Resguárdate o come

Por Luis Arturo Bonilla Sánchez

Como es bien sabido por todo el mundo, llevamos poco más de un año encerrados en casa, viviendo distintos ámbitos de nuestra vida por medio de redes sociales o bien por medios virtuales. Los estudiantes llevamos poco más de un año lidiando con aprender sin interactuar. Claro que lo anterior no es el caso de todos, hemos visto que la brecha social se ha hecho notoria y ya no se puede evadir que todos tenemos estatus sociales diferentes.

En carne propia he vivido lo que es luchar con las diferencias sociales. Cuando inició la pandemia y por ende la suspensión de clases, la mayoría pensó: ¡Dos semanas libres de escuela! Sin embargo, dos semanas se volvieron un año y tantos meses. A diario había que revisar las plataformas asignadas para evaluar nuestro trabajo como estudiantes. La conexión de internet desesperaba, eran lentas y muchas veces no servían. Algunas veces preferí no entrar ni entregar los trabajos, ¿qué podía pasar?

Lo peor que pudo pasar era reprobar, y pasó. Lo peor que podía pasar con la pandemia era el cierre de algunos sectores comerciales, lo peor que pudo pasar es que las familias mexicanas perdieran su fuente principal de sustento, lo peor que pudo pasar le pasó a mi familia, el dinero no era suficiente, había desesperación por que el dinero no alcanzaba, así que tuve que pasar de estudiante a trabajador. 

Para llevar sustento a mi casa tuve que dejar de lado la escuela en línea y trabajar. ¿De qué? De lo que fuera. Pasé por trabajos de albañilería, por atender tiendas cercanas a casa, por ir a cargar y descargar tráilers, de lo que fuera. No importaba que pasara, tenía que ayudar. ¿Y el virus que amenazaba con acabar con la vida? Lo puse en pausa, había que olvidarse de la escuela y del virus, la necesidad en casa era más urgente. Había que decidir entre quedarse en casa y no comer, o bien comer, pero correr el riesgo de enfermarse.

Así pasé de estudiante a trabajador, un trabajador joven como otros tantos que hay en México. No seré el único que tuvo que recurrir a trabajar cuando había que resguardarse, como yo. ¿Cuántos más pasaron de estudiante a trabajador?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: