La nave del misterio

Por Jaime B. Rosa*

Photo by Pixabay on Pexels.com

Nadie en la ciudad osaba acercarse a la nave fantasma que, silenciosamente amenazadora, permanecía desde hacía un tiempo amarrada a uno de los muelles del puerto.

La población sufría angustiada por miedo a lo desconocido y para enfrentarse al problema, el alcalde convocó un concurso de ideas para aclarar este asunto, y entre todas se impuso aquella que supuestamente aportaría la solución definitiva.

Días después, grupos de gentes extrañas y de aspecto desaliñado, sorprendió a los pacíficos y temerosos habitantes con su presencia. Lucían vestidos extravagantes y su único equipaje eran brochas y numerosos botes de pintura de todos los colores.

Nadie comprendía nada de todo aquello y de pronto, en un abrir y cerrar de ojos, se fue levantando alrededor de la nave un pesado andamiaje de madera. Después este ejército de artistas se dedicó en cuerpo y alma a convertir su casco en un delicioso jardín de vistosas flores.

A continuación y para mayor asombro de los ciudadanos, un ejército de apicultores depositó centenares de colmenas abiertas en su entorno, tras ser previamente despejada con contundencia la zona por la fuerza pública.

Al momento una densa nube de abejas, atraídas por los vivos colores de aquel falso jardín pintado con gran realismo en el casco, en medio de un sordo e intenso rumor, como una plaga maligna, invadió de arriba abajo todas las estancias del barco. Sin embargo y contradiciendo todas las expectativas de los atónitos ciudadanos, a nadie vieron salir de aquel infierno. Al parecer nadie vivía en él, nadie acecharía desde su interior su paz y su bienestar y por lo tanto nada había que temer. La población se tranquilizó al no vislumbrar ya peligro alguno.

Sin embargo no tardó en resurgir el miedo, cuando al amanecer del día siguiente, los ciudadanos vieran asombrados que la nave fantasma había soltado amarras ella sola, y, alejándose majestuosamente del puerto, quedaba varada para siempre, en un punto cercano y bien visible del mar.

*Filósofo español, crítico literario y doctor en Filología (Valencia, 1949), entre sus novelas y poemarios traducidos a varios idiomas figuran Arlequín en el laberinto, El embalsamador, Lugar de polen y Manzanas cuadradas de sabor numérico. Email: jaimeromero74@hotmail.com, blog: jaimebrosa.blogspot.com  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: