«Recetas para instalarse en el rencor»: un poemario para reflexionar, confrontar y reclamar

¿Qué es lo que hace que un poeta sea llamado así? ¿La furia, el rencor, el desánimo o la aceptación de sus versos en el gremio literario? Con esta interrogante, el poeta, escritor y periodista Juan Omar Fierro provoca, se expone a sí mismo y cuestiona a quienes leerán su poesía acerca de la creación derivada de la frustración, la angustia, la tristeza, la decepción y otras emociones que hacen querer gritar y abandonarlo todo. Recetas para instalarse en el rencor es un libro que puede resumirse como una ácida provocación.
Compartimos, con la autorización del autor, varios de sus poemas.

Por: La Redacción

Foto: Cortesía del autor

Naufragios con bote salvavidas
(todo es ficción)

Quiero salvarte
Diótima, Dulcinea,
Afrodita, Medea,
Helena de Troya
Virgen Santa,
Fangoria, Lindsay,
Rosario, Antonieta,
Alejandra Pizarnik,
Rosalía, Ulalume,
Marina Tsvetáieva,
Gloria, Inmaculada,
Desconocida…
Quiero salvarte,
pero no he elegido mis batallas
y estoy hasta el fondo de mi abismo,
sin salvar mi sombra
ni encontrar mi reflejo.


Bonsái

Limitado a pequeños jardines errantes, no se expande en frutos sino en
resentimiento.

En su tronco recortado, madura savia con sabor a tierra yerma y sus
minúsculas flores impregnan el aire con un bálsamo de falso horizonte.

Tósigo sin estatura, en la génesis de su parcela diminuta, causa ternura
y provoca cuidados. No imaginan sus protectores que cultivan un ansia
parricida, un violador petrificado.

Cuando más consagrados se encuentran en la poda de milimétricas
hojas otoñales, el bonsái inyecta en sus pulsos distraídos una ponzoña
breve a la que pocos sobreviven.

Pierden primero su vida cautelosa y vana, después la certeza de estar
a salvo de sí mismos y al final se desploman en un burdo remedo del
pensamiento, en un ocio enfermo de vanidad: patéticos capullos de la
meditación.

Ya postrados por el aroma de estas hidras regordetas, sus anhelos de
estación idílica se secan como flores doblegadas por la alquimia.

Jardineros miserables de su propio espejo, se quedan para siempre
cuidando a sus verdugos, mientras los bonsái, gigantes del odio y la desesperación, ocultan bajo su corteza el corazón de Yago.


Del plagio como correspondencia

Esto es una conversación. Para que sea plena no escribas lo que sientas,
no escribas lo que pienses, no escribas lo que hagas, no escribas lo que
quieras, no escribas simplemente. El sentido es otro, enarbola los libros
que nunca te han dejado, vomita los que jamás te hicieron digestión,
desgaja los que te tiran a pedazos, detona los que te hicieron conflagrar.
Si todavía crees que tienes algo que decir, sólo interrumpe de tajo esta
conversación. No hay nada que yo pueda hacer, no hay nada que pueda
escuchar de ti, como no habrá nada que logre nuestra voz. No justifiques
tu extravío con los asaltos de la razón, ni con los rescates del sentimiento.
Si no existe alternativa, entreguémonos un agnóstico silencio, un murmullo ahorcado en la cuerda de su propio eco, un mudo estertor de pozo
inanimado. No te esfuerces en buscar mensajes ocultos en cada línea que
has leído ni pretendas un paraíso de poesía en una correspondencia que
no ha comenzado. Aceptó que le he dado forma y ritmo a mis palabras,
pero esa concesión no me la doy a mí mismo, sino a la lengua que nos
permite vivir aislados unos de otros. Pobres vocablos, ahora que carecen
de sentido se aferran a los dictados de la música, a la camisa abstracta
de la intensidad. ¿A qué suena entonces el fragmento de esta charla aún
pendiente? ¿Cómo pretende este párrafo no lisiarse en un diálogo?

Sólo dos hombres pronuncian lo indecible y no atacan al silencio por
la espalda:

Maldoror, pétalo de hierro.
Hiperión, aurora punzocortante.
Te amo.



Sda
















Publicado por adrianaesthela

Reportera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: