En la escuela vía Zoom

Alumnos de francés de las Prepas 5 y 6 de la Ciudad de México nos comparten su experiencia en clases interactivas, satisfactorias, dicen, pero con obstáculos como una mala señal de internet y la ansiedad que causa la soledad al no poder socializar en el aula

Por Annabel Juárez Mejía*

Soy profesora de francés en la Escuela Nacional Preparatoria y debido a la crisis sanitaria nos vimos en la necesidad de hacer los cursos en línea. Pese al temor inicial, me vi sorprendida ante la entusiasta respuesta de mis alumnos de 17 a 18 años tanto de la Preparatoria 6 “Antonio Caso” como de la Prepa 5 “José Vasconcelos” con un nivel B1 de acuerdo al Marco de Referencias de Lenguas. Las clases, con una duración de dos meses y por medio de la aplicación del software de videoconferencias Zoom, resultaron muy interactivas.

En lo personal, tenía cierta experiencia con los cursos en línea ya que así cursé mi maestría en Didáctica del Francés en la Universidad de las Antillas. Gracias a este acercamiento no me era desconocido el modo y el uso de las nuevas tecnologías en clase. No obstante, el reto que nos planteó la crisis por el Covid-19 fue un evento fortuito para profundizar en todos los conocimientos tecnológicos y la didáctica de la enseñanza de idiomas.

Mis seis alumnos desarrollaron sus capacidades al máximo y, con mucha motivación, se dieron a la tarea de reunirnos todos los jueves por la tarde para practicar y enriquecernos con el idioma francés. Incluso llegamos a hacer un debate interactivo vía Zoom que fue su evaluación final. Tanto para mí como para mis estudiantes la experiencia fue todo un reto, pero estamos contentos con los resultados ya que, a pesar de que se atravesaron las vacaciones escolares, nos comprometimos a trabajar fuertemente y lograr nuestro objetivo: hablar en francés vía Zoom.

Ahora, al leer sus comentarios que ellos prepararon para compartirlos con las lectoras y lectores de Diarios de Covid-19 me doy cuenta de las dificultades que se les presentaron, lo cual me sirve para mejorar como profesora en función de su aprendizaje. Son tres chicos y tres chicas, todos ellos muy motivados para mejorar su francés, muy emprendedores y “courageux”, valientes. Es por ello que les pedí nos hablaran un poco de sus expectativas sobre este curso y su valoración final, y estos son sus testimonios.

José Alberto Rodríguez González

“Tomar clase de francés en Zoom con la profesora Annabel y todos los compañeros ha sido una gran experiencia. Su buen humor y el interés que tienen mis compañeros por el aprendizaje del idioma me ha motivado y me ha impulsado a ir más lejos de lo que imaginaba: cada vez me siento más seguro cuando me explico oralmente, y me alegro de que nos comprendamos en clase, intercambiando experiencias y puntos de vista.

“Es raro hablar delante de un ordenador para hacer llegar mi voz y mi imagen hacia otros sitios. A veces tengo la impresión de hablar solo, y me pregunto cómo la tecnología es tan maravillosa para comunicarme en tiempo real con otras personas y emprender distintas acciones desde otros lugares. Sin embargo, sé que todo esto es verdadero y me agrada. De vez en cuando me siento privilegiado por vivir en esta época que, si bien no es perfecta, nos permite gozar de las diversas ciencias que nos hacen la vida más fácil. En otro tiempo hubiese sido muchísimo más complejo continuar estudiando.

“Las actividades en clase son dinámicas, y, contrario a la idea preconcebida de las clases online, no son nada acartonadas. Todos damos lo mejor de nosotros, y eso nos hace divertirnos y olvidarnos un poco del mundo, y por supuesto aprender igualmente a como lo haríamos en un aula presencial.

“Sin embargo, la distracción es un punto débil que debo trabajar para que mi experiencia y mis aprendizajes en las clases, no solamente en las de francés, sean satisfactorios. En casa hay muchas cosas con las cuales es posible distraerse. Espero que, poco a poco, todo sea más fácil; la situación que atraviesa la humanidad nos ha hecho emprender marchas que nunca imaginamos, y hacer las cosas totalmente distintas. Es por eso que es importante habituarse.

“Esto me hace pensar en una frase de Viktor Frankl, autor del célebre libro El hombre en busca de sentido: ‘Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos’. Esto es lo que hacemos nosotros, puesto que el futuro está enfrente nuestro y no podemos detenernos, desde luego siempre garantizando nuestra salud e integridad física.

“Creo que nos acercamos a buen paso al objetivo que nos planteamos al tomar estas clases. Gracias a que de vez en cuando nos equivocamos, y a los consejos que nos da la profesora, vamos eliminando las lagunas que teníamos, adquiriendo cada vez una mejor comprensión de los distintos temas que nos permiten acercarnos a un mejor dominio del francés…”

Elizabeth Moctezuma Barreto

“Aunque las videoconferencias y las clases en línea no son algo nuevo, como consecuencia de la pandemia de Covid-19 tanto los maestros como los alumnos tuvimos que adaptarnos a un nuevo método de enseñanza. Las dificultades para los maestros es que tienen que encontrar material virtual de enseñanza, y para los alumnos aprender un nuevo método de estudio.

“Creo que para que una clase por Zoom u otra plataforma sea didáctica es necesario que los alumnos sean participativos y atentos, ya que al no estar físicamente presentes en un salón se les puede dificultar concentrarse. Igualmente pienso que es mejor cuando una clase en línea es con pocos alumnos, para que el maestro pueda monitorearlos y cada uno tenga la oportunidad de participar. Otro factor que encuentro importante es que haya cierto compañerismo entre los alumnos, de esta manera la clase puede ser más dinámica.

“Una dificultad que he experimentado es la baja calidad del internet; por ende, baja calidad de audio y de pantalla, ya sea porque otros usuarios están conectados o por una mala red. Otra dificultad es que, como estudiante, necesito tener mi concentración completa en la clase para entenderla y en realidad aprender. Sin embargo, al estar en casa y no en un ambiente escolar encuentro muchas distracciones. Es por esto que el alumno encuentra las clases en líneas fatigantes.

“A pesar de que ahora estoy más tranquila con mis clases en línea, ya que es sólo una, cuando tenía cinco estaba estresada. Estresada que mis compañeros hicieran un buen trabajo, estresada porque no podía preguntarle directamente al profesor y estresada por saber si mi tarea había sido recibida. Mucho de lo anterior es igual o parecido a la escuela presencial, pero el factor que cambia y el que considero más importante son los amigos, la socialización. Nuestros compañeros son los que evitaban que nos sintiéramos solos y las clases en línea nos aíslan de cierto modo, le quitan el factor social a lo que uno como estudiante considera debe estar incluido en una clase, y sólo queda lo educativo.

“Mi generación entra a la facultad en dos meses y todavía no tenemos idea de cómo se desarrollarán las clases. Personalmente, ansiaba entrar a la universidad, pero ahora siento ansiedad por tener que volver a las clases en línea.”

José Antonio Zahuantitla Vázquez

“Debido a las condiciones actuales a las que nos enfrentamos, la manera de enseñar se ha modificado radicalmente, cambiando las clases análogas en virtuales. La experiencia que he tenido ha sido a través de la plataforma de Zoom, la cual afortunadamente ha sido buena dado que los profesores de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) se han dado a la tarea de buscar los recursos y ayudas para dar la clase de la mejor manera posible, como son videos con explicaciones cortas, audios y los PDF, trabajando en grupos pequeños, además de otorgar siempre el apoyo necesario, no sólo para responder alguna duda sino también para cualquier problema que surja con el material, así como tener una gran disponibilidad para estar en contacto con los alumnos.

“A pesar de lo anterior, en la mayoría de los casos es posible que surjan una gran cantidad de problemas como es la mala conexión de internet, así como la dificultad para abrir los archivos, además de que en algunos casos los profesores no tienen un contacto continuo con la tecnología. Pero también puede ser que los grupos sean muy numerosos y la interacción entre los alumnos mismos, así como el profesor son nulos. Personalmente considero que, para mejorar las clases en línea, se debería comenzar reduciendo los grupos ya que los mismos permiten que la interacción entre los alumnos y el profesor sea más dinámica, y eso le permite al maestro poder resolver las dudas que surjan, además de que hay una participación más notable de los alumnos y que puedan interactuar entre ellos mismos. Además de instruir a los profesores para que estos sean capaces de utilizar todos los recursos a su disposición y que tengan un mayor dominio de la tecnología.

“Finalmente, a pesar de la experiencia positiva que he tenido al aprender en las clases en línea, personalmente prefiero las clases análogas pues no sólo permiten tener una mayor interacción entre el profesor y los estudiantes, sino también con nuestros compañeros y amigos. En el aula las explicaciones son más rápidas, al igual que la resolución de las dudas, además de que no se depende de una conexión mala de internet y se permite que una mayor cantidad de la población pueda tener acceso a las clases presenciales.”

Zaida Guadarrama Cabrera

Como estudiante del México en el que vivimos no es fácil acceder y aprehender los conocimientos de un nuevo idioma. Revisar conjugaciones, aprender estructuras, memorizar vocabulario, lidiar con tareas, tus compañeros y tus constantes conflictos de la adolescencia. Si ya de por sí estudiar una lengua es complicado, ahora imagínenlo en medio de una pandemia. Es un reto. Sin embargo, no es fácil acceder a la oportunidad. Estudiantes, maestros e instituciones estamos atravesando por una crisis para la cual quizás no estábamos preparados y nos ha expuesto a diversos conflictos con la tecnología: le pico aquí, abro este link, comparto pantalla, olvido que el micrófono estaba prendido, mi compañero no se puede conectar…

“Entre otras cuestiones, es la misma tecnología la que nos ha hecho crecer. Durante mi tiempo en el curso de Certificación de Francés he aprendido que todas las herramientas para prepararte siempre han vivido en la Internet, pero nos hace falta saber la manera de aprovecharlas; que, de pronto, tienes compañeros que se sienten cercanos a pesar de que nunca los conociste en persona, que quizás el encierro es el momento perfecto para no sólo estudiar un nuevo idioma sino también para pulir habilidades que ya posees, que ahora son tú y tu maestro los que aprenden a aprender y se divierten en el proceso.

“Me siento afortunada por tener la posibilidad del acercamiento con el idioma porque sé que muchos otros estudiantes, incluso sin pandemia, no poseen los recursos. Me emociona convivir virtualmente con compañeros con los que quizás nunca comparta salón, pero sí un gusto por el idioma y el entusiasmo por aprenderlo. Disfruto conocer a mi maestra desde este ángulo de la pantalla y reconocer su labor al compartirnos lo que sabe.

“¿Aprender un idioma en medio de una pandemia es difícil? Sí, pero incluso podemos agradecerle por mostrarnos que una vez que tienes la oportunidad de estudiar nos queda tomarla, transformar las adversidades en conocimiento y ya habiendo conocido lo mejor que podemos hacer es compartirlo.” 

Sonia Alcaraz

“Mi experiencia al tomar clases mediante una plataforma ha sido totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada, en especial porque he tenido que aprender a utilizarla, así como todas sus funciones.

“Las clases son más dinámicas ya que utilizamos diferentes materiales que están en la Internet como videos, fórums, entre otros. Asimismo, las clases son muy cómodas, dado que al estar en mi casa yo puedo acomodar mi nuevo ‘salón de clases’, lo que a su vez es complicado porque existen más distractores que en la escuela.

“También, el poder aprovechar mi tiempo estando en casa aprendiendo ha sido muy bueno para distraerme. De igual forma el estar en contacto con personas que tienen los mismos intereses lo vuelve más ameno, puesto que comenzamos a formar nuevas amistades de una manera distinta.”

Christopher Hernández Silva

“En un inicio era tan difícil mantener un control de horarios, quién pensaría que yo dormía mejor cuando iba a la escuela. Pero, poco a poco, me fui acostumbrando y dando orden a mi vida. Sin embargo, aún es muy difícil separar el tiempo de procrastinación y trabajo (he tenido hasta que dejar sin wifi mi teléfono para poder concentrarme…). Además, sentía que trabajaba y trabajaba y no avanzaba.

“Pero también ha habido buenos momentos durante las clases en línea, por ejemplo: en mi clase de francés hubo un debate donde fue muy divertida la competencia y se sentía como si estuviéramos discutiendo en físico. Además, algunas veces han sucedido momentos graciosos, como por ejemplo cuando algún pensamiento se te sale y como el micrófono todo lo registra, una mala palabra (‘¿Cómo chingados se decía?”, o cosas más banales como ‘Tengo hambre’), pues es divertido…”.

“Una vez en una clase a las 7 de la mañana me quedé dormido (por suerte apagué mi cámara y mi micrófono) o en otras a esa misma hora había compañeros literalmente con las sábanas sobre ellos. Quién pensaría, tal vez y conoceremos a nuestros compañeros profesores del siguiente año en línea.”

*Profesora mexicana (CDMX), egresada de la Maestría de Didáctica del Francés de la Universidad de las Antillas 2017 y licenciada por el Instituto Superior de Intérpretes y Traductores de México. Email: annabel.juarez@enp.unam.mx , https://www.facebook.com/annabel.j.mejia

FOTOS PARA EL TEXTO: Annabel Juárez Mejía y Especial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: