Los higos de la abuela

A Lila

Por Pablo Antonio Alvarado Moya*

Abuela amaba los higos. Antes de morir, en un hálito de lucidez secó mis lágrimas y susurró: “¡Cómo ha crecido mi ángel de Dios!”. Yo, reacio a dogmas, sonreí, abracé, besé. Al siguiente día, velorio. Luego, funeral. Desde entonces nada fue lo mismo. No salió más el sol ni la luna. El silencio ahorcó mis palabras. Una vez tuve un sueño, paradoja divina: el paraíso la tierra y la tierra el paraíso, los mortales, ahora inmortales bajo advertencia de ser desterrados del Edén. Desperté exaltado. Parpadeé tres veces. Salí del cuarto y mi abuela en el jardín comía higos junto a los ángeles.

*Poeta y promotor cultural, Chinandega, Nicaragua (2000). Miembro de la Sociedad de Escritores y Artistas “Ramón Romero”, del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) y de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna (ANML). Cursa cuarto año de Derecho en la Universidad Centroamericana (UCA) de Managua.
Email: pablo.292@hotmail.com
Facebook: Pablo Antonio Alvarado Moya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: