Un día

Por Fabián Rodríguez*

Algo nos acecha

Atraviesa la hierba húmeda de la tarde
                              el recinto del sueño.
Trato de descifrar su latido
pero es sombra
o polvo 
y la distancia 
una vieja estación 
en el suplicio de la nada. 
Nunca presentimos 
el rostro de lo inevitable.


Mis manos ya no soportan estas ruinas

Permanecí ileso en las trincheras

en aquella época de soles migratorios
—¿Recuerdas?
Dejaban sobre las calles
la sombra muda del sueño
la lluvia atornillada en la memoria.
Para entonces
yo tan sólo era
una catedral de piedra
una catedral herida en mi pecho
una catedral
asida por la muerte
por el tiempo
y la tarde.

*Profesor de literatura y gestor cultural (Bogotá, 1993). Ha publicado su poesía en diferentes revistas, suplementos culturales y antologías. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: