Instantáneas de Canadá


Arte Callejero en una de las calles de la ciudad de Quebec.

Horacio Zamora / Reportero Gráfico / Cánada Instagram @hozs79

Los habitantes de Canadá en medio de la pandemia por Covid-19 que afecta al mundo toman un respiro; hay momentos de relax y paz en la playa, en la ciudad de Quebec o en Montreal. La campaña de vacunación es un factor importante para adaptarse a la “nueva normalidad” que nos permite recuperar los espacios, momentos de entretenimiento y los paseos para cambiar en algo el confinamiento preventivo, obligatorio o tener la libertad de salir, inclusive sin cubre bocas, tras tener la segunda dosis de la vacuna contra el virus. Las medidas sanitarias preventivas deben continuar para evitar posibles contagios y así recuperar un poco de tranquilidad.

La provincia de Quebec, en Canadá, ha sido la más golpeada por el covid. Hasta la fecha, en la región se contabilizan más de 11 mil muertes provocadas por el virus, de un total de 25 mil que registra el país. Desde que iniciaron las estrictas medidas gubernamentales para contener los casos de contagio y bajar el índice de mortalidad debido a la pandemia, en marzo de 2020, la población ha tenido que someterse, entre otras cosas, a un largo periodo de confinamiento residencial y laboral, incluso a un histórico toque de queda que ya ha sido superado. La vida cotidiana de una sociedad cosmopolita, habituada al bullicio y a la dinámica de los grandes festivales culturales de carácter internacional, sufrió un violento cambio de ritmo que caló muy hondo en la salud física y mental de todos los que aquí habitamos.

La ciudad de Montreal fue la más afectada de la provincia, siempre bajo la clasificación de Zona Roja. Sin embargo, la eficaz campaña de vacunación implementada por las autoridades sanitarias y la gran participación ciudadana, han logrado que ahora “la ville” tenga luz verde dentro del semáforo de riesgo epidemiológico. De a poco inicia la recuperación, de a poco comienza la vida.


La Cité Limoilou es una plaza ubicada en la Cóte de la Montagne, en la ciudad de Quebec. El arte callejero y sus pequeñas terrazas al aire libre, atraen a cientos de turistas, en este caso locales debido a las restricciones de viaje por la pandemia, que buscan disfrutar de algún platillo típico o una buena cerveza artesanal. En la imagen, una mujer mexicana se acerca a un arpista argentino que en ese momento interpretaba la tradicional canción “La Llorona”.
Imagen de un típico atardecer en Montreal visto desde el Boulevard Gouin.
Íle de la Visitation es un parque natural que recibe diariamente a decenas de personas que acuden al sitio para ejercitarse o realizar actividades de esparcimiento al aire libre. El lugar no fue cerrado al público durante la etapa más severa de la pandemia; Sin embargo, había ciertas restricciones para ingresar.

Un ejemplar de lobo descansa apaciblemente en las instalaciones del Zoo Ecomuseum ubicado en Sainte-Anne de Bellevue. Al animal, acostumbrado al bullicio de decenas de visitantes, le vino bien un poco de tranquilidad que le proporcionó el cierre parcial del sitio y las restricciones sanitarias que disminuyeron considerablemente el número de paseantes.

Una pareja camina en las inmediaciones del Frédéric-Back Parc, en la ciudad de Montreal; un lugar habitualmente muy concurrido pero que, con la implementación del confinamiento, dejó de recibir visitantes.

Un grupo de ciudadanos colombianos se manifestaron en el Quartier des Spectacles, en Montreal, en contra de la Reforma Tributaria implementada por el gobierno de Colombia. Si bien las protestas colectivas no fueron prohibidas, se sugirió siempre respetar las medidas sanitarias para disminuir el riesgo de contagio por Covid-19; quien no lo hiciera podría hacerse acreedor a una sanción económica de hasta 6 mil dólares.

Una persona de la tercera edad contempla un atardecer desde el balcón de su apartamento en una casa de retiro ubicada a orillas de la Riviére des Prairies. En esta población se ha registrado el mayor número de muertes por  Covid-19 y debido a esta situación, el periodo de aislamiento para ellos fue mucho más prolongado que para el resto de los ciudadanos.
Las personas que ya han obtenido la segunda dosis de la vacuna contra el Covid 19 pueden dejar de usar el cubre bocas en lugares públicos al exterior. En la imagen, algunos paseantes caminan frente al Cháteau Frontenac, uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad de Quebec.

Una “señalvavidas” espera la llegada de decenas de bañistas a la pequeña playa de Saint-Anicet; mientras tanto, disfruta desde su puesto de vigilancia de la hermosa vista del Lac Saint-Francois. El paso de rojo a verde en el semáforo de riesgo epidemiológico permite ahora las reuniones al exterior guardando algunas recomendaciones sanitarias.

Publicado por adrianaesthela

Reportera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: