To zoom or not to zoom

El teatro en los tiempos del coronavirus

 Mientras la pandemia se prolonga, teatreros y actores hallan opciones para resistir, por ejemplo, con representaciones de calidad en Zoom, YouTube, Google y otras plataformas

Por Morris Savariego*

“Telempatía” del grupo Delfos Danza Contemporánea, que presenta la plataforma virtual del teatro “La Capilla” 

Condenado a desaparecer temporalmente durante esta pandemia, el teatro ha resistido aun al precio de renunciar a uno de sus elementos esenciales: la presencia viva de actores y espectadores en un espacio común. Para ello, ha migrado para su representación a diversas plataformas virtuales como el Zoom, YouTube, Facebook, Google y otras.

Esto ha provocado enconadas discusiones al interior de la comunidad teatral para definir si esta modalidad virtual es o no teatro, si los productos en línea tienen o no una calidad aceptable o si en las circunstancias actuales se debe renunciar a esas plataformas para buscar nuevas opciones que permitan la presencia, sin poner en riesgo a actores y a espectadores.

En ningún caso se renuncia al teatro presencial, más bien se considera que estas modalidades obedecen a un estado de excepción, de emergencia.

Muchos de los teatreros que se han aventurado a experimentar con las nuevas plataformas coinciden, sin embargo, en que están abriendo nuevas e interesantes posibilidades para el teatro que quizá sean capitalizables cuando termine la pandemia, además de que actualmente están creando fuentes de trabajo e ingresos para los teatreros. 

La plataforma Zoom, creada originalmente para videoconferencias, permite grabar, editar y transmitir espectáculos teatrales con actores en confinamiento y ha posibilitado proyectos con elencos internacionales, así como el establecimiento de nuevas formas de interacción entre espectadores y actores.                                                              

Ejemplos notables son los espectáculos “La maldición de la corona”, adaptación libre de Macbeth del colectivo español La Fura dels Baus grabado en Zoom, pero accesible en Internet mediante un link, y “Telempatía” del grupo Delfos Danza Contemporánea que se transmite por la plataforma del teatro La Capilla.

También se ha recurrido a la modalidad de streaming que permite transmitir por internet toda una serie de eventos en vivo a través de un sitio web o móvil. Un ejemplo destacable es la serie, en capítulos, “Díaz Mirón y Compañía” del dramaturgo mexicano Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, más conocido como LEGOM con dirección de Luis Mario Moncada que se puede ver en YouTube.                                                                                                              

En los ejemplos mencionados se utilizan diversos recursos como animaciones, insertos documentales, juego de cámaras, etcétera. Y se recurre a diversos programas de edición de video.

Instituciones como la Universidad Autónoma de México (UNAM) o la Universidad de Guadalajara (UDG) han difundido en sus páginas web varios espectáculos  como, por ejemplo, “Vamos todos en línea” de Gerardo Trejo Luna (www.teatrounam.com.mx).

Surgió también el Teatro telefónico con el proyecto “No hay futuro posible” de Isabel Toledo, que puede oírse desde un celular en el cual actrices de Argentina, México, Chile y Puerto Rico entablan relaciones telefónicas improvisadas con el auditorio.

Se están haciendo también experimentos renunciando en lo posible a los recursos de edición para lograr un lenguaje lo más teatral posible.

Por otra parte, en la corriente que intenta rescatar la presencialidad, el grupo Guetto ha creado el concepto de Teatro Aéreo, con actores como Enrique Arreola, Luis Alberti y Genny Galeano realizando acciones teatrales en un globo de helio. 

Se ha abierto también la opción de autoteatro, con funciones teatrales a la manera en que funcionaban los viejos autocinemas –drive in– de los años de 1950.

Las escuelas de teatro y los talleristas, han optado asimismo por recurrir a las plataformas virtuales como forma de dar continuidad a la formación de los estudiantes y crear opciones académicas.

En fin, la realidad es que la pandemia se prolonga y el teatro sigue buscando alternativas para resistir.

*Director teatral y docente mexicano. Email: morriselmo49@yahoo.com.mx

FB Morris Savariego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: