MIRADA ASTRAL

Luna Llena de noviembre

GRABADO DE MATTHAUS MERIAN PARA EL TRATADO OPUS MEDICO-CHIMICUM (1618), de JOHANN DANIEL MILYUS

Por Ayub Estephan*

 De pasión sobrante y sueños de ceniza
 un pálido palio llevo, un cortejo evidente,
 un viento de metal que vive solo,
 un sirviente mortal vestido de hambre,
 y en lo fresco que baja del árbol, en la esencia del sol
 que su salud de astro implanta en las flores,
 cuando a mi piel parecida al oro llega el placer,
 tú, fantasma coral con pies de tigre,
 tú, ocasión funeral, reunión ígnea,
 acechando la patria en que sobrevivo
 con tus lanzas lunares que tiemblan un poco.
 […]
 De mi lecho amarillo y de mi substancia estrellada,
 ¿quién no es vecino y ausente a la vez?
 Un esfuerzo que salta, una flecha de trigo
 tengo, y un arco en mi pecho manifiestamente espera,
 y un latido delgado, de agua y tenacidad,
 como algo que se quiebra perpetuamente,
 atraviesa hasta el fondo mis separaciones,
 apaga mi poder y propaga mi duelo. 

[Pablo Neruda, “Diurno doliente”, fragmento de Residencia en la Tierra (1935)]

El próximo 30 de noviembre a las 09:29 hrs. (UTC) tendrá efecto el plenilunio de este mes, estando la Luna a 08°38’02’’ en el signo mental de Géminis y el Sol en Sagitario en el mismo grado. Y en ese mismo momento tendremos el último de los cuatro eclipses penumbrales de Luna ocurridos en 2020 (el primero ocurrió el 10 de enero pasado, dos días antes de la conjunción Saturno-Plutón, el segundo tuvo efecto el 5 de junio y el tercero fue el 21 de junio), y que será visible desde México a partir de las 7:00 am. y el resto del continente americano, así como en el norte de Europa, Rusia, el océano Índico y el sudeste asiático, incluidos el noroeste de India, China, Corea, Malasia, Japón, Nueva Zelanda, Australia y el océano Pacífico. Un eclipse penumbral se caracteriza por un ligero oscurecimiento de la superficie lunar y se produce cuando la Tierra bloquea parcialmente la luz solar que refleja nuestro satélite. Simbólicamente, esto significa la apertura de un portal cósmico por el cual conectamos con entidades que nos canalizan todo un flujo de ideas, llevándonos a decisiones y movimientos encaminados a la organización personal y social. Este portal lo mismo que nos da claves, nos orienta para encontrar oportunidades que aporten un sentido a nuestras vidas, y nos facilita la comprensión de situaciones que venimos viviendo. Al mismo tiempo, nos pone en el camino de una necesaria y nueva “modernidad”.

Este eje Sol-Luna transcurre paralelo al eje Nodo Norte-Nodo Sur lunares, ambos en el eje mutable de Géminis-Sagitario. Siendo que el movimiento de los Nodos de la Luna está dirigido en el sentido que giran las manecillas del reloj, mientras que en el mapa astral los planetas y las luminarias se mueven en sentido inverso. Esto genera un choque de energías en las mansiones astrales a las que se les adjudica el pensamiento, la inteligencia, la destreza verbal, la aptitud para retener y calcular las posibilidades. La Tercera (Géminis) y Novena (Sagitario) Casas astrales naturales nos hablan de nuestro entorno íntimo, y también de tener experiencias culturales diferentes de las nuestras. Así, el comparar y el juzgar son herramientas propias de la mente y no implican daño alguno, a menos que resolvamos condenar, petrificar una situación que detectamos en alguien, siendo esta misma corregible. De este modo negamos que dentro de nosotros alienta siempre la posibilidad de un hombre o una mujer nuevos. Lo Creativo, el Sol en Sagitario nos trae la reminiscencia de lo que ya fuimos, y también nos presenta el nuevo paisaje que nos trae la existencia. En este año se han dado cuatro eclipses penumbrales de Luna, como cuatro son las fases de la luna, y cuatro son las estaciones del año y cuatro las direcciones principales en la Rosa de los Vientos, así como cuatro son también los ríos que salen del Edén. Por todo esto, este número ha sido adjudicado simbólicamente al planeta Tierra. Así, con este último eclipse lunar se completa la transferencia magnética que se ha venido realizando a lo largo de todo este año, y que nos deja intensas enseñanzas grabadas en la piel y en los corazones. También surge la esperanza de un renacer, de reconsiderar nuestras metas y objetivos, de recrear un lenguaje común en los diversos territorios de la comunicación que fortalezca nuestra percepción, afine nuestra expresión cotidiana y expanda los límites que nos hemos propuesto. La presencia aquí de los Nodos de la Luna, especialmente el Nodo Norte que pasa por Géminis, nos invita a repensarnos. Al estar la Luna a 12° de distancia  de este Nodo, después del eclipse y el plenilunio, e influida por las energías opuestas que ha debido equilibrar, tendremos la conjunción de la Luna con este punto nodal. Igualmente, en el mismo grado, pero en el signo opuesto, el Sol coalicionará con el Nodo Sur de la Luna, representativo de las experiencias pasadas y de ciertas conductas reiterativas que se han de desechar en la práctica, debido a que ya pasó su tiempo y hoy no funcionan más. El contacto entre ambas luminarias y los Nodos de la Luna implosionarán nuestra psique, lo cual nos llevará a una dimensión alquímica de la realidad al modificar nuestras circunstancias: “Y desde luego ­­-escribe Elías Ashmole- aquel ante quien se revela la plenitud de la Naturaleza, no goza tanto por ser capaz de conseguir oro o plata o que los demonios se le sometan como por ver abiertos los Cielos, ver ascender y descender a los Ángeles de Dios, y tener bellamente escrito su nombre en el Libro de la Vida”. (Prolegomena in Theatrum Chemicum Britannicum, Londres, 1652).

Así, el proceso vital en marcha nos invita a aplicar una visión imaginativa, activando una percepción social que ha de ser puesta al servicio de las necesidades del medio ambiente, de manera que fomente la unidad y la cohesión colectivas dentro de la comunidad

El grado 8° del signo dual y mutable de Géminis es representado por “unos obreros indignados en huelga que rodean la fábrica donde prestan sus servicios”, significando que se han vuelto conscientes de “el poder destructivo de la mente ambiciosa (del patrón) sobre la plenitud orgánica de la relación humana”. La secuencia anterior invita al ser humano a buscar, encontrar y revelar los poderes que residen en lo más recóndito de la psique colectiva, siendo capaces de aportar su contribución particular al organismo total que es nuestro planeta. “Vemos ahora en este nuevo símbolo una indicación pictórica de aquello a lo que inevitablemente conduce el uso de esta energía generada por el intelecto: culminando en un desorden industrial y en el aumento de la violencia. A medida que el hombre se las arregla para devastar la tierra, para demostrar su poder e intensificar sus placeres y su sentido orgulloso de su dominio, por lo que inevitablemente se van iniciando diversos conflictos y procesos destructivos. El despertar se nos presenta aquí en su forma social colectiva, porque hemos alcanzado el nivel emocional y cultural”. Siendo conscientes de que “el tipo de poder engendrado por las facultades analíticas intelectuales es esencialmente destructivo; que se basa en la destrucción de la materia, e invita al acaparamiento y despojo egocéntricos -y, en general; a privilegios de una u otra clase. Esto conduce a una REVUELTA CONTRA LOS PRIVILEGIOS”. (Dane Rudhyar)

El Diccionario de la Lengua Española señala que sindicato es “toda asociación formada para la defensa de intereses económicos o políticos comunes a todos los asociados”. Asimismo, establece que este término es usado regularmente para referirse a asociaciones obreras. El antecedente histórico de los sindicatos los encontramos en los gremios medievales que eran organizaciones de trabajadores que tenían el mismo oficio, y que creaban para regular de una manera rudimentaria, entre otras cosas, el costo de los servicios que proporcionaban a la comunidad. Así los herreros o los carpinteros formaban su propio gremio e incluso en ocasiones trabajaban en conjunto cuando se les encomendaban grandes proyectos como la edificación de una catedral, donde el gremio de constructores tenía una mayor participación, siendo dentro de este gremio donde nacería luego la francmasonería. Será a mediados del siglo XIX, durante la etapa inicial del capitalismo industrial, cuando los trabajadores cansados de las pésimas condiciones laborales y de las extenuantes jornadas de trabajo reactiven esa unión gremial, esta vez con el propósito de exigir mejoras a las circunstancias en las que se desenvolvían las relaciones de trabajo. Así, el Papa León XIII, ante la creciente miseria de los obreros explotados, hizo un llamado al mundo católico, diciendo que “es obligación de los patronos disponer que el obrero tenga un espacio de tiempo idóneo para atender a la piedad, no exponer al hombre a los halagos de la corrupción y a las ocasiones de pecar y no apartarlo en modo alguno de sus atenciones domésticas y de la afición al ahorro. Tampoco debe imponérseles más trabajo del que puedan soportar sus fuerzas, ni de una clase que no esté conforme con su edad y su sexo. Pero entre los primordiales deberes de los patronos se destaca el de dar a cada uno lo que sea justo”. [Rerum Novarum, 1891]

Mientras, los obreros incitados por las ideologías de los nacientes partidos Comunista y Socialista, viendo que se encontraban en completa desventaja confrontando a sus patronos en lo individual, notaron que tenían mayor efectividad al agruparse y comenzaron a confrontarlos de manera colectiva, aunque ello no fue nada fácil ya que en un principio el asociarse de esta manera era considerado un delito, para con el tiempo entrar a una etapa de tolerancia y posteriormente llevar el derecho de constituir sindicatos a un plano de reconocimiento como “Derecho Humano”, siendo reconocido así por el artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, promulgada en 1948, que en su cuarto punto asienta que: “Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses”. A pesar de ello, durante décadas a los trabajadores no se les tomó en cuenta para elegir a los líderes que firmaban en su representación los contratos con los patrones. En vez de eso, los gobiernos otorgaban a sus aliados sindicales el control sobre los trabajadores, provocando que muchos no se agrupasen en torno a ellos buscando ser independientes. Últimamente se ha intentado cambiar dicha situación modificando el aparato legal, pero hay una total desconfianza de los trabajadores al respecto, pues alegan que un sistema que no ha funcionado en tanto tiempo requiere de una reestructuración de fondo, sobre todo un ajuste digno de los salarios que reciben por sus labores. Las revoluciones surgidas en el siglo XX dan testimonio de un progresivo fortalecimiento institucional, que en principio pretendía mejorar la calidad de vida de los asalariados, pero transcurrida ya una centuria de desilusiones y reclamos se ha comprobado que en vez de mejorar, el estilo de vida de los obreros agrupados o no, ha ido de mal en peor.

Para este plenilunio, la situación de los trabajadores de todo el mundo continúa deslizándose hacia una pendiente obtusa y sin retorno. Guy Rider, presidente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hizo un llamado a las naciones, señalando que “se necesita un diálogo social entre los gobiernos y los que están en primera línea: los empleadores y los trabajadores”, para que 2020 no sea una repetición de la crisis de los años de 1930, con la recesión de 1929, luego de la pandemia de la “gripe española”. La OIT estima que más de 25 millones de personas se han quedado sin empleo, y que la pérdida de ingresos de los trabajadores es incalculable. “Esta pandemia ha expuesto sin piedad los profundos fallos de los mercados laborales. Empresas de todos los tamaños ya han cesado sus operaciones, han reducido las horas de trabajo y despedido al personal. Muchas están al borde del colapso a medida que van cerrando tiendas y restaurantes, se cancelan vuelos y reservas de hoteles, y las empresas optan por el trabajo a distancia. Los primeros en quedarse sin trabajo han sido aquellos cuyo empleo ya era precario. En un mundo en el que solo una de cada cinco personas tiene derecho a una prestación por desempleo, los despidos son una catástrofe para millones de familias. Al no tener derecho, en muchos casos, a una licencia por enfermedad remunerada, cuidadores y repartidores, de los que todos dependemos ahora, suelen verse presionados a seguir trabajando incluso si están enfermos. Del mismo modo, en el mundo en desarrollo, los trabajadores a destajo, los jornaleros y los comerciantes informales viven la misma presión ante la necesidad de alimentar a sus familias. Todos sufriremos por esta situación. No solo ante el aumento de la propagación del virus, sino que a largo plazo amplificará drásticamente los ciclos de pobreza y desigualdad”, https://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_739995/lang–es/index.htm

Para este plenilunio, la situación de los trabajadores de todo el mundo continúa deslizándose hacia una pendiente obtusa y sin retorno. Guy Rider, presidente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hizo un llamado a las naciones señalando que “se necesita un diálogo social entre los gobiernos y los que están en primera línea: los empleadores y los trabajadores”, para que 2020 no sea una repetición de la crisis de los años de 1930, con la recesión de 1929, luego de la pandemia de la “gripe española”

Por su parte, el panorama planetario, en cuanto a aspectos se refiere, ofrece pocas alternativas, y nos afianza en la necesidad de comprender más profundamente los movimientos que requerimos activar para salir de la crisis en que nos encontramos sumergidos. La novedad es que el pasado 28 de noviembre Neptuno terminó su proceso de retrogradación, iniciando su fase directa desde el grado 18°10’ de Piscis, donde estuvo estacionario desde el día 23, e ingresa además feral (sin contactos con otros puntos o planetas); siendo así que viene a potencializar su influencia en todos nosotros destacando las necesidades más inmediatas para cada uno, y permitiendo que afloren a la superficie nuestros miedos más recónditos, las angustias contenidas, las depresiones inexplicables, las actitudes sin sentido, las crisis existenciales y otras emociones que están ahí reclamando ser transmutadas. Sin embargo, cuando Neptuno se pone directo, sus efectos iniciales no son tan notorios. Su influencia, en el caso de que sea percibida es sutil, gradual y a menudo indirecta. Esto indica que la habilidad del individuo para encontrar canales externos adecuados que expresen los principios neptunianos básicos, se verá poco a poco estimulada.

El período de recapitulación interior que se ha emprendido inconscientemente desde que dio comienzo esta retrogradación neptuniana, el 23 de junio pasado, ha concluido ya. La focalización subjetiva de este planeta podrá ser redirigida ahora de tal forma que su visión peculiar emerja a la superficie, permitiendo enriquecer la estructura de la matriz social dentro de la cual se ha visto obligado a funcionar.

Así, el proceso vital en marcha nos invita a aplicar una visión imaginativa, activando una percepción social que ha de ser puesta al servicio de las necesidades del medio ambiente, de manera que fomente la unidad y la cohesión colectivas dentro de la comunidad. Neptuno directo y en su domicilio ya no frustra más el crecimiento evolutivo, dejando de lado la impotencia de no alcanzar los ideales emocionales que nos propusimos en el pasado. En vez de ello, podremos desarrollarnos mejor al retirarnos de los lazos emocionales subjetivos que nos fascinaban y bloqueaban la percepción de los ilimitados canales que podemos conectar para brindar nuestro servicio a la sociedad. Los intereses humanos que ahora nos atraen, requerirán sin embargo que estemos dispuestos a afirmar nuestros ideales personales de tal manera que nos sirvan para promover cambios concretos en todos los terrenos, dando forma también a nuestras aspiraciones sociales. No sería raro que a partir de este momento se resuelvan asuntos pendientes del pasado a través del despliegue de verdaderos esfuerzos compasivos, poniendo nuestro mejor empeño en curar los males sociales del presente.

Ahora, y hasta finales de junio del año que viene, Neptuno nos ayudará a manifestar una visión más acorde con la armonía social, mediante una comprensión compartida entre todos, pues hoy estamos mejor preparados para brindar una percepción más plural e incluyente de la unidad en que se fundamenta la vida, y que hemos ido extrayendo pacientemente de las profundidades del inconsciente personal y colectivo mientras ha durado el proceso retrógrado de este planeta, y el confinamiento.

Se ha pasado ya por mucho llegando hasta el agotamiento, y ahora habrá que entender los hechos y encontrar un sentido de vida que nos lleve a comenzar de nuevo. La experiencia del Covid-19 es universalmente compartida como un latigazo a la humanidad por sus descuidos, pero también como la esperanza de reinventarnos a nosotros mismos, de volver a construir, con ánimos de mejorar el espacio que ocupamos y el entorno, construyendo un ambiente libre de toxicidades. Y ello dependerá de nuestra disposición para revertir juntos un estilo de vida obsoleto, que cada día nos demuestra haber sido un error

Otro aspecto a resaltar es el que sostienen la Luna y el Sol opuestos, y donde el asteroide Quirón (El Gran Sanador) hace un trígono con el Sol y un sextil con la Luna, formando una Media Cometa o Escuadra, que puede ser abordado desde una amplia gama de interpretaciones, como por ejemplo el énfasis en la competencia por tener la primera vacuna disponible para tratar el Covid-19. Los grandes laboratorios y farmacéuticas en tratos con los gobiernos siguen especulando, destacando su prestigio y poder. Todos se publicitan y manifiestan tener la primicia de la tan ansiada vacuna, sin considerar que existen núcleos humanos que no están dispuestos a vacunarse ya sea por miedo, por sus convicciones religiosas o por razones de otra índole. Esta Media Cometa o Escuadra nos crea opiniones encontradas, destacando la desconfianza para vacunarse. Sin embargo, sí habrá una vacuna disponible pronto. La ubicación de Quirón en Aries facilita la investigación acelerada y los avances científicos en materia médica, y estando en este plenilunio en trígono al Sol, los avisos en torno de la vacuna son cada día más convincentes. Lo mismo ocurre con el sextil de Quirón a la Luna, que colabora haciendo una síntesis de todos los experimentos realizados.

Y así, a pesar de las protestas de muchos, el proceso curativo, interior y exterior, sigue su curso. Se ha pasado ya por mucho llegando hasta el agotamiento, y ahora habrá que entender los hechos y encontrar un sentido de vida que nos lleve a comenzar de nuevo. La experiencia del Covid-19 es universalmente compartida como un latigazo a la humanidad por sus descuidos, pero también como la esperanza de reinventarnos a nosotros mismos, de volver a construir, con ánimos de mejorar el espacio que ocupamos y el entorno, construyendo un ambiente libre de toxicidades, etcétera. Y ello dependerá de nuestra disposición para revertir juntos un estilo de vida obsoleto que cada día nos demuestra haber sido un error.

Igualmente, en este momento tenemos el aspecto de oposición (180°) entre Urano y Venus (Afrodita), que en la mitología griega son padre e hija. Hesíodo relata en su Teogonía que luego de que Cronos mutiló los testículos de su padre (Urano) con la hoz que había conseguido de Gea, y estos cayeron en el “ponto agitado, fueron llevados así por el mar mucho tiempo; y, en torno, una blanca espuma del miembro inmortal manaba, y en ella se crió una muchacha; primero, a Citera divina acercóse, y luego, de allí, fue a Chipre del mar rodeada. Tomó tierra la bella diosa veneranda y, en torno, la hierba bajo los pies suaves brotaba; y a ella, Afrodita [diosa de la espuma nacida y Citerea de bella corona] la llaman dioses y hombres, porque en la espuma se crió; y también Citerea, porque llegó a Citera; y Chiprogena, porque nació en Chipre de mar agitado, o Filomeda, porque de los genitales vio a la luz”. Es así que este contacto entre ambos destaca el enojo, y brota cierta violencia, fruto de una rebeldía personal, ante la necesidad de afirmar la propia individualidad creando discordia  entre uno mismo y los demás. Hay una sensación de nerviosismo e inseguridad en los sentimientos, que resultan inconsistentes, y estamos sujetos a una enorme inestabilidad en las relaciones íntimas, oscilando entre pasiones enardecidas y una frialdad absoluta. Esta actitud cambiante suele ser confusa, pues no surge de una actitud consciente, y por ello genera dudas acerca de la autenticidad de los sentimientos en nuestras relaciones personales. Si no conseguimos poner límites sensatos a la temeridad de nuestros actos, podríamos caer en actos peligrosos que arriesguen la estabilidad de las relaciones que hemos construido hasta ahora. Igualmente, surge un desacuerdo hacia las ideologías en el poder, cuestionando las bases en que se asienta la sociedad y desafiando su eficacia, lo cual lleva a mirar muy de cerca las causas de los oprimidos por las actitudes políticas dominantes. Para superar esta visión tan subjetiva, será necesario asumir nuestra responsabilidad respecto a los sucesos que vivimos: todos somos responsables y debemos aceptar que lo que estamos viviendo es algo que nos atañe a todos. Será conveniente que ampliemos nuestra percepción intelectual para darnos cuenta que somos parte del mismo viaje y que lo que nos sucede y sucede a otros nos atañe de manera directa. Hay que buscar la tolerancia dentro de uno mismo y elevar la energía venusina situándola en un nivel más alto (el amor universal). que nos ayude a pasar este tránsito sin caer en situaciones complejas.

Por otra parte, tenemos a Mercurio haciendo un sextil (60°) a Saturno y a Júpiter, mientras estos avanzan aceleradamente hacia Acuario. Mercurio en sextil a Saturno da una enorme profundidad de pensamiento, y una mentalidad hábil y detallista para concretar negocios. Liz Greene comenta al respecto que “Mercurio, al simbolizar la razón fría, el sentido común, y al inclinarse por los negocios o el comercio así como por los logros intelectuales, suele llevarse bien con Saturno, sea cual sea el aspecto.Queda claro que una combinación de estos dos planetas implica tacto, sagacidad y diplomacia”. Debido a ello, en este momento se realizarán alianzas y se firmarán convenios que han sido diferidos ante la incertidumbre del mañana. Tdos estos acuerdos serán avalados dentro de un marco legal y jurídico, y repercutirán en acciones concretas. También es un buen momento para ajustarse al Derecho y repensar que en la diversidad habita también la unidad, y que la una explica a la otra. Solo así, con un mismo lema y sabiendo que tenemos grandes diferencias pero que también viajamos en el mismo barco en este planeta Tierra, conseguiremos salir de la crisis que traemos encima. Igualmente, el contacto Mercurio-Júpiter nos confiere una visión y una capacidad mental extraordinaria en este momento, que se anticipa a los hechos y nos alumbra ideas que tendrán trascendencia en su momento, siendo ejecutadas desde ahora y con metas hacia un futuro más o menos cercano, y en las que estaremos involucrados enteramente. Muchos cambios en puerta.

Por último, tenemos la presencia de Marte ya directo en Aries, su domicilio, pero en estado feral (que no conecta con nadie), concentrado en su propia energía, haciendo “limpieza de casa” a fondo y algo fastidiado de vivir confinado, en armonía doméstica y conyugal. El esquema propio de Marte es el de salir, mostrarse, competir, pelear, conquistar, someter y en este momento su personalidad fuerte e impositiva no merma, pero se vuelca sobre él mismo y esto nos crea enojo e impaciencia. Para quienes habitamos el paralelo correspondiente al huso horario GMT-6, que viene desde el Ártico y baja por el centro de Canadá siguiendo la línea por en medio de los estadounidenses y pasando por el centro de México para luego penetrar en la inmensidad del océano Pacífico hasta la Antártida, la presencia de Marte agiliza el quehacer diario, poniendo atención, haciendo que seamos más eficientes y detallistas, más precisos y cautos, y muy exigentes. Marte en la Sexta Casa de estos tres países mencionados se encargará de realizar todo tipo de diligencias, acelerando los procesos pendientes para que logremos cerrar el año 2020 de una manera decente y lo más satisfactoria posible para todos.

Por lo anterior, tenemos un momento cósmico en el que debemos tomar decisiones a partir de la especulación y la confrontación, primero con nosotros mismos, y también con otros. Esperemos que los proyectos que salgan de estas discusiones y elucubraciones mentales no solo queden en un terreno propositivo, sino que se les dote de un marco apropiado para su realización efectiva.

*Astrólogo y tarotista mexicano. Lectura de Tarot, Cartas españolas y consultas astrales presenciales a sana distancia o vía Zoom.

http://facebook.com/ayubestephan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: