“El teatro en México ha respondido con vitalidad y creatividad a la pandemia: Morris Savariego

Con más de 30 años de experiencia, el director de teatro y pedagogo habla en entrevista de los retos de la enseñanza virtual y la respuesta de la comunidad teatral a la emergencia, «que ha cerrado algunos caminos pero se han abierto otros de manera irreversible».  A nivel artístico, asegura, «ha sido interesante cómo un límite detona nuevas dimensiones. La corporalidad, el convivio, la especialidad han cobrado en esta experiencia nuevos significados y valoraciones. Creo que eso ha sido uno de los saldos positivos de esta pandemia».

«La historia nos lo dice, no está en peligro el teatro ni la presencial». Foto: Cortesía Morris Savariego.

Por Roberto Peralta*

Cuando se declaró el estado de alarma por la pandemia, ¿en qué proyecto te encontrabas?

De alguna manera estaba haciendo lo mismo que hago ahora: dando clases, escribiendo artículos de teatro y planeando mi siguiente obra. Ahora doy clases por Zoom y escribo  sobre la situación del teatro en la pandemia, para un portal que se llama Diarios de Covid-19. En lo que si me afectó, como docente, es que ahora el tiempo de preparación de una clase para Zoom se duplica con respecto de las clases presenciales. Como a casi todos los de mi generación, que tecnológicamente  somos una generación analfabeta, me obligó a aprender a marchas forzadas la programación y recursos de una reunión por Zoom, las distintas plataformas que puedes utilizar, etcétera. Y de quienes realmente aprendí fue de mis propios alumnos, que me fueron asesorando para poderle dar continuidad a toda esta experiencia. Todo ha resultado muy paradójico: con la pandemia se han cerrado caminos para el teatro, pero se han abierto otros y creo que se dará una síntesis irreversible. Habrá hallazgos y recursos que el lenguaje del teatro asimilará y otros serán desechados.

De lo que estoy seguro, es que la comunidad teatral mexicana ha respondido con gran creatividad y  vitalidad a los retos de esta pandemia. Han surgido, en el seno de la comunidad, múltiples e insólitas propuestas de vídeo-teatro o teatro en línea, con plena conciencia de que se trata de una situación de emergencia, en espera del retorno de la presencialidad. Pero a la vez disfrutando con las nuevas opciones que da la tecnología, como poder hacer una obra con un elenco internacional, generar nuevos públicos o producir un espectáculo con muy pocos recursos. También hay quienes decidieron no hacer nada hasta el pleno retorno de la presencialidad, que desde luego es una postura muy respetable.

¿Ha cambiado la manera de hacer teatro, las puestas en escena, la actoralidad?

El actor ha tenido que aprender un lenguaje actoral mezcla de cine y teatro, un híbrido extraño, algo así como un Minotauro. Los lenguajes del cine y del teatro son bastante diferentes en su naturaleza e incluso en ocasiones contradictorios y el experimento en que nos hemos embarcado es en conciliar estos lenguajes para seguir presentando obras y exámenes escolares. En este afán, hemos dado con hallazgos muy interesantes y cosas que no han funcionado. 

Haríamos muy mal en no capitalizar todo lo que esta experiencia ha detonado y en no incorporar  los hallazgos a nuestro lenguaje teatral. Por otra parte, la incorporación de recursos del cine y del video tampoco es algo novedoso. Piscator, por ejemplo, incorporó proyecciones cinematográficas a sus puestas en escena. En México pudimos vía Streaming ver el deslumbrante trabajo que hizo La Fura del Baus con la obra “La maldición de la Corona”, una adaptación libérrima del Macbeth a la situación pandémica, haciendo gala de virtuosismo en la edición. El lenguaje del performance ha sido ya también incorporado al teatro por distintos creadores y poéticas, entre otras la de la propia Fura del Baus.

¿Es probable que se produzca un nuevo género una vez terminada la pandemia?

No me atrevería a pronosticar algo así, quizás haya sido solo un género de emergencia, pero de lo que sí estoy seguro es que se incorporarán los hallazgos aprendidos a marchas forzadas durante esta situación.

¿Y la comunidad teatral?

Ha resultado fortalecida, se ha producido una unión, un cerrar filas para defender al teatro. En México, acabamos de fundar la Asociación Nacional de Dirección Escénica (ANDE) y estamos organizando un evento para julio que se llamará Coloquio de la emergencia: Teatro y Cultura Digital con mesas redondas, ponencias y clases magistrales para generar nuestros propios mecanismos de resistencia para enfrentar estos tiempos difíciles. Por otra parte, empiezan a abrirse los teatros con un aforo muy reducido y ya están los pioneros arriesgándose tanto física como económicamente para volver a los teatros. Estoy seguro, la historia nos lo dice, los teatros no cerrarán nunca. No está en peligro ni el teatro ni la presencialidad.

A nivel artístico ha sido interesante cómo un límite detona nuevas dimensiones. La corporalidad, el convivio, la especialidad han cobrado en esta experiencia nuevos significados y valoraciones. Creo que eso ha sido uno de los saldos positivos de esta pandemia.

*Esta entrevista fue publicada por la revista La Cronosfera (https://lacronosfera.com/morris-savariego/), Barcelona, 23-05-21 y reproducida aquí con autorización del actor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: