Navidad sin ti

Por Claudia Guillén*

Foto: Archivo Diarios de Covid-19

Faltan menos días para Navidad y cada vez se hacen más presentes a nuestro alrededor las luces, los adornos, los villancicos, las reuniones familiares y con ello también se intensifican las emociones de nuestro duelo.

La Navidad es una celebración y cuando estamos en duelo es muy probable que no se tenga el ánimo o no encontremos un motivo para celebrar; que no se muestre el interés por decorar la casa, por organizar una reunión, por preparar la cena.

Entonces, ¿cómo me voy a preparar para la Navidad? Hay que ser conscientes de que después de una pérdida, la Navidad tendrá un nuevo significado en nuestra vida y que la preparación para esta fecha no será igual a las navidades anteriores. Así que te sugiero a ti que estás en duelo que te apoyes en tu familia para planificar cómo van a vivir este día. Planifiquen con tiempo la decoración de la casa, la preparación de la cena, si es que deciden llevarla a cabo.

Dado que cada persona vive su duelo de una manera única, las decisiones de qué hacer este día son personales. Sin embargo, se puede negociar en la familia, respetando siempre la decisión de cada integrante sobre cómo le gustaría pasar esta fecha.

Solo tú puedes decidir cómo quieres vivir este día, no tienes que hacer algo que no te gustaría, no tienes que cumplir con los mandatos sociales de la festividad; es muy normal escuchar frases como “a esa persona no le gustaría verte triste”, a “esa persona le hubiera encantado que todo siguiera igual”; pero esa persona ya no está físicamente.

En esta Navidad no evites recordar al ser amado, es válido mencionarlo, no huyas de tu duelo, está bien dar espacio al dolor y a extrañar, porque extrañar es una prueba de amor.

Solo se extraña lo que se ama y el amor permanece siempre. No solo des espacio al dolor, también da espacio a la gratitud por el encuentro que tuviste con tu ser amado en vida. Está bien vivir momentos alegres, está bien aun en el dolor poder sonreír; no te sientas culpable de vivir y de disfrutar de estos pequeños momentos.

Puedes encontrar una nueva forma de honrar la memoria de tu ser amado, recordando en familia algunos momentos que vivieron junto a esa persona en Navidad, pueden encender una vela, escribir una carta de agradecimiento por todas las alegrías que les dio en vida, intentar mantener viva una tradición que le gustaba a tu ser amado; o bien llenar el pino con esferas que lleven escritas anécdotas compartidas (árbol de los recuerdos).

No existe una única manera de vivir la Navidad, cada persona tiene la suya y es ahí donde podrás permitirte vivir tu duelo de una manera natural y sin presión. Respeta tu propio camino y vívelo con amor y compasión hacia ti.

No te aísles por completo, rodéate de personas que ames y que te amen, “las presencias de hoy serán las ausencias de mañana”.

*Claudia Guillén Dávila es Máster en Tanatología, Duelo y Sentido de Vida. Página de Facebook: Claudia Guillén – Tanatóloga. Correo: clauzdavila@gmail.com

Publicado por adrianaesthela

Reportera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: