Los señores del despojo

Por Guillermo Martínez Berlanga*

Foto: Adriana Flores. Galería Diarios de Covid-19.

Existen muchos tipos de criminales en  el mundo. Están aquellos cuyos delitos son impulsados por el hambre y la necesidad extrema, otros que violan la ley  motivados por las pasiones del corazón, también los hay quienes lo hacen con algún fin político y finalmente están los peores de todos: los que violan la ley por pura avaricia, esos que no tienen ya ninguna necesidad, cuyas cuentas bancarias están llenas y rebosantes, y sin embargo su pobreza interior es tan grande que simplemente no pueden dejar de robar; estos últimos delincuentes son los peores, en nuestra ciudad existen mucho y generalmente son de cuello blanco, disfrazados en un patético y podrido manto de supuesta honorabilidad.

A estos delincuentes muchas veces les dicen “Don”, los confunden con mecenas del progreso y del desarrollo, se les ve como un ejemplo de astucia e inteligencia; sin embargo, su principal mérito es haber violado la ley de una manera difícil de comprobar, y siempre protegidos por algún aliado en la política que, la mayoría de las veces, es otra fuente de delincuencia y putrefacción. El despojo de la tierra se volvió el arte de estas personas y han hecho su obra maestra en nuestro Parque Fundidora.

El Parque Fundidora se otorgó como patrimonio natural del estado a Nuevo León el 11 de marzo de 1988 a través de un decreto presidencial. A raíz de ello, muchas cosas han pasado. Muchas veces, las garras de los señores del despojo se han hecho con el control del parque y muchos negocios millonarios han surgido para enriquecer sus bolsillos.

La creación de la Serie Cart, un evento para las clases privilegiadas por el costo de sus boletos, fue una de las primeras violaciones al Parque Fundidora. Se construyó una pista de carreras en medio de lo que debía ser un bosque urbano, después vino poco a poco la privatización del espacio, construyendo atracciones con costos que se alejaban de la realidad del ciudadano, como el caso del Museo Papalote, el cual opera en números rojos, desde hace tiempo, debido a sus elevados precios.

Sin embargo, el más reciente caso de despojo y privatización radica en la realización de eventos masivos al interior del parque. Cabe destacar que estos eventos comenzaron en el Parque Rufino Tamayo pero, ante los desmanes y caos que generaban, los habitantes de aquellas colonias lograron en poco tiempo que los conciertos se mudaran.

Aquí se nota cómo pareciera haber ciudadanos de primera y de segunda. A los más privilegiados, solo les bastó con unas llamadas para alejar de sus  casas el caos y destrucción que generaban los conciertos.

Fue así que gracias al gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, a Fernando Villareal Palomo (director general del parque)y especialmente a “Don” Artemio Garza (presidente del Consejo de Administración), los conciertos se mudaron a Fundidora y es ahí cuando inicia el más reciente saqueo de estos señores del despojo.

Los conciertos empezaron poco a poco, sin embargo, como los señores del despojo encabezados por Artemio Garza Rodríguez vieron que era un negociazo, incrementaron el número de eventos a más de ocho por año, cada uno con ganancias millonarias.

Los cuestionamientos no se hicieron esperar. Primero fueron los ciudadanos, los cuales fueron incluso amenazados con ser enviados a la cárcel si seguían cuestionando la transparencia del parque (de esto hay pruebas oficiales); posteriormente, los señores del despojo también ningunearon a los Diputados del Congreso del Estado diciendo que la información relativa a ingresos por eventos era “Clasificada” y que no podrían proporcionarla.

Los señores del despojo parecieron olvidar que los contratos que los promotores de eventos firman para hacer conciertos en el Parque, indican de manera explícita que toda la información relativa a ingresos por asistencia debe ser de dominio público, si así lo solicita el Estado.

Siguió el estira y afloja por la solicitud de información. Los números de asistencia nunca cuadraban, el parque reportaba ingresos por 20 millones de todos los conciertos cuando, por uno solo de ellos, al parque le corresponderían al menos 50 millones de una taquilla de 500 millones.

Los señores del despojo tuvieron la oportunidad de demostrar que lo que ellos dicen sobre asistencia es cierto, revelando las cifras de las emisoras de boletos. Pero, como si le temieran a alguna verdad oculta, decidieron que dicha información seria clasificada. Solo ellos, en su despojo ruin, tendrían derecho a saber los montos exactos de los ingresos por el agandalle de un espacio público. 

Lamentablemente, para estos ladrones de cuello blanco, llegó un virus inesperado. El covid-19 vino a detener la máquina de generar dinero y, repentinamente, el parque se quedó sin recursos. Ninguno de ellos pudo explicar cómo un negocio tan redituable, repentinamente ya no tenía circulante en sus arcas.

La respuesta es sencilla: los señores del despojo gastaban a manos llenas y decían “no hay problema, lo reponemos con los eventos del próximo año”. No contaban aquellos viles señores con que una pandemia desnudaría sus malos manejos.

Conozco bien a estos señores del despojo y van a salir a decir que todo son calumnias, que son exageraciones, pero ya basta de mentiras señores: Si quieren limpiar su supuesta honorabilidad, hagan lo que les han pedido los ciudadanos y los diputados, revelen las cifras de asistencia, pero no a través de sus falsos dichos, sino por medio de las cifras oficiales de las compañías emisoras de boletos. Es su oportunidad de limpiar su nombre, pero si se niegan, quedará más que comprobado que sus robos son reales y que se han enriquecido a manos llenos con la exploración de un Parque que es para todos y no para unos cuantos miserables señores del Despojo.

Dejo el reto en el aire, revelen las cifras de asistencia de las compañías de boletaje o vean de una vez por todos sus nombres desenmascararse como los ladrones de cuello blanco que son. ¿A que le temen? ¿ A la verdad? La verdad los hará libres o los condenará.

*Empresario ecologista de Nuevo León.

*Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de DiariosdeCovid19.com.mx

Publicado por adrianaesthela

Reportera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: