La más larga espera

No quería darle molestias a mi familia”

Texto y foto Itzel Castro Arellano

Estaba muy tranquila en casa con mi familia hablando de cómo esta pandemia nos había cambiado totalmente la vida, analizando el impacto que había tenido en la sociedad y pensando nos dimos cuenta que nadie de nuestra familia ha muerto pese a esto. ¿Cierto? Nos sentimos muy afortunados por un momento, sin saber qué es lo que nos esperaba.

Asimismo nos pusimos un poco en el lugar de las otras personas, cómo es que día con día  pierden a sus familiares y cómo sobrellevan  el duelo tan terrible de que en estos momentos no pueden darle el entierro que realmente merece la persona o como ellos quisieran; la espera tan larga afuera de un hospital poniendo todo en manos de dios, sin saber si en algún momento alguien saldrá a darnos una mala noticia o ver a nuestro familiar cruzando esa puerta en un mejor estado.


“Él se miraba tan sano y era algo que no podíamos creer.”

Una noche después de hablar de eso, despertamos con una mala noticia que nos dejó muy impactados.

Como normalmente despertamos y vemos el celular, esta vez fue distinto… había un mensaje en la bandeja de mi teléfono donde me hacían saber de la muerte de un familiar que había tenido complicaciones en el hospital y no había podido sobrevivir. Fue un momento en el que no supe qué hacer, no terminaba de creer lo que estaba leyendo. Corrí a la habitacion de mi mamá y al entrar la vi llena de lágrimas y supe que ella también había recibido la noticia. Fue algo que nos costó mucho asimilar, ni siquiera sabíamos que ese familiar nuestro estaba enfermo, que estaba en el hospital. Fue un momento de dolor e impotencia porque si lo hubiéramos sabido habríamos hecho algo por ellos. Cuando hablamos les comentamos por qué no nos habían dicho nada desde el momento en que él comenzó enfermarse, a lo que nos respondieron que no querían darnos molestias.

Lastimosamente no pudimos acompañarlos en su dolor de manera presencial, ya que él había muerto de Covid y su familia también estaba contagiada.

Fue un muerte que nos marcó mucho, es de esas veces en que te quedas con la imagen de la última vez que lo viste y realmente él se miraba tan sano y era algo que no podíamos creer que ya había sucedido. Por una parte nos alegró quedarnos con esa imagen, así siempre podremos recordarlo con su hermosa sonrisa y su gran carisma ante cualquier situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: