RELATOS VIRALES

Historias de una pandemia

El migrante

FOTO: FACEBOOK / EL COLEGIO DE LA FRONTERA NORTE

Por Esther Baradón Capón*

Antonio es un migrante que radica en Los Ángeles desde hace más de dos décadas y ya ha adquirido la residencia estadounidense. A lo largo de estos años se ha dedicado a diversos trabajos como pizca de jitomate, lava loza, carpintería y albañilería, entre otros.

Parte de sus ganancias las ha enviado, mes con mes, como lo hacen millones de migrantes, a su familia. Con ese dinero, los familiares pudieron adquirir un pequeño terreno en el Estado de México, más precisamente en Ciudad Nezahualcóyotl  -también llamada Neza– y construir cuatro casitas. En esa privada familiar viven actualmente tres generaciones.

Un día de estos de pandemia le hablaron a Antonio para avisarle que su hermano menor, Jerónimo, había contraído el Covid-19 y que su estado era grave, por lo que decidió tomar el primer vuelo a México. Al llegar fue directo a la privada y se hospedó en casa de su madre, que colinda con la casa de Jerónimo.

Cuatro días después de la llegada de Antonio, al no poder superar la enfermedad, Jerónimo falleció. Por fortuna Antonio pudo, a sana distancia, despedirse de su querido hermano.

Jerónimo se dedicaba a manejar un taxi y era miembro de una Iglesia presbiteriana. Aun con la pandemia, asistía con regularidad  a las misas de la congregación, por lo que es difícil saber en dónde se contagió ya que ambas actividades son de alto riesgo.

Al día siguiente de instalarse en casa de su madre, llegaron los resultados del examen que se les aplicó a todos los miembros de la familia y lo impactante fue que veinte de ellos, avecindados en Ciudad Neza, dieron positivo de Covid-19. Para los que no lo saben, Ciudad Nezahualcóyotl, al oriente de la Ciudad de México, es uno de los 125 municipios de la zona conurbada. Con una superficie de 63.74 km² y una población de 1.109.363 habitantes, tiene la densidad de población más alta del país con 17.537 personas cada kilómetro.

A los pocos días la madre empezó a sentir síntomas y no tardaron en llevarla a la clínica más cercana, en donde el médico familiar les indicó los cuidados y la toma de los medicamentos. Pero sobre todo les advirtió que le midieran la oxigenación, que en ese momento era de 91. Por debajo de 90, era una señal de alerta. El médico les ofreció un oxímetro, les pidió estar pendientes del desarrollo de la enfermedad y si fuera necesario llamar a la línea 911 para saber qué hospital Covid más cercano contaba con espacio e internarla.

Al escuchar esto, la madre dijo rotundamente que ella no se internaría por nada del mundo en un hospital, aunque eso implicara el riesgo de morir. La llevaron a casa y la cuidaron entre todos. A los pocos días falleció.

Antonio no podía creer lo que estaba viviendo. Primero su hermano Jerónimo, ahora su madre. Entre los 20 infectados algunos no presentaban síntoma y otros muy leves.

El siguiente en ponerse grave fue un sobrino de 24 años, al grado que tuvieron que llamar a una ambulancia para llevarlo al hospital Covid más cercano con disponibilidad de ventiladores. Nunca lo volvieron a ver vivo, porque tampoco la libró.

Lo peor de todo es que Antonio nunca imaginó que venir a México lo condenaría a una cadena de tragedias, incluyendo su propio contagio que lo hace debatirse en estas horas entre la vida y la muerte. Él, que siempre decía que no quería que tuvieran que cantarle “México lindo y querido / si muero lejos de ti / que digan que estoy dormido / y que me traigan aquí…”.

*Amante de las artes, la música, la fotografía y el teatro, y aficionada a la escritura.

TW: @BaradonEsther FB: Esther Baradon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: