Abuela, cuéntame otra vez (Para Amanda)

Por Maricruz Flores, Monterrey, Nuelvo León. Feminista y activista.

Salí a caminar por la plaza. Me encontré con las hormigas, quise platicar con ellas, pero no me hicieron caso. Recuerdo que, cuando era niña, hasta movían las antenas cuando platicaba con ellas.

Hoy, no me reconocieron. Me fui con algo de pena.

Más adelante me encontré una mariposa y me saludó con sus alas, quise preguntarle algo pero voló por las altas ramas.

También me encontré con el aire que me tocaba la cara, por lo menos no estoy sola, en la plaza me acompañaba.

Adelante, encontré las flores silvestres moviéndose con alegría, qué van a saber de pandemias, solo florecen cada día.

Veo los arboles erguidos, tan bellos con su follaje y recordé cuando era niña esos eran nuestros novios y los rodeábamos con nuestros brazos.

¿Sabes, querida niña? Esta cuarentena se volvió cincuentena, a las abuelas, ya ves, nos recuerda la niñez, que la dejamos lejos.

Abuela, cuéntame otra vez.

Un comentario en “Abuela, cuéntame otra vez (Para Amanda)

  1. Nos creiamos omnipotentes y ahora las mariposas y las hormigas nos dan la vuelta.
    Esta pandemia nos dejará mensajes bellos para ser más humildes, para ser más humanos, después de todo nos dejará una gran lección.
    Hermoso poema.
    Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: