Sobre el significado de parar

Por Marcela Turati, Ciudad de México. Periodista especializada en derechos humanos, desarrollo social, narcoviolencia y víctimas. Fundadora de la Red de Periodistas de a Pie y de Quinto Elemento Lab. Autora de varios libros y reconocida con varios premios internacionales.


Muchas veces las cosas pasan en un momento en que no pueden ser vividas”, oí decir tantas ocasiones a un querido amigo. Cuando empecé a leer las noticias del encierro en Europa pensé que para algunas personas, las más afortunadas, éste sería ese tiempo en cámara lenta y soledad en el que se podría vivir lo no vivido. Para escribir, para limpiar, para sentir, para observar, para conectar.

Una amiga italiana me advirtió que ésa era una realidad idealizada: “Ahora trabajo el triple. En la universidad todo lo quieren de inmediato con la excusa de que nos llevamos la oficina a la casa, de que saben que no podemos salir y tienes computadora. Ahora todo se toma como urgente, sigo dando clases, doy asesorías a alumnos, y atiendo a mi familia”.

Ha pasado un mes desde ese mensaje, mi semana de meditación silenciosa pasó pronto. Mi adaptación a la tecnología ha sido a la velocidad de un parpadeo, se instaló en mi vida sin haberle dado acceso. Ya comienzo a sentir sus tentáculos que se extienden por mi cuerpo, que lo entiesan, mientras la agenda se llena de solicitudes de videollamadas.

“Esto que llaman home office es mucho office, poco home“, ironizaba ayer una amiga en uno de tantos chats acerca de esto que llamamos teletrabajo o trabajo remoto.

La tecnología, que nos acerca a las personas queridas, que nos ha dado momentos de ternura, inspiración y amor, con la rapidez de una plaga comienza también a ocupar espacios vitales que no le correspondían. Más horas de vida transcurren frente a pantallas.

Mientras fantaseo con las ideas que he leído de resistencias globales y complots locales, mientas me enchufo a clases de danzayoga, o me sumo a grupos de temas insospechados como Tao o carpintería, me pregunto si con esta pandemia la naturaleza nos está indicando con toda su fuerza que es tiempo de PARAR, ¿por qué no escuchamos? Si en esta sacudida estamos viviendo en el cuerpo la crudeza del capitalismo, ¿por qué esperamos para inventar otra cosa? ¿Podremos parar esta máquina, desenchufarnos, y construir otros horizontes? ¿O la vida será ésta?

Un comentario en “Sobre el significado de parar

  1. Home office. Mucho office y poco home.
    Mi historia es diferente, la pandemia me paró en seco y lo asumí, primero con desconcierto, luego con sorpresa y ahora me he podido adaptar a las circunstancias, ya nuestros tres hijos viven independientes y mi esposo sigue recibiendo salario, para mí es tiempo valioso de organizar mi cabeza más despacio, de escribir, hacer yoga y subir a la azotea para ver los giros de los pájaros antes de irse a dormir y ver el atardecer, vivía añorando esos momentos y ahora los tengo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: