Venezuela, soledad en pandemia

Por Cheo García Araujo*

A través de estas fotografías, el productor y artista venezolano nos envía estampas que ha dejado, en calles y avenidas, la cuarentena radical -como se le denomina al confinamiento en el país sudamericano-. Compartimos las imágenes con textos de la poeta, dramaturga y ensayista Elizabeth Shön (Caracas, 1921-2007), una de las creadoras más prolíficas de Venezuela y quien consideraba a la poesía como un lazo íntimo con el origen de las cosas, su naturaleza.

Pensar es recorrer el espacio desde que la vida
comenzó y brotó en la primera ola, la primera estrella
dejada porque olvidó su cercanía. Dios es lo silencioso
inherente… aquello que no miramos precipitadamente.
Todo lo nombrable, aún el firmamento, va a la muerte.

Por el agua que emerge del hombre que ama, habrá en cada
ciudad una cumbre, un árbol, un manantial y aun habrá
esa ladera silenciosa, íntima, donde recobrar el horizonte
enterrado por la tenebrosa ansiedad.
Y porque jamás deja de cubrir la tierra, podrán los
hombres renacer y alcanzar el primer centro del arraigo
y la plenitud.


La marginación ha estallado.
Los encuentros se alejan y se repelen
junto a debilidades suspendidas,
mientras lo retraído se plasma y se oculta
en esa faz presentándose sin más fin
que mostrar las vigilancias solitarias
del recogimiento y la concentración.


Decimos amor
y nos rebasa
la blancura de lo exacto.
Así el ventanal de la flor inalcanzable.
Al barco no se le llama,
llega a tierra
sin ningún faro que alumbre.

Publicado por adrianaesthela

Reportera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: