Desde la ventana

Por Irene Selser* Hacía cuatro meses que no los veía. A Francisco Hernández y su Dulcinea, Leticia Arróniz. Me fui caminando el sábado pasado a mediodía hasta la colonia Roma para ver desde la calle a otra querida amiga, Susana Bercovich y de ahí, tres cuadras al norte, enfundada en mi armadura anti-Covid, me “reuní”Sigue leyendo “Desde la ventana”

Diario poético

El miedo y el encierro pueden, también, alimentar el alma de palabras, imágenes y colores como esta conjunción de finos versos y sutiles pinturas Por Sofía Rodríguez* Día 3 Navegamos por la sangrerío de sombras,de tu mano el agua vieneen alas de mariposa blancaque vuela a un lado del precipicio,la mejor experienciasiempre será el misterio.Sigue leyendo “Diario poético”

Luna Llena del mes de agosto de 2020

El astrólogo nos arroja luz sobre qué podemos esperar en esta quincena del comportamiento de los astros y su repercusión en nuestro día a día Por Ayub Estephan* Estos que leen buscando consuelo a sus fatigas,cuya frente Saturno labra y pule en silencio,buscan sortear la ola potente del destinoy en los males de hoy rastrearSigue leyendo “Luna Llena del mes de agosto de 2020”

To zoom or not to zoom

El teatro en los tiempos del coronavirus  Mientras la pandemia se prolonga, teatreros y actores hallan opciones para resistir, por ejemplo, con representaciones de calidad en Zoom, YouTube, Google y otras plataformas Por Morris Savariego* Condenado a desaparecer temporalmente durante esta pandemia, el teatro ha resistido aun al precio de renunciar a uno de susSigue leyendo “To zoom or not to zoom”

31 días para posponer

La cuarentena avanza, las ideas se fragmentan y cambian. Los días se van rápido, pero sin ninguna urgencia. Este diario busca entender el paso de los días. Por Lara Ovídio* Ahí viene el virus, que no está interesado en pasarnos ningún mensaje, apenas cuida de su vida.Eliane Brum 17.03.2020 | día 3 Los días seSigue leyendo “31 días para posponer”

Con el alma podrida

Por Odette Magnet El hedor recorre el país y se va pegando a la piel de los jóvenes cesantes, las familias endeudadas, los jubilados que cobran sus pensiones paupérrimas, los chilenos y chilenas de segunda y tercera clase. Los precios suben, la moral baja. Un salario mínimo que es una burla, una ofensa para millonesSigue leyendo “Con el alma podrida”