perfume compuesto de savia de laureles, sal marina, de alcanfor y de resina de azufre. El magista debe aislarse al comenzar el día, y mostrarse difícil en relacionarse, para reconcentrar en sí la fuerza y escoger sus puntos de contacto; cuanto más salvaje e inabordable se haya mostrado en los primeros tiempos, tanto más popular y rodeado de gentes se verá luego, cuando haya imantado su cadena y escogido su sitio en una corriente de ideas y de luz”. Durante el proceso “será necesario evitar, tanto cuanto se pueda, la vista de cosas repugnantes y de personas sin preparación; no comer con quienes no se estima, evitar todo género de excesos y vivir de un modo uniforme y arreglado. Tener el mayor respeto de sí mismo y considerarse como un soberano desconocido que consiente en serlo para reconquistar su corona. Ser dulce y digno con todos, pero en las relaciones sociales no dejarse jamás absorber y se retirará pausadamente de los círculos mundanos”. Sólo obrando de este modo estaremos listos para ocupar el sitio que nos corresponde en el nuevo orden que nos está destinado.

* Astrólogo y tarotista mexicano. Se realizan Cartas astrales, lectura de Tarot y Cartas españolas. http://facebook.com/ayubestephan

RELATOS VIRALES

Historias de una pandemia

> EL SEÑOR DAVID <

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es hiclipart.com_.png

Por Esther Baradón*

Soy agente de viajes y tengo un cliente de noventa y seis años que cada año viaja solo a España. Su primera parada es en Madrid por unos días, de ahí vuela a Málaga, en donde pasa dos semanas y luego aborda el trasbordador hacia Melilla que, de hecho, es el destino principal de ese viaje.

Melilla es una ciudad española autónoma localizada en el norte de África, que colinda con Marruecos y en donde conviven en armonía, desde el siglo XIX, las tres principales religiones del mundo. Cristianos, judíos y musulmanes coexisten con respeto y tolerancia al grado que, cuando se celebra alguna de las festividades propia de cada religión, se considera día de asueto y se cierran los comercios en toda la ciudad de noventa mil habitantes. Fue ahí donde mi cliente descubrió una comunidad judía ortodoxa sefaradí muy interesante, y desde entonces viaja cada año a Melilla a pasar las festividades de la Pascua judía.

Don David sólo quería llegar a la ciudad puerto, en el norte de África, para la Pascua judía. Foto: Mati Mango. Pexels

Este año viajó a finales de febrero y, estando en Madrid, sucedió algo completamente inesperado. Su periplo se vio truncado por un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad: había llegado a España la crisis a causa del nuevo coronavirus.    

No pasó mucho tiempo antes de que sus familiares en México comenzaran a llamarlo y presionarlo para que se regresara de inmediato, pero como él desde un principio no creía en la propagación del virus y su gravedad, les dijo que no se movería de España y que viajaría a Melilla a pasar las fiestas; de hecho, siguió haciendo sus gestiones para continuar el viaje. 

Trató de comprar un boleto para el trasbordador hacia Melilla, pero le informaron que era imposible vendérselo, ya que sólo residentes de España podían abordarlo a causa de la pandemia.

En México, sus familiares seguían angustiados por su necedad de permanecer en España, por lo que decidieron comunicarse con la recepción del hotel para solicitar le advirtieran que debía dejar su cuarto y que contaba con veinticuatro para hacerlo.

Después de recibir la llamada de la recepción, el señor David se sentó en la orilla de la cama a pensar en el siguiente paso. Lo primero que se le ocurrió fue comunicarse con la aerolínea para cambiar su regreso a la Ciudad de México en el primer vuelo disponible.

La aerolínea le informó que no había disponibilidad hasta dentro de diez días. Por su edad no sabía cómo buscar vuelos en internet. Decidió comunicarse con su familia. Una de sus nietas se dio a la tarea de encontrar opciones para sacarlo de ahí lo antes posible, y después de horas de búsqueda lo único que encontró, por suerte, fue un vuelo de Air Europa directo a Cancún, en donde debía permanecer una noche para volar a la Ciudad de México al día siguiente. Él seguía pensando que todo era una gran exageración…

Como no le quedó de otra, por fin tomó el vuelo de regreso. Llegando a Cancún pasó la noche en un hotel y a la mañana siguiente se dirigió al aeropuerto a fin de tomar su vuelo rumbo a casa.

El empleado de la aerolínea le preguntó de dónde venía y él inocentemente respondió que de España, por lo que el empleado le pidió que esperara a un lado del mostrador.

Muy obediente, el señor David siguió las instrucciones recibidas cuando de pronto vio a unos hombres que cargaban una camilla y a unos guardias de seguridad señalando hacia donde él se encontraba. Al llegar a su lado, los camilleros le urgieron subir a la camilla y sin darle tiempo a pensar ni preguntar nada, en unos minutos se encontraba dentro de una ambulancia. Le pusieron una mascarilla de oxígeno y a toda velocidad, con sirena incluida, lo trasladaron a un hospital privado para que le practicaran una serie de pruebas a fin de confirmar que no era portador de Covid-19. Por supuesto, todo esto a cargo de su billetera

Una vez en el hospital lo llevaron con todo y su equipaje a un cuarto. No podía creer lo que estaba viviendo. Hacía apenas unos pocos días se encontraba en Madrid tratando de organizar su viaje a Melilla y, de repente, se veía internado en un cuarto de hospital en el balneario de Cancún, en el oriente de México.

Después de una larga espera que se le hizo una eternidad, llegó a verlo un doctor y ordenó estudios de pulmón, de sangre; le tomaron la temperatura una y otra vez y al término de la auscultación, el médico, un tanto sorprendido, le informó que gozaba de cabal salud como la de un joven de veinte años y le indicó que podía irse a casa.

Exhausto, el señor David tomó su equipaje que había preparado para un viaje de más de dos meses, salió del cuarto y se dirigió a la caja a pagar los numerosos estudios no solicitados. A continuación se sentó en la recepción del hospital a punto del llanto, cuando una doctora con cubrebocas y googles se le acercó y le preguntó si podía ayudarlo. Al relatarle por todo lo que había pasado desde esa llamada de la recepción en el hotel de Madrid hasta ese instante, sentado en la entrada de un hospital de mar, la doctora se conmovió y lo llevó a su consultorio. Le ofreció agua y ella misma se dispuso a tratar de encontrarle un espacio en alguna línea aérea. Como en México ya empezaba el nerviosismo por la llegada del coronavirus, la doctora tardó más de dos horas en encontrarle un lugar a las nueve de la noche.

Lo dejó descansando en su consultorio y tres horas antes de la salida del vuelo lo llevó al aeropuerto, advirtiéndole que no se le ocurriera mencionar la palabra España, aun teniendo la constancia de buena salud. Le sugirió que se identificara con su credencial de elector y que por ningún motivo mostrara su pasaporte.

Después de documentarse lo acompañó hasta la entrada de la sala de abordar. Como gesto de agradecimiento, mi cliente le bajó el cubrebocas para darle un beso en la mejilla. Lo bueno fue que la doctora ya sabía que él gozaba de buena salud, a pesar de que se resistía a portar un barbijo. 

Una vez en la sala de espera, el señor David vio en las pantallas que la gran mayoría de los vuelos estaban cancelados. No descansó hasta verse sentado en el avión y que éste despegara hacia su destino de regreso a casa.

* Amante de las artes, la música, la fotografía y el teatro, y aficionada a la escritura.

Tw: @BaradonEsther FB: Esther Baradon


Diarios en imágenes

EN ESTA CASA SE REPARTE AMOR

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cocina-comunitaria-ez-01-de-septiembre-de-2020-_mg_5190.jpeg

Por Natalia Pescador *

Instagram: @nat0matic Facebook: Natalia Pescador

En medio de la crisis económica por la pandemia de Covid-19, una familia en la idílica isla de Cozumel, en el Caribe mexicano, se ha dedicado a repartir amor a través de comida gratuita para todos los que necesiten apoyo.

La isla de Cozumel ha sido severamente impactada por la pandemia. El turismo es la actividad económica primordial, especialmente la industria de cruceros que desde marzo de este año debió frenar sus actividades.

En la colonia Emiliano Zapata, ubicada en la parte noreste de la zona urbana de la isla, la familia Briceño ha creado, mantenido y fortalecido un comedor comunitario gratuito que nombraron “La Casa de los Abuelos” para apoyar a todos aquellos que busquen ayuda alimenticia.

Las actividades comienzan a las 09:00, a veces un día antes dependiendo del platillo a preparar. “Hemos llegado a alimentar hasta 270 familias, con promedio de cinco personas por familia”, dice Sandy. “Comenzó como ayuda a nuestros vecinos, la mayoría se quedaron sin trabajo pues se dedicaban al turismo. Hacíamos comida para nuestra familia, y lo que nos quedaba mi mamá lo compartía con ellos. Mi hermana Brenda buscó la manera de hacerlo crecer y ahora alimentamos a cualquier persona que lo necesite sin importar de qué colonia sea.”

“A veces la misma gente que viene al comedor nos dona cosas: alimento, leña, aceite. Hay gente que no tiene dónde cocinar sus alimentos, así que nos los trae para cocinarlo y compartirlo con los demás.” Sandy comenta que negocios locales se han sumado al esfuerzo, donando alimentos o material para continuar.

Su hermana Brenda asegura que el comedor funciona bajo dos principios importantes que les enseñó su madre. “Queremos mantener en alto la dignidad de la gente, aun en tiempo de necesidad. La segunda, tratar la comida con absoluto respeto. Lo mismo que ofrecemos en el comedor es lo que comemos nosotros. No hacemos ninguna distinción, y para mi madre es importante que sea la misma comida con los mismos ingredientes. Queremos compartir lo que tenemos.”

Sandy ya reconoce a las personas formadas en la línea, mantiene un registro de todos los beneficiarios para mantener control de inventario y asegurarse que no le falte a nadie. Vecinos acuden desde las 09:00 para ayudarles con las labores, un voluntario en moto reparte a personas de la tercera edad o con padecimientos de salud que les impiden llegar al comedor.

“A veces se nos empieza a acabar la comida y vemos que aún hay personas en la fila. Mi hermana Paula busca de volada qué puede preparar y lo hace. No queremos que nadie se vaya con las manos vacías”, agrega Sandy.

La fila está señalizada para mantener la distancia y un voluntario desinfecta los contenedores donde se servirá la comida. Todos asisten con cubrebocas y usan gel antibacterial.

Sandy reconoce que “ha sido todo un reto y a veces ha sido muy difícil continuar. Es mucho trabajo y mucha responsabilidad. Pero lo hacemos con mucho gusto de poder ayudar a nuestros vecinos. A veces escuchar sus historias me hace llorar, pero también es un incentivo para seguir haciendo esta labor”.

* Fotógrafa. Trabaja en Quintana Roo. Su trabajo también puede ser apreciado en: antalyaandcompany.tumblr.comInparadisefound.tumblr.com


CUANDO UNO DICE

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paramedicos-5-1.jpg

Por Jacky Muniello / Reportera Gráfica / Ciudad de México

Instagram: @jackymuniello Facebook: Jacky Muniello
Twitter: jacky_muniello

Cuando alguien dice: “No le tengo miedo, le tengo respeto”, suele estar refiriéndose al mar, a las alturas o alguna fiera en particular. Son muy pocas las cosas que, además de lo segundo, nos inspiran pavor; sin embargo, desde marzo de este año, el Covid-19 es una de ellas.

Basta escuchar a David Olazagasti, un paramédico de Nezahualcóyotl, Estado de México, quien tras 15 años de prestar atención pre hospitalaria a tantos ciudadanos, hoy encara una de las enfermedades más desafiantes que ha conocido.

Razones para esa percepción sobran. Durante su trayectoria ha enfrentado muchas adversidades, pero nunca una tan difícil como la actual. La diferencia, según relata, es que se combate a un enemigo desconocido, uno que provoca estrés porque los casos abundan y la gravedad depende del cuerpo huésped.

Además, como trabajador de la salud, vive con la incertidumbre sobre qué hacer y qué no para no contagiarse, pues aunque a sus 42 años de edad se considera preparado para lidiar con el padecimiento, le preocupa llevar a casa al “invitado no deseado”, y poner en riesgo a sus tres hijos y a su padre.

“La intranquilidad es aún mayor cuando el virus se ha llevado a familiares, compañeros médicos, compañeros de la universidad, policías y compañeros paramédicos”, añade con voz entrecortada el también jefe del turno vespertino del Rescate Municipal.

Para mantenerse fortalecido, recuerda que cuando comenzaron las capacitaciones sobre el tema, él decía sus compañeros que lo importante era seguir las medidas de seguridad y así documentarse sobre cómo ayudar a los pacientes… aunque por la naturaleza del virus no siempre se puede.

De igual manera, tiene presentes las experiencias que la contingencia le ha aportado: la primera es quererse a sí mismo, porque “a pesar de las debilidades, uno no se puede partir, ya que hay gente que lo necesita en la calle”.  La segunda es que la vida es tan frágil que pende de un delicado hilo.

La tercera lección, consecuencia de las dos anteriores, es valorar la oportunidad de decir a menudo a los suyos “Te quiero, te amo”, pues si bien el Covid-19 implica temor y respeto, también enseña a atesorar lo que uno tiene.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paramedicos-3-1-2.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paramedicos-1-3.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es paramedicos2-1-3.jpg
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es neza-paramedic11.jpg
El paramédico del escuadrón de Rescate y Salvamento del Municipio de Nezahualcóyotl David Olazagasti realiza el traslado al hospital de un paciente enfermo por coronavirus con los protocolos de seguridad.