#29

Diarios de Covid-19

Porque vivir es urgente

Historias de una pandemia

Crónicas, relatos, poemas e información
sobre el virus que está cambiando al mundo


Pasión por la profesión y amor a la vida:

médic@s en México

Montserrat López Flores / Reportera Gráfica / Ciudad de México
Facebook: Montse López Flores Instagram: @montse_lopez_photo 

Donde quiera que se ama el arte de la medicina
se ama también a la humanidad
.
Platón

En el marco del Día del Médico en México, los miles de profesionales de la salud que son la primera línea para hacer frente a la pandemia por Covid-19, ponen en riesgo su vida para buscar dar salud a los contagiados por el nuevo coronavirus en todo el país. El 23 de octubre es el día para festejar su invaluable labor, establecido durante la Convención de Sindicatos Médicos Confederados de la República en 1937, en homenaje al doctor Valentín Gómez Farías.

México es uno de los países que se ha visto afectado de manera severa por la pandemia al tener un sistema de salud con deficiencias en diversos rubros para atender una emergencia de este tipo. Ahora, los trabajadores del sector salud tienen que redoblar esfuerzos, equipamiento y protección personal ante un virus que los acecha a cada momento, tanto dentro como fuera de su lugar de trabajo.   

En México han fallecido mil 744 integrantes del personal de salud, alrededor de 889 médicas y médicos, según el informe del pasado 14 de octubre en Palacio Nacional por parte del doctor José Luis Alomía, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud. 

Durante el transcurso de la emergencia sanitaria se han registrado diversas manifestaciones del personal médico en el país, en demanda de mejores equipos de protección personal, insumos y medicamentos para la atención de los pacientes.

Ahora la labor de las médicas y de los médicos es reconocida por las autoridades de salud y del gobierno federal. Sin embargo, aún falta mejorar muchos factores para garantizar su trabajo en las mejores condiciones a fin de minimizar contagios, atención médica, medicamentos y en caso de fallecimiento, una indemnización para su familia. No podemos olvidar que muchos tuvieron que separarse de sus familias para evitar ponerlos en riesgo, buscando una casa o durmiendo incluso en el automóvil para mantenerlos a los suyos fuera de peligro. 

En todos estos largos meses, el personal sanitario ha demostrado su valentía, su solidaridad, el amor y la pasión por su trabajo, y se ha entregado a salvar las vidas de miles de pacientes que han contraído el virus. 

Con este reportaje gráfico queremos rendir homenaje a los médicos y médicas que día con día le dan a miles de familias una oportunidad para seguir teniendo junto a ellos a su padre, su madre, su hermana, su hermano, la hija, el hijo o un ser querido que gracias a su invaluable dedicación pueden disfrutar de un abrazo, un beso y de su presencia cuando la emergencia sanitaria seguirá marcando nuestras vidas hasta que podamos contar con una vacuna efectiva.


Entrevista a Gabriela Aragón de Sin Colectivo

“Una red comunitaria de salud mental, respuesta la crisis de Covid-19”

Por: Adriana Esthela Flores*

GABRIELA ARAGÓN ZAMBRANO, ACTRIZ Y DOCENTE. FOTO: ESPECIAL

Desde que el Covid-19 llegó a México, organizaciones de especialistas y colectivas han advertido sobre la otra pandemia que va avanzando, la mayoría de las veces, en silencio: la de la depresión, la ansiedad y los intentos de suicidio.

En las alertas de seguridad de la capital mexicana, cada vez son más frecuentes los reportes sobre cómo policías, paramédicxs o personal de salud, intervienen para evitar que una persona termine con su vida de distintas formas.

Recientemente, a través de un artículo publicado en el portal de la Universidad Anáhuac, la doctora en Filosofía e investigadora de la Facultad de Bioética, María Elizabeth de los Ríos Uriarte, alertó sobre los efectos de la otra pandemia a la que denominó “el grito de auxilio silencioso”: “El suicidio no es un acto irracional o instantáneo, generalmente conlleva un plan previo donde la persona valoró las opciones frente a su desesperación, por lo que las llamadas de auxilio o los signos de ideación suicida o bien de intento suicida deben ser prontamente atendidos y no minusvalorados, pues en ellos se encuentra la posibilidad de actuar con eficacia en la prevención del suicidio. Los estigmas sociales o prejuicios solo aumentan las posibilidades de cometer el acto, por lo que, más allá de juzgar, de lo que se trata es de acoger”, puntualiza en el texto, publicado el 10 de octubre de 2020.

Un dato más: el informe sobre Salud Mental que las autoridades presentaron en septiembre con motivo del día internacional para la prevención del suicidio, indica que de 2008 a 2017 la tasa de suicidios en México aumentó de 4.2 suicidios por cada 100 mil habitantes a 5.3 en 2017. En este año, el 66 por ciento de las llamadas de auxilio por autolesión fueron realizadas por mujeres y el resto, por hombres.

¿Cómo enfrentar esta otra pandemia? Hablé con Gabriela Aragón Zamorano, experta (por experiencia) en salud mental, integrante de la organización civil Sin Colectivo, actriz, directora y docente.

Policías convencieron a un joven de no arrojarse desde el primer piso de una plaza comercial en la alcaldía Álvaro Obregón (CDMX) el pasado 25 de octubre. Según el reporte oficial, tras ser estabilizado y tranquilizado, el muchacho se retiró por sus medios del lugar. Fuente: Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSC)

Si ya se había alertado sobre esta crisis de salud mental… ¿En qué han fallado las autoridades?

Lo principal que se está haciendo mal es que no se está realmente manteniendo o asegurando los derechos de una vida digna a todas estas personas que hacen parte de un grupo en situación de vulnerabilidad y se siguen vulnerando los derechos y la dignidad de las personas de la tercera edad, niñas, niños, jóvenes y de las mujeres. El Covid-19 trajo consigo una enfermedad terrible y procesos de duelo realmente interrumpidos, hay muchos procesos no resueltos en términos de salud mental que tienen que ver con el apoyo mutuo, el tocar a las personas, el sentirlas cerca.

No es solo que la gente esté muriendo de Covid-19 sino de todo lo que pasa a nivel fisiológico, en nuestros cuerpos, después de estar en un estado de alerta o de conciencia.

¿Qué panorama ves sobre esta crisis?

Nos hemos visto lentos en cuanto a aceptar que “mientras podemos hacer esto….”. ¿Cuál mientras? Este “mientras” va a ser lo que es. ¿Mientras pasa qué cosa, mientras llegue la vacuna? La vacuna no va a llegar el próximo año…. Como que estamos, desde mi perspectiva, construyendo castillos en el aire.

(En este punto, Gabriela contó que, como docente, decidió no impartir la materia de “Dirección de Escena” al considerar que el alumnado no podría aplicar, en la realidad, las lecciones aprendidas.)

“Si yo ahorita les pongo a hacer un proyecto para presentar en escena y luego no la presentan, ¿saben cómo van a estar? Van a estar más frustrados

¿Cuál debería ser el camino?

“Vemos que hay mucha iniciativa de personas que no habíamos podido contactar porque estábamos plenamente centralizadas y centralizados. Sin Colectivo trabaja en la Ciudad de México, pero empezamos a generar vínculos con otros estados. Hay representación muy variada, hay gente del norte, del centro, del sur, entonces yo creo que si realmente le echamos un poquito de corazón, la gente que está involucrada es muy buena onda, muy proactiva y se puede empezar a generar un discurso alterno a este de la institución de ‘ve al psiquiatra a que te medique o ve al psicólogo’, sino ir a una atención de la salud mental comunitaria y hacia la generación de empatía.

Nuestra apuesta más grande es eso: que la escuela de otoño pudiese ser un catalizador para utilizar internet y medios digitales para generar conciencia de nuestras emociones, entender que lo que estamos sintiendo no está mal y que podemos siempre encontrar a persona que están viviendo cosas similares y pueden dar un acompañamiento no desde la verticalidad del servidor de salud, del proveedor de servicios de salud sino de otro lugar de compañerismo y escucha, que es algo que las feministas, en los casos de violación y abuso sexual, ya lo tienen muy platicado y practicado; estas redes de apoyo donde casi parece una red clandestina, algo muy similar a lo que pasa con el tema de los abortos en los estados. Si una mujer en un estado quiere abortar hay toda una red, hay miles de este tipo. La idea es copiar un poquito ese modelo en los temas de salud mental

¿Qué pasaría si continúa el modelo actual de atención a la salud mental?

La manera en que el sistema y la gente que tiene el poder y el dinero está explotando a la clase media que estamos despreciando y la manera en que el Covid, de manera coyuntural, ayuda a eliminar a la gente con menos recursos –es terrible– yo creo que sí va a generar muchísima desesperación, frustración, cuestiones emocionales y lo más seguro es que el gobierno quiera resolver con un modelo biomédico y ese modelo, ya se ha visto, no funciona.

Si no se da ese seguimiento vamos a terminar con una crisis peor porque ya está, todo mundo va a querer encerrar al señor que perdió el trabajo y le dio una crisis psicótica y con razón, si pierdes todo, si se te murió tu hijo, tu hija, me parece muy razonable que te pongas mal y necesites apoyo

Veo gente muy agresiva y muy violenta con otras personas y las admiran y las ponen en un pedestal, como si eso fuera lo que se requiriera hacer para sobrevivir y ser una personal normal. Si eso es ser neurotípico, pues espero toda la vida ser loca, porque no quiero ser parte de ese sistema de opresión. Para mí, se está volviendo de pronto como “él más astuto va a ser el que va a sobrevivir”.

¿Cuáles podrían ser las estrategias?

Las estrategias que se deberían de plantear sería “Si te sientes mal, ¿por qué no le hablas a tu amigo o intercambias de esta manera?”. El enfoque de intervención tendría que ser diferente porque, de pronto, el poner a disposición las líneas de atención, pues muchas veces, cuando estaba deprimida ni por equivocación agarraba el celular, ni siquiera podía agarrar el celular y llamar y decir me siento  mal. Entonces, no es tan útil una línea de vida. Habrá en ocasiones que sí pero precisamente los mexicanos y las mexicanas somos personas quinestésicas, nos gusta estarnos abrazando.

Tal vez, (habría que) plantear posibilidades diversas de cómo tener contacto físico, como “Ponte tu cubrebocas, tu careta y abraza a tu familiar”, pero tendrían que poner más atención no solo en reforzar estas medidas sino ponerlas en una lógica de no tener que ir al psicólogo o al psiquiatra porque, de pronto, no es lo que necesitamos.

Yo realmente me preguntaría quiénes están haciendo estos modelos. Sería bueno que se acercaran con nosotras y nosotros, con estas asociaciones y colectivos porque tenemos experiencia y, con costos muy reducidos, hacemos maravillas con nada de dinero y podríamos aportar otra perspectiva, porque la manera en que están haciendo las cosas –y se lo hemos dicho a la gente del Senado y a los diputados y diputadas locales– es que lo están haciendo mal, no están reuniendo enfoques en derechos humanos y eso, lo único que va a hacer, es legitimar prácticas de tortura.

(Para concluir, Gabriela comparte algunos consejos personales para enfrentar momentos de desesperanza)

  • Adoptar mascotas (el de tener la responsabilidad de otro ser vivo, a nosotros nos hace sentirnos útiles).
  • Colocarse compresas de calor durante 15 minutos, con el cuarto a oscuras.
  • Colocarse cobijas para concentrarse en el aquí y en el ahora.
  • Tener audios con mensajes de voz listos para utilizarse en casos de emergencia (cosas bonitas, como “recuerda que amas mucho a tu sobrino”, “que necesitan volver a jugar”, ese tipo de cosas sirven mucho. Tener algo que nos ancle a la realidad es muy bonito”).
  • Salir al aire libre
  • Apagar el celular
  • Y una más: de ser posible, salir de la ciudad.

Gabriela Aragón Zamorano es integrante de la organización civil Sin Colectivo, actriz, directora y docente con enfoque somático. La puedes encontrar en:
Twitter: @GabCMA Facebook: https://www.facebook.com/cmagab/

*Reportera, cronista y poeta originaria de Monterrey, Nuevo León. Directora de Diarios de Covid-19.

E-Mail: adriana.esthela@gmail.com / Twitter: @adrianaesthela


HISTORIADOR Y ACADÉMICO

El impacto del Covid-19 en las ciudades

La pandemia está cambiando la cara de las urbes, siendo las ciudades otra vitrina de los graves problemas sociales que se han acumulado en el planeta a causa del neoliberalismo desde los años 1980

Por Yakov M. Rabkin*

Ya he escrito que la pandemia ha revelado graves problemas sociales en los países de orientación neoliberal o en aquellos que los imitan (https://www.lapresse.ca/debats/opinions/2020-04-25/le-retour-du-citoyen/). La privatización de los servicios estatales y municipales desde hace cuatro décadas ha minado su capacidad de responder adecuadamente a la pandemia. Por consiguiente, el nivel de confianza en las autoridades también se ha visto socavado.

Por ejemplo, en enero, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta mundial por el Covid-19, el doctor Horacio Arruda, responsable de Salud Pública de la provincia de Quebec, asistió a una conferencia en Marruecos donde bromeó diciendo que, lamentablemente, el virus no iba a esperar su regreso y ya había provocado las primeras víctimas. Cuando regresó, en lugar de admitir que el Estado no tenía suficientes máscaras, afirmó que llevar máscaras no solo era inútil, sino también peligroso. Luego trató de probar que los portadores asintomáticos del virus no eran transmisores de la infección. Más tarde afirmó que no sabía nada de la grave escasez de personal de enfermería en los asilos, donde el número de muertos había alcanzado tal nivel que hubo que enviar tropas y los soldados, que no estaban preparados para hacerlo, comenzaron a servir como auxiliaras y limpiadores. De hecho, se habían publicado varios informes de escasez atroz mucho antes del Covid-19.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es no.-29-foto-montreal.jpg
EN MONTREAL, LOS MÁS EXPUESTOS SON TRABAJADORES E INMIGRANTES. FOTO: STAFF DIARIOS DE COVID-19

Pero no se trata solo de un funcionario bien remunerado (305.000 dólares al año) bajo cuya dirección la tasa de mortalidad del nuevo virus fue una de las más altas del mundo (71 por cada 100.000 habitantes). Como referencia México tiene 70, Rusia 17, Cuba 2, China 0.3 y Nueva Zelanda 0.05. (https://ricochet.media/en/3325/the-problem-with-dr-arruda-quebecs-covid-czar?fbclid=IwAR0NxiHzWW2h09uuNkaeu3tr3Ln3MJoR-ktqtj-j5MogmDUDPAlVb4LFiT4; https://ourworldindata.org/covid-deaths#world-maps-confirmed-deaths-relative-to-the-size-of-the-population). Este es solo un ejemplo de cómo la ideología neoliberal, al destruir las estructuras del Estado, ha tenido consecuencias trágicas para la población.

En mi ciudad, Montreal, la mortalidad por Covid-19 es siete veces superior al promedio canadiense y dos veces superior al promedio de Quebec.  Según los expertos que estudian los flujos de tráfico, se ha producido una fuerte disminución del número de viajes al centro de la ciudad. En las autopistas que conectan las zonas ricas con el centro, los habituales atascos de tráfico en las horas pico han desaparecido. El trabajo a distancia permite a la gente más rica quedarse en casa. Y en el Metro, también durante la hora pico, se trasladan sobre todo los que no pueden trabajar a distancia: auxiliares, enfermeras, personal de McDonald’s (muchos restaurantes serios acaban de cerrar), personal de limpieza y otros trabajadores mal pagados. Aunque no se dispone de tales estadísticas, es evidente que ha habido un aumento del número relativo de personas de piel negra o marrón entre los pasajeros, y muchos inmigrantes trabajan hoy en día en los lugares más peligrosos, como los asilos de ancianos. En Montreal el porcentaje de personas que viven en esos lugares entre las víctimas de Covid-19 es mucho más alto que el promedio mundial.

La pandemia es una oportunidad para cambiar el mundo para mejor, pero requiere no solo de la conciencia del peligro real para la vida que plantea el neoliberalismo, sino también el desarrollo de alternativas creativas al desarrollo 

En la ciudad misma, como en casi todo el mundo capitalista, la tasa de mortalidad es inversamente proporcional al ingreso per cápita. Los pobres viven más apretados, comen peor y deben exponerse en el trabajo a un mayor riesgo de infección que los conciudadanos más ricos que no tienen que ir a trabajar, especialmente en lugares como plantas de procesamiento de carne u hospitales donde el riesgo de infección es particularmente alto. A escala mundial, no solo el nivel absoluto de pobreza es un factor de mortalidad por un número más elevado de contagios, sino que también lo es la desigualdad económica. Además, la mortalidad se correlaciona con la confianza en las autoridades: cuanto menor es el nivel de confianza, mayor es la tasa de mortalidad (https://www.mcgill.ca/medicine/channels/news/trust-and-income-inequality-fueling-spread-covid-19-325184). Esta observación científica concuerda con el sentido común y no sorprende a nadie.

Los ricos están huyendo

Hoy en día, la vida en las ciudades nortemericanas se ha vuelto tan peligrosa e impredecible que muchos de los que tienen los medios para hacerlo compran casas de campo y se mudan allí de manera permanente. Incluso en Montreal, conocida por su nivel de seguridad más alto que el de las ciudades estadunidenses, el éxodo es visible. Las casas de campo se compran unas horas después de su aparición en el mercado, y además por un precio más alto que el solicitado originalmente por el propietario. Según un agente inmobiliario en mi pueblito turístico favorito de Val David, a menos de cien kilómetros al noroeste de Montreal, nunca había habido tanto revuelo en el mercado de las casas de campo. También ayudan los bajos tipos de interés hipotecarios.

Aún más revelador es el deseo de muchos millonarios y multimillonarios de abandonar los Estados Unidos. Están en pánico no solo por el virus, sino también por el inevitable aumento de los impuestos y, comprensiblemente, por los continuos disturbios en las calles de las principales ciudades del país.

Después de todo, el odio a los ricos sigue creciendo. No son las tiendas de comestibles las saqueadas, sino las tiendas de lujo. Al mismo tiempo, la venta de armas personales crece rápido, lo que asusta a todos, incluso a los ricos, que intentan urgentemente conseguir una segunda ciudadanía y abandonar la de Estados Unidos. Según la revista Fortune, en el primer semestre de este año, en comparación con el anterior, el número de estadunidenses que han renunciado a su ciudadanía se ha multiplicado por diez (https://fortune.com/2020/08/07/americans-renouncing-citizenship-passport-2020/). Personalmente me enteré del caso de uno de esos multimillonarios que, de tan asustado, ha estado viviendo a bordo de su yate durante tres meses.

La pandemia está cambiando la cara de las urbes. En Montreal, así como en Nueva York, San Francisco y otras ciudades, el número de personas sin hogar está creciendo. Se instalan en las banquetas y en otros espacios públicos, empezando a invadir las zonas prósperas. La caída de los ingresos acelerada por la pandemia está afectando a los más pobres, quienes suelen trabajar en la economía gris y por ser indocumentados no reciben ayuda del Estado. Esta tendencia se manifestará aún más cuando finalicen los programas de apoyo gubernamental de emergencia

Se sabe que la globalización de la economía ha dado lugar a un desplazamiento de la producción de un país a otro, en función del costo de la mano de obra y del nivel de impuestos. Este tipo de economía se compara con una barcaza, que puede salir de una orilla y atracar en otra donde sea más rentable. Por otra parte, la globalización agrava la desigualdad económica y el descontento de las masas en las zonas metropolitanas. Así que el movimiento de “barcaza” de los ricos hacia donde es más tranquilo, es también una de las manifestaciones de la globalización.

Dado que el virus se extiende entre los pobres, la pandemia, aunque no siempre mate, empobrece a los más pobres. En otras palabras, la pandemia pone de relieve las úlceras del sistema neoliberal y exacerba dramáticamente la estratificación económica. Así el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos en marzo de este año tenía 113 mil millones de dólares. Ahora su capital se estima en 192 mil millones. Su fortuna es casi cinco veces el PIB de Bolivia. Mientras el virus infectaba a millones de personas, la pandemia le reportaba un beneficio fabuloso: 79.000 millones en seis meses (https://www.nydailynews.com/coronavirus/ny-billionaire-class-reaps-bonanza-during-coronavirus-pandemic-20201018-cqz7clg6yncdjhpw3ng4ut2ega-story.html).

¿Y qué hay de la gente?

La desigualdad social y económica se ha agravado desde el desmantelamiento de la Union Soviética (URSS) y del campo socialista. La eliminación de la alternativa al capitalismo debilitó el modelo occidental de Estado del bienestar y, en particular, el sistema de salud pública. Al mismo tiempo, se atacó a los sindicatos y se desacreditó la noción misma de justicia social. Los medios de comunicación y los principales ideólogos al servicio de los intereses del gran capital, presentan al sistema neoliberal como el único razonable y científicamente fundamentado. Los ciudadanos se convierten crecientemente en consumidores al gozar de productos relativamente baratos de la “industria de las barcazas”, la cual explota la mano de obra local sin piedad, pero lejos de los ojos del consumidor.

La crisis de la pandemia es explosiva en Estados Unidos, con una desigualdad generalizada y un racismo arraigado. Otro asesinato a sangre fría de un afroamericano de parte de la policía llevó a nuevos disturbios en medio de la polarización política en vísperas de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre. Sin embargo, como los espontáneos movimientos de protesta en los países europeos, estos carecen de una agenda positiva. En Estados Unidos, el Partido Demócrata utiliza las protestas, aunque durante su gobierno se seguía la misma política neoliberal.

En muchos países exsocialistas la ideología neoliberal se ha impuesto con particular fuerza. El individualismo patológico se propaga a las masas según los preceptos de Ayn Rand, escritora estadunidense de origen ruso que abogaba en favor del capitalismo a ultranza.

En el espacio postsoviético, el descontento se utiliza para crear la ilusión de cambio y se dirige a llevar al poder a líderes cosméticamente diferentes de sus predecesores. Es indicativo que, a diferencia de los países de Europa occidental, los acontecimientos en Estados Unidos se cubren de manera unívoca: se condena la “violencia” contra los escaparates de las tiendas de lujo, pero no se menciona las causas fundamentales de la indignación masiva, incluida la violencia física de la policía. No solo no hay solidaridad con las víctimas de la creciente injusticia, sino que ni siquiera se siente simpatía por ellas, ya sea en su propio país o en el lejano Estados Unidos. En eso no hay mucha diferencia entre los medios oficiales y los de la oposición.

La pandemia está cambiando la cara de las urbes. En Montreal, así como en Nueva York, San Francisco y otras ciudades, el número de personas sin hogar está creciendo. Se instalan en las banquetas y en otros espacios públicos, empezando a invadir las zonas prósperas. La caída de los ingresos acelerada por la pandemia está afectando a los más pobres, quienes suelen trabajar en la economía gris y por ser indocumentados no reciben ayuda del Estado. Esta tendencia se manifestará aún más cuando finalicen los programas de apoyo gubernamental de emergencia. Pero es poco probable que este escenario polarizador se produzca en países con un sector público fuerte y eficaz, ya sea una democracia liberal como Finlandia o Nueva Zelanda o un país socialista como China o Cuba.

La pandemia, como cualquier crisis provee oportunidades para cambiar el mundo para mejor. Eso requiere no solo la conciencia del peligro real para la vida que plantea el neoliberalismo, sino también la articulación de alternativas constructivas que lo puedan soplantar.  

*Doctor en Historia, escritor y profesor emérito de la Universidad de Montreal.

E-Mail: yakov.rabkin@umontreal.ca


RELATOS VIRALES

Historias de una pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es hiclipart.com_.png
> La Nueva Normalidad (o El Deportivo) <

Por Esther Baradón Capón*

Se habla mucho de la Nueva Normalidad y por un tiempo traté de imaginar cómo sería vivirla fuera de casa. Hasta que tuve la oportunidad de experimentarla en su máxima expresión tras la apertura del deportivo del que he sido socia por años y después de seis meses de haber permanecido cerrado.

El deportivo ha sido para muchos un centro de esparcimiento, ya que cuenta con innumerables opciones no solo deportivas sino sociales y culturales.

Mi amiga Flor y yo, las dos asiduas asistentes, nos pusimos muy felices con la noticia de la reapertura y acordamos ir juntas un domingo para empezar a familiarizarnos con las nuevas disposiciones.

Pasé por ella temprano. No nos habíamos visto desde el comienzo de la pandemia en marzo, aunque sí hemos hablado con cierta frecuencia, por lo que el encuentro era un acontecimiento en todos los sentidos.

Al llegar al depor, como le decimos los socios, nos estacionamos cerca de la entrada ya que Flor tiene una molestia en una rodilla. Pero no sirvió de nada, porque la entrada ya no es la entrada. Primer indicio de que ingresábamos al túnel de la nueva normalidad.

Después de hacer un largo rodeo para acceder al nuevo punto de acceso, poner nuestros pies en un enorme tapete sanitizador, pasar la banda de seguridad y el filtro de lectura de temperatura, todo esto sin sorprendernos, lo primero que hicimos una vez adentro fue ir al mostrador de socios para que nos ayudaran a activar la App CDI, siglas de Centro Deportivo Israelita, por medio de la cual los socios tenemos que reservar ahora alguno de los pocos servicios disponibles en esta nueva realidad.

La señorita que nos atendió fue muy amable, pero sobre todo paciente ya que ni a Flor ni a mí, por pertenecer a la tercera edad, se nos da mucho esto de la tecnología. Una vez instalada la App lo primero que reservamos fue el turno para la alberca techada. Escogimos el horario de las 14:00 por estar disponible y como solo autorizan cincuenta minutos para nadar, reservamos regaderas para las 15:00. Antes de la pandemia solíamos quedarnos en la alberca dos horas o más.

Un poco antes de las dos de la tarde nos dirigimos a los casilleros que se encuentran en los baños para cambiarnos. Las dos contamos con casilleros privados en donde guardamos además de los trajes de baño, productos de aseo y en mi caso el tapete de yoga.

Al llegar muy campantes al baño fuimos detenidas abruptamente: “¿Cuáles son sus números de socias?”, nos preguntó muy seria la encargada. Después de dárselos, nos indicó que no podíamos pasar porque no habíamos hecho la reserva. Nunca nos pasó por la mente que también había que hacer cita para ir al casillero a cambiarnos.

Tengo que decir que no había ni una sola persona en el baño y por más que le rogamos, la encargada no nos permitió el ingreso.

Entonces se me ocurrió entrar a la App y escoger turno para el baño, pero ¡oh sorpresa! el primero disponible era para las 14.30. “Oiga señorita, solo hay para las dos treinta y nuestra cita para la alberca es a las dos. No sea malita”, le rogué de nuevo, pero muy seria me dijo que lo sentía y que ella solo seguía órdenes.

Al ver frustrados nuestros planes de nadar, decidimos aprovechar el tiempo e ir a la biblioteca a sacar un libro prestado. Es uno de los servicios del depor que con Flor más apreciamos. Nos dirigimos al edificio principal en donde se encuentra la biblioteca y cuál fue nuestra sorpresa, estaba cerrado hasta nuevo aviso.

Nos sentamos en una banca a pensar qué más podíamos hacer y como ya casi daban las tres, decidimos ir por nuestros trajes de baño al casillero para la siguiente traerlo puesto, apartar nuestro turno en la alberca y así disfrutar de cincuenta minutos, ni uno más.

Lo único que nos quedó como alternativa fue ir a la cafetería, que también tiene ahora cupo limitado, tomarnos un café y aprovechar el momento de esparcimiento para leer en voz alta una entrevista con Quino, el creador de Mafalda, quien desafortunadamente acababa de fallecer.

En la cafetería nos encontramos con una pareja de amigos y nos sorprendió verlos con sus cubrebocas, ya que se habían resistido a usarlos a lo largo de toda la pandemia. Pero en este caso no les quedó más remedio que colocárselos, ya que su uso es obligatorio en todo momento en el deportivo. Flor y yo compartimos con ellos experiencias ya que teníamos más de seis meses sin vernos, siendo por supuesto el tema principal el Covid-19.

Nos despedimos de nuestros amigos y al salir de la cafetería mi amiga y yo nos miramos. Habíamos entendido que por lo menos por ahora no quedan muchas opciones para hacer. Decidimos tomar nuestras pertenencias, abandonar la aventura coronavirulezca y regresar a casa…

Por fin pude comprender a cabalidad lo que significa la Nueva Normalidad

*Amante de las artes, la música, la fotografía y el teatro, y aficionada a la escritura.

TW: @BaradonEsther FB: Esther Baradon



Mirador viral

Creatividad, innovación e imaginación, la apuesta de Linda Báez Lacayo para una literatura colectiva

es nuestra otra pandemiaPese a una cuarentena de siete meses, la más larga del mundo, el país ha registrado un aumento de casos en los últimos 90 días, cuando también la pobreza y la indigencia se han disparado a niveles récord según cifras oficiales: 56.3% de las personas de 0 a 14 años son pobres.

Por Irene Selser*

Lo que en un principio pareció ser una medida sensata del gobierno de Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, que el 20 de marzo decretó una estricta cuarenta al nivel nacional para evitar la expansión de la pandemia, al cabo de siete meses de confinamiento, el más largo del mundo, la estrategia ha resultado fallida.

Con apenas 44.5 millones de habitantes, Argentina ocupa el quinto lugar mundial con más contagios después de Estados Unidos, India, Brasil y Rusia; siendo que ni Donald Trump ni Jair Bolsonaro hicieron nada para evitar el impacto de la peste en sus respectivos países con más de 540 millones de habitantes en total.

El pasado lunes 19, cuando el mundo sumó 40.5 millones de casos –y el gobierno de China sigue sin dar una explicación fehaciente sobre el origen del virus–, el país de Cortázar, de Borges, de Messi y de Gardel superó la barrera del millón de contagios (1.002.662), según el portal Our World in Data, que utiliza información de los Centros de Control Epidemiológico Europeos (ECDC).

Hasta la fecha, los controles internos han impedido a la población utilizar el transporte público (colectivos, Metro, trenes suburbanos), reservado exclusivamente al “personal esencial” (médicos, enfermeras, policías, etc.) y a quien pueda justificar una emergencia. Las restricciones incluyen el cierre de negocios, plazas comerciales y empresas, y la limitación casi total de los vuelos comerciales internos lo que ha imposibilitado el reencuentro familiar de hijos, hijas, hermanos, padres o abuelos si unos viven por ejemplo en Buenos Aires y otros en las provincias del noroeste como Chaco o Corrientes, a unos 800 kilómetros de la capital.

Con apenas 44.5 millones de habitantes, Argentina ocupa el quinto lugar mundial con más contagios después de Estados Unidos, India, Brasil y Rusia; aunque es el lugar 14 en cuanto a tasa de mortalidad por debajo de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, España, México y Reino Unido

Asimismo, de marzo a julio se aplicaron fuertes multas a quienes violaran la prohibición de circular entre una provincia y otra, aunque en ese último mes la medida fue suspendida ante las crecientes protestas por la desesperación ciudadana. Y aunque también siguen cerradas las escuelas y universidades como en muchos otros países de la región, desde julio la curva de contagios y decesos se aceleró para sumar 27.000 muertos en octubre frente a apenas 2.400 tres meses atrás. Al 20 de septiembre los contagiados sumaban 700.000 en todo el país.

Según también Our World in Data, al 19 de octubre Argentina registraba la mayor cantidad de decesos diarios por millón de habitantes, con 449 fallecidos en un solo día.

En declaraciones al diario chileno La Tercera, Stella Maimone, directora del grupo asesor Control de Infecciones y Epidemiología de Argentina, resumió así la situación: “Argentina hizo la cuarentena más larga del mundo, se cerraron literalmente y realmente los accesos a todo el país. Por ende, no había circulación del virus, salvo en Buenos Aires y la Capital Federal. Cuando ya no se pudo sostener este modelo, por obvias razones microeconómicas, se abre todo de golpe, sin los permisos del gobierno, la gente comienza a circular y trabajar, y el crecimiento de casos aumenta en todo el país y lentamente. El sistema de salud no es homogéneo, por lo que se registran más muertes en algunas provincias y hasta que no bajen los casos, esto seguirá creciendo”. La esperanza es una vacuna que tanto Argentina como México confían en poder estar aplicando en el primer trimestre de 2021.

Como atenuante de la crisis, las autoridades argentinas destacan que la tasa de mortalidad por Covid-19 –cantidad de muertos totales por millón de habitantes– es cercana a los 610, lo que coloca al país sudamericano en el puesto 14 al nivel mundial por debajo de Perú, Bolivia, Chile, Ecuador, España, México y Reino Unido. En el caso de México, si bien al 11 de octubre el país ocupaba el cuarto lugar mundial de muertes totales por Covid-19, se ubica en el décimo lugar según su tasa de mortalidad (sobre una población total de unos 127 millones), equivalente a 648 muertes.

El gobierno argentino también ha subrayado que el país atraviesa el aumento de casos sin provocar un colapso de su sistema sanitario, gracias a la cuarentena que logró “aplanar la curva” de contagios y ganar tiempo para desarrollar técnicas idóneas para tratar a los pacientes, lo que ha reducido la tasa de letalidad.

La efectividad de la respuesta de parte del sistema de salud logró que más del 80% de quienes se enfermaron de coronavirus se hayan recuperado, con un índice de mortalidad de los infectados de apenas 2 por ciento. En México es de 11 por ciento.

Pero los éxitos relativos en el combate a la pandemia se oscurecen con el aumento desmedido de la pobreza y la indigencia en el primer semestre del año, en un país que alguna vez fue el granero del mundo y potencia cultural. Antes de la pandemia, Argentina ya venía enfrentando una grave crisis económica desde la segunda presidencia de Cristina de Kirchner (2011-2015), profundizada tras el mandato del multimillonario Mauricio Macri (2015-2019). Así, de enero a junio la pobreza aumentó hasta alcanzar al 40.9% de la población desde el 35.5% de los últimos seis meses de 2019, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Este aumento es uno no de los peores índices semestrales en la historia  argentina. En cuanto a los grupos de edad, 56.3% de las personas de 0 a 14 años son pobres. Así, según el INDEC, se calcula que 18.5 millones de argentinos son pobres y 4.7 millones indigentes.

El ministro de Salud argentino, Ginés González García reconoció que no se esperaba que la enfermedad se extendiera tanto en el país, por lo que se minimizó el impacto local del virus originado en China. “Todos pensábamos que la pandemia en América iba a durar poquito, no como en Asia, pero sí como en Europa”, dijo

En un análisis para intentar explicar el fracaso de la estrategia argentina anti-pandemia, la corresponsal de la cadena BBC Mundo en Buenos Aires, Verónica Smink, identifica cuatro factores (bbc.com/mundo/noticias-america-latina-54271772:

  1. Los pocos testeos –por lo costoso de las pruebas de buena calidad– y la falta de una estrategia de búsqueda de contactos de personas infectadas, según reconoció al diario La Nación Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y uno de los asesores del gobierno.
  2. Errores de estrategia: en declaraciones a Radio Continental el ministro de Salud argentino, Ginés González García reconoció que no se esperaba que la enfermedad se extendiera tanto en el país, por lo que se minimizó el impacto local del virus originado en China. “Todos pensábamos que la pandemia en América iba a durar poquito, no como en Asia, pero sí como en Europa”, dijo el ministro. A ello se sumó el no haber evitado que se infectaran los barrios más vulnerables en la capital y la provincia de Buenos Aires, donde se concentra el 40% de la población total del país, y donde el hacinamiento fue el mejor aliado del virus. También fue un error prohibir todas las actividades recreativas al aire libre, lo que derivó en un aumento del consumo de alimentos, bebidas y drogas en las casas, debilitando el sistema inmunológico de la gente y disparando los niveles de ansiedad y depresión, en especial en niños y adolescentes, encerrados durante meses en sus viviendas. En palabras del reconocido neurocientífico argentino Facundo Manes “estamos viendo una epidemia de enfermedad mental”. Sin embargo, y de acuerdo con la BBC, el error que más le costó al país fue haber privilegiado la región del AMBA, donde al principio se concentraba más del 90% de los casos de Covid-19, y haber descuidado la situación en el interior, hoy la zona más afectada. [El AMBA significa Área Metropolitana de Buenos Aires y está conformada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde funciona la Capital Federal, y 40 localidades de la Provincia de Buenos Aires que se ubican alrededor. Con una población total de 16 millones de habitantes, un tercio del total, es el polo industrial y económico más importante del país].
  3. Descuido del interior: frente al descenso de los casos en el AMBA, los contagios están aumentando rápidamente en el resto de la república, y desde septiembre hay más infecciones en las provincias. [De hecho, el 15-09 el ministro de Salud González García habló de “reportes realmente dramáticos” de la situación que se está viviendo en el interior del país. Las zonas en rojo se ubican en 10 de las 24 provincias argentinas incluyendo la Capital Federal y corresponden al sur, centro, noreste y norte del país, a saber Río Grande (Tierra del Fuego), Río Gallegos (Santa Cruz), Alto Valle (Río Negro), Mendoza capital, Venado Tuerto (Santa Fe), Rosario (Santa Fe), Resistencia (Chaco), Jujuy capital y Orán (Salta), además del conurbano de la provincia de Buenos Aires. Ante esto, el 12 de octubre, el presidente Fernández extendió la cuarentena, llamada Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, en el AMBA hasta el 25 de este mes, además de decretar que algunos departamentos en 18 provincias debían volver a cumplir una cuarentena estricta. Pero según Daniel Gatica, un médico de  Salta, una de las provincias más pobres junto al Chaco y Jujuy, Gatica, que labora en los servicios de emergencia de un hospital, “yo trabajo en la guardia los sábados a la noche y acá la vida siguió como siempre. Cuando (la gente) se tenía que cuidar, todo era joda y joda (diversión), y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención”.
  4. Hartazgo social: el rigor de la cuarentena hizo que la gente dejara de cumplirla espontáneamente desde hace meses por el cansancio del encierro y la necesidad económica. A la vez, junto a las protestas del personal sanitario por las condiciones en que han debido prestar sus servicios, la prohibición de usar los espacios públicos fue otro factor determinante para explicar el aumento exponencial de casos y muertes a partir de julio, en pleno invierno argentino, optando la gente por reunirse con sus familiares o amigos dentro de sus casas. Tampoco ayudó al control de la pandemia la movilización de los llamados grupos “anticuarentena”, que promovieron marchas en todo el país protestando por la “falta de libertad” a causa del uso obligatorio de cubrebocas; un fenómeno bastante irracional a nuestro juicio ya que desafía el sentido común, como lo hemos visto en las principales capitales europeas donde millares salieron a las calles exigiendo el ceso de las restricciones, con el resultado a la vista de una segunda ola de contagios mucho más agresiva que la primera.

* Periodista y editora, miembro de la Asociación Mexicana de Traductores Literarios (Ametli). Coordinadora editorial de Diarios de Covid-19 (diariosdecovid19-com.mx).

E-Mail: diariosdecovid@gmail.com  FB: Irene Selser


MIRADA ASTRAL

Luna Azul: segunda Luna llena de octubre

En esta quincena los astros nos advierten que es vital que comprendamos la necesidad de cambiar muchos de nuestros hábitos y movernos con el ritmo de la vida y no contra ella. Y sobre todo, cuidarnos de manera responsable para evitar una segunda ola de contagios como en Europa

Por Ayub Estephan*

Él estaba lleno de dudas y de temores, una y otra vez me preguntó a mí y volvió a preguntar al resto de los discípulos, si él era el hombre. La incertidumbre no se apartaba de él. Una y otra vez pidió una señal de arriba. Una y otra vez tenía la ardiente necesidad de una señal más. Solo una última señal más. Y yo, que era mayor que él, más tranquilo que él y más experimentado que él, yo, en quien clavaba la mirada en los momentos de duda, yo no me cansé de repetirle: Tú eres el hombre. Y tú sabes que tú eres el hombre. Y todos nosotros sabemos que tú eres el hombre.” (Amos Oz, Judas, cap. 47)

EL BESO DE JUDAS O LA CAPTURA DE JESÚS. FRESCO EN LA BASÍLICA SUPERIOR DE SAN FRANCISCO DE ASÍS, DETALLE. CIMABUE, S. XIII – PINTEREST

Por segunda ocasión en este mes contemplaremos una esplendorosa Luna llena, la primera ocurrió el pasado 1 de octubre y ahora toca la segunda para el día 31, a las 14:39 hrs. estando la Luna a 08°38’22’’ exaltada en el primer signo fijo y terrenal de Tauro, mientras que el Sol, en oposición, recorre el mismo grado pero en el signo de Escorpio. De acuerdo con el calendario gregoriano, usado por la cristiandad, una Luna Azul ocurre en esas contadas ocasiones en que dos plenilunios tienen efecto el mismo mes, lo cual acontece más o menos cada dos años y medio, cuando en una estación cualquiera del año se dan cuatro de estas fases lunares en vez de tres. Es decir, cada una de las cuatro estaciones del año tiene tres meses, y normalmente tendrá tres lunas llenas. Cada una de las 12 lunas mensuales tiene un nombre en las culturas amerindias como “Luna de cosecha”, “Luna de la nieve” y así las demás. Cuando llega una temporada que contiene cuatro lunas llenas, no hay nombre para esta y por ello se le adjudica el de “Luna Azul”, siendo siempre la tercera de las cuatro de esa misma temporada. Igualmente este fenómeno suele ocurrir cuando tenemos un año bisiesto como en este 2020. La expresión “Luna Azul” proviene del inglés blue (azul), el cual a su vez viene de una deformación del inglés antiguo belewe, que en realidad significa “traidor”, ya que una luna adicional en la primavera implicaba extender el ayuno, la penitencia y purificación propias de la Cuaresma, que es un periodo de cuarenta días como preparación para celebrar la Pascua cristiana. Otra curiosidad es que entre tres y siete veces en cada siglo hay dos lunas azules en un mismo año. El término belewe quedó abreviado como blwe y luego se transformó en blue, y pasó a la cultura latina traducido como “azul”. Así, según el significado de belewe se trataría de una “luna traidora”, aunque lo que realmente sería “traidor” es el mes gregoriano de 31 días en el sentido de que su duración es 1.5 días más que el mes natural marcado por la Luna. La propia palabra inglesa month tiene como raíz moon y de hecho significa “lunar”, pero los “meses” del calendario gregoriano (romano cristiano) no coinciden con los ciclos lunares, y cuando se da la casualidad de que el inicio de un mes de 31 días coincide con la fase llena se da un mes belewe o belewe monthblwe month, y de ahí evoluciona por analogía sonora como blue month blue moon (Wikipedia)”.

Al no ser un evento astronómico sino una curiosidad cultural del calendario cristiano se le llama belewe month o “mes traidor”, denominación popular pero más coherente con el sentido original, haciendo alusión a la traición de Judas Iscariote, que vendió a su Maestro por 30 monedas y después se ahorcó; aunque también esta duplicidad lunar mensual se refiere simbólicamente a la inclusión de Matías, reemplazando a Judas en el grupo de los doce discípulos, que a su vez representan a las doce tribus de Israel, los doce meses del calendario gregoriano y los doce signos del Zodíaco. Igualmente, el Sumo Sacerdote entre los judíos portaba un pectoral unido al “efod”, la vestidura más importante del “ministro de Dios”: “Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona o novia que se adorna con sus joyas” (Isaías 61, 10), sobre el cual había 12 piedras preciosas perfectamente distribuidas que representaban a los “hijos” de Israel, y que junto con el “urim” (luz) y el “thumim” (perfección), más el auxilio de los “theraphims” (figuras de protección equivalentes a los “manes” latinos) servían para interpelar a Dios y que Él les trasmitiera sus designios. Igualmente, los antiguos magos y ocultistas afirmaban que el número duodécimo es divino, porque sirve para medir los cielos y al gobierno de los espíritus. El planeta Júpiter tarda 12 años en recorrer todas las constelaciones y los astrólogos védicos honran el día en que este planeta, el mayor de todos, cruza el umbral para ingresar en la constelación de Aries, reciclando la vida. También nuestro satélite la Luna, al pasar por cada signo zodiacal, recorre exactamente doce grados por día. Sin embargo, el “mes traidor” del calendario gregoriano no existe en las culturas que usan calendarios lunares, como la judía y la musulmana para las que el calendario es sagrado, creación de Dios (Yahvé, Alá), y por ello perfecto y parte de la religgión.

En el juego del Tarot, el arcano Duodécimo se refiere a “El Colgado”. Esta figura representa a un hombre con las manos atadas detrás de la espalda, colgado de un pie a un travesaño, en un aparato compuesto de dos troncos de árbol, teniendo cada uno de ellos seis ramas cortadas, completando la figura de la Tau hebrea, mientras las piernas del paciente están cruzadas y sus codos forman un triángulo con su cabeza. Ahora bien, el triángulo sobremontado por una cruz significa en alquimia el fin y la perfección de la gran obra, significación idéntica a la de la letra Tau que es la última del alfabeto sagrado hebreo. De acuerdo a Eliphas Levi: “Este ahorcado es, pues, el adepto, ligado por sus compromisos, espiritualizado, con los pies dirigidos hacia el cielo; es también Prometeo, sufriendo con una tortura inmortal la pena de su glorioso vuelo. Es, vulgarmente, Judas el traidor, y su suplicio amenaza a los reveladores de la gran obra (alquímica). Por último, para los cabalistas judíos, ese ahorcado, que corresponde a su decimosegundo dogma, el del prometido Mesías, es una protesta contra el Salvador reconocido por los cristianos, a quien parece todavía decir: ¿Cómo salvarías tú a los demás si no has podido salvarte a ti mismo?”. En las antiguas escrituras, anteriores al cautiverio, la Tau hebrea tiene la figura de una cruz. La cruz, generadora de cuatro triángulos (como los que levantan las pirámides) es también el signo sagrado del duodenario, y los egipcios le llamaban por esto mismo “la llave del cielo”. Debido a que el regente que se le asigna a esta carta del Tarot es el planeta Neptuno y éste, desde el signo Piscis, su domicilio, continúa estando en sextil a Plutón, regente del inframundo, nos permite sintonizar con la energía más allá del mundo racional, vislumbrando umbrales místicos, mágicos. Así en México el 1 de noviembre festejamos el Día de Muertos bajo los efluvios de esta Luna Azul, mientras que el mundo cristiano celebra el día de Todos los Santos y al día siguiente recuerda a los “fieles difuntos”. En estas fechas se busca honrar y conectar con los ancestros, se levantan altares en casas y panteones, se ponen ofrendas de pan, atole o café de olla endulzado, dulce de calabaza, tejocote y camotes, buñuelos enmielados, pulques curados, aguardiente, tamales y comida abundante, adornados con olorosas flores de cempasúchil, de un amarillo casi naranja, y con las “flores de terciopelo” de un encendido color buganvillas, llamadas así por su textura, repartidas en el altar entre veladoras y papel de china picado, en medio del humo aromático del copal. Es en estas fechas que se tienden puentes de comunicación hacia ellos, se salmodian los conjuros, se invocan las presencias por encima del éter, y de pronto una señal nos anuncia su llegada: ¡Él es el hombre! ¡Ahí vienen la madre y el padre! ¡Ahí los hijos! ¡Ahí también los demás parientes y amigos! Todos reunidos en una conversación íntima. Son días de oración sincera y piadosa, que ayuda a levantar el velo tenue entre los dos mundos. Días de purgación, de sacrificio, días de confesar las faltas, de perdonar y perdonarse, días de invocar el auxilio de las potencias celestiales, días de aceptar la propia fragilidad.

Por su parte, el grado 8° de Tauro representa “un trineo sobre un terreno sin nieve”, simbolizando el valor de anticipar y preparar las condiciones venideras. Tenemos aquí una combinación de dos factores: “el trineo”, que es un producto de la habilidad tradicional y la capacidad que el hombre tiene de prever y, por tanto, de prepararse para una situación futura, sabiendo aprovechar el conocimiento y habilidades del pasado para afrontar las exigencias del porvenir. La palabra trineo procede del francés traîneau (siglo XII) formada a partir del verbo traîner que significa arrastrar. En el antiguo Egipto se usaron trineos de madera para transportar diversos materiales sobre las arenas de los desiertos circundantes, desplazando, algunas veces, pesados y voluminosos objetos y estatuas colosales. Para facilitar su desplazamiento, era humedecida la arena antes de su paso. Toda una ingeniería proyectada por la imaginación del hombre y puesta al servicio de fines prácticos y precisos. Así, en este momento, es posible anticiparnos con la ayuda de la imaginación orientada hacia el futuro, confiando al mismo tiempo en el orden natural y el desarrollo de los procesos vitales.

No podemos dejar perder esta oportunidad de reencontrarnos con la vida y crear una comunicación auténtica, que nos permita una apertura cultural al diálogo humano, así como exaltar nuestra sensibilidad para escuchar y conectar con el murmullo de la naturaleza, que es idéntica al de nuestro latir interior

Hay una historia ocurrida en Nome, ciudad situada en lo alto de la costa oeste de Alaska, donde la eficiencia humana salvó innumerables vidas gracias al uso de trineos arrastrados por perros entrenados. “Su ubicación remota presentaría una situación de pesadilla cuando, en 1925, una enfermedad empezó a afectar a los niños del pueblo: difteria, que es una infección bacteriana contagiosa que ataca el tracto respiratorio superior y provoca inflamación de los tejidos en la garganta y puede ser letal. Un mes antes, dos niños iñupiaq habían sucumbido a la enfermedad cuando se descubrió que los únicos suministros de antitoxina del pequeño hospital local habían caducado. Para el 24 de enero habían muerto cuatro niños y se presumía que habían fallecido más en las comunidades alaskeñas nativas de los alrededores. En un telegrama a Anchorage, el médico de Nome Curtis Welch contó que había instaurado una cuarentena y solicitó que les enviaran un millón de unidades, asegurando que la “epidemia de difteria es casi inevitable”. El hecho de que este brote tuviera precedentes fue aún más terrorífico. “En la historia de Alaska, el brote de difteria de 1925 en Nome fue uno de una serie de epidemias en la zona y en el resto de territorio”, afirma David Reamer, historiador y escritor de The Anchorage Daily News. “Nome y las aldeas nativas circundantes fueron las comunidades de Alaska más afectadas por la pandemia de 1918 a 1919, la gripe española. En la región fallecieron cientos de personas. “Hubo bebés que murieron congelados en brazos de sus madres, que habían sucumbido a la gripe”, cuenta Reamer. “Este horror, solo siete años antes, era un recuerdo muy vivo y no cabe duda de que estaba en las mentes de los residentes cuando vieron cómo se propagaba la difteria entre sus hijos”. Con una de las peores condiciones invernales en décadas y las temperaturas más bajas en 20 años, las autoridades de Nome entendieron que el transporte del suministro de antitoxina por medios convencionales sería demasiado lento o imposible antes de que la enfermedad arrasara la localidad. Navegar era imposible, pues el puerto estaba congelado; volar era inseguro por el frío, y menos aun aterrizar. Sin ninguna otra forma de salvar la enorme brecha de 1.085 kilómetros entre Nenana y Nome (una ruta que los mensajeros solían tardar un mes en recorrer), recurrieron a un criador de perros y musher (conductor de trineo de perros) llamado Leonhard Seppala, que era un musher famoso (lo llamaban el “rey del sendero”) y su perro Togo era igualmente admirado como guía.

La noche del 14 de enero de 1925 las autoridades de Nome llamaron a Seppala para que encabezara la que pasaría a conocerse, en la hipérbole de los muchos titulares subsiguientes, la “gran carrera de la misericordia”. Como el viaje de ida y vuelta por los casi 2.100 kilómetros que separaban Nome de Nenana era irrealizable para un solo equipo, los viales de antitoxina diftérica (las únicas 300.000 unidades de Alaska) serían transportadas por equipos de perros de trineo de Nenana a Nome a través de una escala media en Nulato. De este modo, cada trayecto sería de poco más de 1.000 kilómetros. En aquel momento, Togo era un Alaskan Malamute ya viejo, pues tenía doce años de edad. En la región, las temperaturas eran de -35° con sensaciones térmicas de -65°. Seppala dependía de los instintos de Togo cuando no podía ver el camino debido a la espuma, el viento de cara y la nieve profunda. Debido a su agotamiento y el de sus perros, Seppala se vio obligado a parar en Golovin cuando faltaban 125 kilómetros para llegar a Nome. Después, otro musher llamado Charlie Olsen transportó la antitoxina a unos 50 kilómetros de Nome, donde Gunner Kaasen esperaba con un equipo de 13 perros liderados por Balto. El trayecto de 1.085 kilómetros de la antitoxina llevó cinco días y medio. Balto fue el perro que lideró la etapa final a Nome y permitió a Kaasen entregar la antitoxina el 2 de febrero. En total, Togo recorrió 420 kilómetros y Balto, poco más de 160. La etapa del musher Kaasen y su perro Balto igualmente fue heroica: aunque no hicieron tantos kilómetros, las condiciones eran tan malas que Kaasen, que circulaba de noche, apenas veía a los perros, y durante el trayecto el trineo volcó y Kaasen tuvo que buscar el paquete de antitoxina entre la nieve con las manos desnudas, por lo que sufrió lesiones por congelación. El perro y la carrera se remontan a una época de la historia de Alaska en la que el perro de trineo era vital para la supervivencia de los humanos en un terreno salvaje. Asimismo, la propia carrera tuvo otro legado: salvó miles o incluso cientos de miles de vidas de la generación posterior. “En una época en la que suministrar la antitoxina no era factible por aire o por mar (junto a la determinación y la tenacidad de salvar a los niños de Nome), la historia del relevo de trineos de perro impulsó la necesidad y la importancia de la vacunación.” Es así como la previsión humana, basada en la imaginación y la capacidad altruista, se vio ayudada por la voluntad intrínseca de la naturaleza, que se anticipa y se pone al servicio de la humanidad. https://www.nationalgeographic.es/historia/2020/05/togo-el-perro-que-salvo-un-pueblo-de-alaska-de-brote-de-difteria.

Aquel miércoles 14 de enero de 1925 entraron en contacto unos planetas y se encontraron con el Sol; justo en ese momento, Mercurio y Venus se ponían en conjunción cruzando el umbral de ingreso a Capricornio, donde los aguardaba ya Júpiter en el grado 6°. Siete días después los tres entrarían en aspecto de conjunción: Mercurio, el vehículo; Venus, la dispensadora de favores; y Júpiter, el rey del trueno. Esos días, la energía conjunta de ellos facilitó que esta historia tuviera un final pacífico. Sabemos que en el juego de las dualidades, la mente crea un antagónico, mismo que puede tomar forma en la enfermedad traicionera y sorprender cuando menos se le espera, desempeñando su rol en el devenir infinito de las posibilidades, y que aparece para poner en evidencia los mecanismos interiores del hombre, su inteligencia y demás capacidades, llevándonos a enfrentar todo tipo de emergencias. La presencia de un agente nocivo y destructor obliga a que se despierten las facultades sobrehumanas del hombre, situándolo en una estrecha comunión personal con las fuerzas divinas del universo para conseguir solucionar situaciones que de otro modo resultarían devastadoras. La Luna Azul de octubre nos pone sobre pistas más precisas acerca de la vacuna para el Covid-19, y manifiesta cómo en un tiempo récord la eficiencia humana es capaz de hacer frente a la emergencia provocada por este misterioso virus que salió en diciembre pasado de las cuevas de Wuhan, China, para terminar con la vida de más de un millón de personas hasta el día de hoy, contagiando a más de 38 millones en todo el mundo, y logrando alcanzar cifras astronómicas. Sabemos que se está gastando mucho dinero, y que todos estamos urgidos para que se frene el Covid-19 como ha ocurrido con otros tantos virus en el pasado. En este sentido, los planetas involucrados como Saturno que negocia, promueve los pactos y adjudica los plazos; y Júpiter, que extiende los contratos y formula los acuerdos; y Plutón, que conoce sus límites al realizar su trabajo destructor, efectúa los cambios que debe hacer, pues solo así se sostiene el equilibrio de la vida, y los tres comenzaron ahora a movilizarse efectivamente despidiéndose de la reunión, y tal encuentro no volverá a ocurrir en mucho tiempo.

Es por ello que en el umbral de la Era de Acuario, auspiciado por la ya cercana conjunción Saturno-Júpiter en el signo de Acuario, nos ilustrará brevemente, como ocurre durante los años jubilares proyectados por la Iglesia, y los peregrinos terrenales veremos con los ojos de la imaginación las delicias de una Nueva Era por venir: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva. El primer cielo y la primera tierra habían desaparecido, el mar ya no existe. Vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, bajando del cielo, de Dios, preparada como novia que se arregla para el novio. Oí una voz potente que salía del trono: Mira la morada de Dios entre los hombres: habitará con ellos; ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos. Les secará las lágrimas de los ojos. Ya no habrá muerte ni pena ni llanto ni dolor. Todo lo antiguo ha pasado. El que estaba sentado en el trono dijo: Mira, yo hago nuevas todas las cosas. Y añadió: Escribe, que estas palabras mías son verdaderas y dignas de fe. Y me dijo: Se terminó. Yo [soy] el alfa y la omega, el principio y el fin. Al sediento le daré a beber gratuitamente del manantial de la vida. El vencedor heredará todo esto. Yo seré su Dios y él será mi hijo.” (Apocalipsis de Juan: 21, 1-7). Y esta visión será tan vívida que la registraremos como un hecho trascendente, de tal modo que nos estimule a colaborar en el designio que nos manifiesta el atisbo luminoso percibido a través de este portal astral. Júpiter y Saturno avanzan apresurados hacia la constelación de “el Aguador” (Acuario), donde harán una conjunción exacta el 21 de diciembre, en pleno festejo de las tradicionales Posadas mexicanas, refrendando los pactos y abriendo brechas para el mejor funcionamiento de la vida. La lección que nos deja el movimiento de estos planetas hoy conjuntos en Capricornio es de vital necesidad para que los humanos comprendamos que necesitamos cambiar muchos de nuestros hábitos y movernos con el ritmo de la vida y no contra ella. Es necesario convocar compromisos y obligaciones de diversa índole en esta etapa e involucrarnos en alguna tarea conjunta, sea en el mejoramiento de las condiciones de vida, sea en la superación de las deficiencias que todo esquema social y político conlleva. No podemos dejar perder esta oportunidad de reencontrarnos con la vida y crear una comunicación auténtica, que nos permita una apertura cultural al diálogo humano, así como exaltar nuestra sensibilidad para escuchar y conectar con el murmullo de la naturaleza, que es idéntica al de nuestro latir interior.

Respecto a las relaciones planetarias al momento de nuestra Luna Azul, seguimos aun lidiando con las vibraciones magnéticas de las cuadraturas que estuvieron activas el novilunio pasado: el Sol, la Luna y Marte a la triada (Júpiter-Saturno-Plutón), vibraciones que apenas ahora se empiezan a desdibujar del mapa estelar; pero, de cualquier modo, nos aparece vivamente la energía de Mercurio retrógrado, nuevamente en aspecto de cuadratura a la triada capricorniana, evaluando los sucesos vividos. Mientras, el Sol y la Luna cincelan la memoria colectiva grabando para la posteridad la secuela dejada por el Covid-19, que es registrado por la mentalidad minuciosa de Urano en conjunción a la Luna y que también está en oposición al Sol. Este contacto permite que Urano haga un registro de los archivos emocionales que están ocultos detrás de la Luna, y es probable que se consideren de nuevo medidas de aislamiento y protección ante la creciente ola de contagios, o nos impongan aduanas que limiten el paso, permitiendo el ingreso solo a unos cuantos. Los aspectos que forma Urano con cualquier planeta, luminaria o punto del mapa astral son importantes dado que nos revelan en qué áreas de la vida tenemos más necesidad de expansión y libertad. Estos aspectos operan como una puerta sin cerrojos que se abre ante nuevos horizontes: lo único que se tiene que hacer es hacer girar la manija y entrar. Paul Haydn comenta que “estas puertas a «lo nuevo» permiten al individuo ampliar sus experiencias vitales, ser consciente de nuevas percepciones y visiones, sentirse libre para experimentar y estimulado por la liberación de las viejas pautas de conducta restrictivas. Entonces se consigue una mayor libertad para expresar esa individualidad que estaba aprisionada; para desechar, si es necesario, esas huellas de comportamiento social que nos han sido impuestas mediante un proceso educativo y que son el reflejo del «ethos» social dominante. Esto puede conllevar una recreación del yo en la que la creatividad se convierte en el principio operativo más importante.” Todos los aspectos entre la Luna y Urano manifiestan un conflicto oculto en sus efectos sobre la personalidad: el choque de los viejos cimientos y pautas representados por la Luna y el estimulante y anticipado impulso de Urano que ve más allá del instante. Si bien este conflicto puede expresarse en cualquier nivel del ser, se da en este caso de la conjunción entre ambos, una dimensión adicional de la interrelación de energías porque la Luna tiene afinidad con las emociones y los sentimientos mientras que Urano la tiene con la mente, y con un intelectualismo abstracto e impersonal. Esto puede llegar a crear una fricción interior entre “razón y corazón”: dilema que para muchas personas resulta difícil de resolver.

Por otro lado, tenemos la oposición de Venus recorriendo Libra, a Quirón, el asteroide que revela las cicatrices visibles y ocultas, tanto físicas como de los demás cuerpos interiores. Con este encuentro entre Venus y Quirón somos muy sensibles a la belleza, y tendemos a destacar aquellos atributos personales que sabemos gustan más a otros, pero también tendemos a disimular esas partes de nosotros que no nos gustan o que nos han procurado algún disgusto. Sin embargo, es común con la oposición que nos encontremos precisamente con personas que gustan de lo que no nos agrada de nosotros y que lo que creemos nuestro atractivo y encanto peculiar, a est@s les pase totalmente desapercibido o les sean indiferente esas facetas nuestras que consideramos defectuosas. Venus en contacto con Quirón activa el talento de ver la belleza en donde la mayoría no la vemos. La mayoría damos por un hecho que María Magdalena era una mujer bella y atractiva a los hombres, constituyendo cierto prototipo de belleza, sin descartar que es muy probable que para muchos solo fuese una mujer más entre otras. Pensamos en Judas Iscariote como el gran traidor, ya que eso es lo que nos han enseñado a pensar, pero bajo la lente y tonalidad de este contacto, podemos imaginar a este personaje y contemplarlo en su fase más humana, dotado de figura y genio, y por lo tanto de errores como cualquiera. Hay quien ha escrito que si no hubiera entregado a su Maestro quizás no hubiese habido calvario, ni muerte, ni resurrección. Revelar la parte oculta de nosotros y aceptarnos como un hecho integral es ahora más que una posibilidad, un deber bajo este contacto estelar. Muchas veces, aquello que evitamos mostrar, es la parte más creativa de nosotros.

Tenemos, por otra parte, que la potente energía que emana de Plutón, se ve constreñida en este plenilunio, pues sostiene demasiados contactos con otros puntos y planetas de nuestro mapa astral. Además de la conjunción que hace con Júpiter y Saturno, sigue en cuadratura a Marte, que está en su signo Aries, pero retrógrado, creando una gran tensión interna y un enorme malestar pues las exigencias personales se vuelven desmedidas y buscamos imponernos por la fuerza. Igualmente, con la cuadratura de Mercurio a Plutón, se dicen las cosas impositivamente, en un acto imperativo y absoluto, lo que puede traernos riñas y discusiones. También, Plutón está formando un semisextil (30°) al Nodo Sur en Sagitario, y un quincuncio (150°) al Nodo Norte en Géminis, recreando “el Aguijón Celeste”, una figura geométrica astral difícil, pues ya que ambos Nodos están trabajando en signos relacionados con diferentes tipos de comunicación, trátese de otros idiomas, o del propio, y así se distraen las palabras y no significan lo que pretenden significar, ya que el mensaje, o no se pronuncia correctamente o se recibe de forma distorsionada, malinterpretando todo. Al mismo tiempo, Plutón sigue en contacto con Saturno y Júpiter, en conjunción, abriendo una vertiente de entendimiento y negociaciones propositivas. La energía incansable, telúrica, de Plutón está en este momento atravesando una fase muy dinámica. Esto quizás haga que nos perdamos de los detalles temporalmente, pero los hechos están ahí, y ya no es posible volver atrás y cambiarlos. La tarea de los Nodos de la Luna será construir el andamiaje, un lenguaje apropiado para incluirlos en el colectivo cotidiano. Por último, continúa el sextil de Neptuno con Júpiter permitiendo orientarnos hacia una mejor y más amplia visión espiritual. Solo mediante el cultivo de nuestras potencialidades internas y externas podremos sanear el ambiente y a nosotros mismos. Es evidente que debemos ser cuidadosos, acatando las indicaciones y evitar salir, a menos que nos sea estrictamente necesario, pues es posible que ya estemos viviendo el recrudecimiento de la pandemia de Covid-19 debido a condiciones climáticas fluctuantes y al advenimiento de la temporada de influenza, teniendo además presentes los aspectos estelares adversos en torno a esta “traidora” Luna Azul que nos incita a quitar las barreras, y que nos expone al contagio, al detonante “beso de Judas”, cuando debiéramos insistir en guardar una prudente distancia.

* Astrólogo y tarotista mexicano. Lectura de Tarot y Cartas españolas. http://facebook.com/ayubestephan


POETAS EN CUARENTENA

FOTO: FRANK CONE – Pexels.com

NUEVE POEMAS DE AGOSTO

Luis Enrique Mejía Godoy*


 1.
 Frente al espejo
 se desnuda la verdad
 Se avergüenza
 de no verse a los ojos
 y hace un pacto de sangre
 con la vida
 Una puerta se abre
 ante un rezagado amanecer
 de mariposas
 y poemas en reposo.
 2.
 La mentira
 Al servicio del sarcasmo
 El sarcasmo
 Al servicio del sicario
 El sicario
 Al servicio del dinero
 El dinero
 Al servicio del poder
 El poder
 al servicio de la ambición
 La ambición
 Al servicio del espanto
 El espanto
 Al servicio de La locura
 La locura
 Al servicio del abismo
 El abismo
 Al servicio de la muerte.
 3.
 La palabra
 Diseñando un poema
 Un poema
 Persiguiendo La belleza
 La belleza
 Amasando una canción
 Una canción
 Construyendo un sueño
 Un sueño
 Rescatando la utopía
 La utopía
 Cicatrizando amaneceres.
 4.
 Enmohecidas las palabras
 fueron oxigenadas
 y rescatadas
 por la sangre de Abril.
 5.
 Un rumor de alas
 se escucha en las calles
 llenas de azuliblanco banderas
 Y globos
 Mientras las balas
 anuncian la violenta muerte
 en el pecho de la Patria.
 6.
 Cobra el francotirador  su servicio
 Firma el recibo y reporta su trabajo:
 Un Niño con un tiro en la cabeza
 dos jóvenes con el pecho destrozado
 400 madres en un Valle de lágrimas
 El cielo de Managua
 tapizado de sangre
 Las sirenas aúllan con la muerte a tuto
 Es 30 de Mayo
 Y Abril aún me grita desde el alma.
 7.
 Muestra sus afilados dientes
 La muerte encapuchada
 Que viaja en las Hilux
 anunciando su cuota de sangre
 en los humildes barrios
 Para cobrar  la deuda
 de 20 arbolatas derribados.
 8.
 La esperanza recibe
 Una puñalada por la espalda
 Un médico recibe la orden:
 No curar las heridas de los vandálicos
 Se desangra Alvarito
 sediento de paz y de futuro
 La Patria llora en mi guitarra.
 9.
 Entre Abril y Agosto
 Hay un inmenso río de sangre
 Septiembre anuncia las Fiestas Patrias
 Vuelve la “normalidad” a reinar
 en Nicaragua
 La primera dama celebra y amenaza
 con la biblia en la mano
 En su desquiciada mirada
 el cadáver de la Paz baila un regaetón
 con música comprada
 y letra plagiada
 de un anuncio comercial
 y una consigna pirateada
 de un Revolución traicionada.

*Costa Rica, agosto de 2020. Compositor, cantautor, narrador y pintor nicaragüense (Somoto, 1945), exiliado en San José, es uno de los más importantes músicos de Nicaragua y América Latina.
FB / IG: luisenriquemejiagodoy.com


Libro 1 -31

Safo*


 Me parece semejante a los dioses
 el hombre al lado tuyo, que frente a ti
 se sienta y escucha de cerca mientras
 con placer hablas
 y ríes encantadora; a mí por ello
 el corazón en el pecho, me vuela;
 pues si te miro un instante, decir ya
 nada es posible:
 la lengua se me rompe, y al momento
 un fuego agudo me recorre la piel;
 con lo ojos nada veo, y me zumban
 los oídos;
 y un sudor me empapa, y de mi toda
 un temblor se apodera; soy más verde
 que hierba y parece que poco falta
 para morir.
 
 pero todo ha de soportarse... 

47-52

y Eros estremeció mi corazón,
como un viento de montaña
que cae sobre los encinos.
 
llegaste y yo te esperaba:
refrescaste mi corazón, que ardía de deseo.
yo te amaba ... alguna vez pequeña ... y sin gracia
y yo te amaba Atis, alguna vez hace tiempo;
me pareciste una niña pequeña y sin gracia
pues así como la belleza es, en cuanto se muestra, 
lo bueno, asimismo, también será bello.
 
no sé a dónde correr: mi pensamiento es doble
y no espero tocar el cielo... con mis dos brazos.  

*Poeta lírica griega (Mitilene, Lesbos, siglo VI a. C.), perteneció a una familia aristocrática y fue considerada por Platón como “la décima musa”. Escribió nueve libros de odas, canciones nupciales, elegías e himnos, pero apenas se conservan algunos fragmentos. Al día de hoy, Safo de Lesbos sigue siendo inspiración de mujeres poetas de distintas latitudes. Habló tempranamente del amor y la sexualidad desde el punto de vista del género y de su apelativo se deriva el término lesbianismo. Estos versos fueron tomados del libro Poema y fragmentos. Safo. Traducción, introducción y notas de Mauricio López Noriega, Colección Ión, Textofilia, UANL, México, 2016.

A %d blogueros les gusta esto: