Dos años de los diarios

Nuestra querida amiga, colega y cofundadora de Diarios de Covid-19, Alicia Quiñones, envió un mensaje al equipo, en el que aborda el objetivo y significado de este proyecto y su balance del recorrido. Gracias, Alice, por tantas lecciones, paciencia, generosidad y cariño.

Reinventarse cuando el autismo llega a nuestra vida

Desde la experiencia que ha vivido madre la venezolana Aibsel Vizcaíno, la columnista aborda el Trastorno del Espectro Autista (TEA), creadora de un recetario especial de alimentación, con el que resolvió sus dudas sobre la dieta de su hijo.

Por Marayira Chirinos*



Esta especial entrega de Pensamiento Propositivo está orientada a hacer conciencia sobre el autismo, a propósito de la conmemoración el 2 de abril de su día en el mundo. En este 2022 el lema de la campaña a propósito de la efeméride ha sido «Un feliz viaje por la vida» con la que se pretende reivindicar el derecho de todas aquellas personas que padecen el trastorno del espectro autista (TEA) y de sus familias a disfrutar de una vida feliz.

Confieso tener meses tratando de desarrollar este artículo, pero mi extrema sensibilidad y el instinto natural de muchos hacia la negación cuando te toca vivir situaciones similares me impedía terminar de darle forma. Mi inspiración para lograrlo tiene nombre: Aibsel Vizcaíno. Venezolana, profesional universitaria brillante, inteligentísima, acuciosa y destacada, que un día decidió dar un giro total y rotundo a su vida y convertirse en la madre ejemplar de José Carlos. Bendito Dios que lo puso en su camino para conocer de cerca el verdadero amor, ese que se construye con dedicación, sacrificio e incontables lecciones.

Ser propositivo implica no dejarse vencer ante las dificultades; es reinventarse y encontrar la oportunidad de crecimiento y aprendizaje en todo lo que se nos presente en la vida. Es crear principios y formas para vivir viviendo, es servir de ejemplo a otros. Ser propositivo es ser como Aibsel.

Creadora de un recetario especial de alimentación en el TEA, Aibsel «resolvió» las múltiples preguntas que surgieron en su mente cuando el especialista que diagnosticó a su hijo con autismo le indicó que llevara una dieta libre de gluten y caseína.

«Sigamos adelante con mucho amor, fe en Dios, constancia y dedicación» fue una especie de mantra que acompañaba cada acción que ha emprendido esta madre por el bienestar de su hijo y por cambiar el pronóstico desafortunado que una «profesional» le dio, según el cual José Carlos nunca hablaría. Hoy, este joven domina dos idiomas (español e inglés), estudia otros dos (francés y latín), es graduado del High school y actualmente cursa el college. Han sido años de mucha constancia, dedicación y grandes logros. Este testimonio nos demuestra grandes cosas, una de ellas es que la intervención temprana conduce a resultados positivos a lo largo de la vida.

Como demuestra la experiencia de Aibsel, el camino es largo y muy enriquecedor. Inicia con el pediatra y continúa con el psiquiatra, neurólogo, psicólogo, psicopedagogo, terapista de lenguaje, terapista ocupacional, gastroenterólogo, foniatra e inmunólogo. Todo esto porque en el autismo es necesario el abordaje integral que acompañe cada cambio que se presenta sobre la marcha.

Todo caso es diferente, los niveles de funcionamiento y reacción a las terapias también lo son, pero nada de eso se experimenta sin el firme compromiso de madres (o padres) que asumen desde el amor tan loable responsabilidad.

Las terapias ayudan mucho a la evolución de nuestros pequeños. Una de las más conocidas es el ABA (Applied Behavior Analysis) que en castellano significa análisis de la conducta aplicada, una terapia elemental de mucha influencia en actividades cotidianas. Pero además está la equinoterapia, terapia con delfines y la musicoterapia.

Si bien es cierto que son fundamentales las terapias, nada o poco se logra si no se complementa con un buen y cuidadoso plan alimenticio libre de gluten y caseína. Al cambiar la alimentación, según la experiencia comprobada de Aibsel, notamos la disminución de las actitudes autoestimulativas, de la hiperactividad, agresividad, trastornos del sueño y otras alteraciones sensoriales y motoras.

En esta semana en la que conmemoramos la concienciación sobre el espectro autista, invitamos desde el pensamiento propositivo a reflexionar sobre este testimonio y experiencia tan valiosa de Aibsel Vizcaíno, quien se siente grandemente bendecida y agradecida a Dios por la oportunidad de vivir el TEA, al que considera un mundo distinto, «que te permite ver la vida desde un ángulo poco común, ese mismo ángulo que te permite volver a los hábitos de nuestros ancestros, donde los químicos eran escasos y la calidad de nuestros alimentos era de primera, como el tiempo y dedicación hacia nuestros pequeños».

Para esta madre altamente propositiva aplausos de pie y el agradecimiento por ser inspiración.

*Comunicóloga venezolana. Madre de Abraham, Samuel y Sara.
**Agradecemos al diario El Universal por permitirnos la difusión de esta columna, publicada originalmente el 3 de abril de 2022.

“Hay que seguir la marcha”

Desde La Habana, Cuba, la doctora Mayra Mier, oftalmóloga especialista en Retina, comparte estos poemas escritos bajo el nombre de Muso, agradeciéndole con alegría a la vida porque “me ha enseñado a reponerme, de los miles de caídas”.

«Que siempre con amor un nuevo día comience»

Actitud

Érase una viejita,
entrada en bastantes años,
ella con su actitud, emanaba juventud,
muy amable le pregunto, que cómo llegó a ese punto…
Cortésmente contestó…
hay que saber mi hijita,
que en esta vida tan corta,
toda la mente se agota,
si no ríes y más gozas,
deja de preocuparte,
pero nunca de ocuparte,
de solo lo que te guste,
pa’ fuera lo que disguste,
sigue siempre este consejo,
para que activo y más pleno
puedas llegar a viejo.

Muso 2021 ♥

Empínate

Siempre que me levanto,
le doy gracias a la vida,
me ha enseñado a reponerme,
de las miles de caídas.
Saber tomarlo con fe
y creer en ti misma,
seguro te da la fuerza,
que te empina ante la vida.
Todo tendrá solución,
si con empeño te afanas,
querer lo perfecto es de humano,
porque querer y poder,
van tomados de la mano.

Muso 2022 🥀

Caricia

Ya no soy huracán,
sólo una brisa fresca,
ya dejé de empujar
y soplar con tanta fuerza.

Más bien muy suave acierto,
acariciar tus mejillas  
en tu frente hago cosquillas,
donde poso mil besos.

Muso 2022 🥀

Años

La edad va descontando,
mi pelo va blanqueando,
ya mi piel se va arrugando,
evito los espejos, no quiero sus reflejos.

Así como los años, te restan juventud
y opacan tu belleza, me doy a la razón,
me lleno de esperanzas, 
me vuelvo más prudente,
entreno así mi mente,
para que menos falle
y aumente mi confianza.

Más eso no me vence y
el tiempo me convence,
doy gracias al Señor,
que siempre con amor, un nuevo día comience.

Muso 2021 ♥ 💕

Decido

Eché una ojeada a mi vida,
recordé esos momentos,
de la infancia, juventud,
mis logros, mis temores,
los tormentos… también aquellas derrotas,
mis caídas, levantarme,
la familia, el cansancio al empinarme
y no terminar vencida.

Pasaron como en desfile,
una detrás de otras,
me enseñaron, que no vacile,
también que los años pasan,
no sin dejar sus marcas,
todo alcanza sentido, 
en mi vida yo decido…
hay que seguir la marcha…

Muso 2022

****************

Diez de mayo en México: madres buscan a hijas e hijos desaparecidos

En esta fotogalería, el autor retrata diversas escenas de las movilizaciones que realizaron diversas colectivas de madres en la Ciudad de México, para reclamar el paradero de miles de personas desaparecidas.

Por Luis Barrón*

El Día de las Madres en México está marcado por las más de 100 mil personas desaparecidas, sus madres y familiares los buscan sin cesar a pesar de la crisis sanitaria generada por la pandemia, que causó que se suspendieran las movilizaciones para exigir a los gobiernos federal y estatales continuar con las investigaciones acerca de su paradero.

Las madres, portando las fotografías de sus hijas o hijos, tomaron las calles de la Ciudad de México en demanda de la presentación con vida, investigaciones serias y resultados que ayuden a dar certeza a las familias sobre su destino. 

Hay fotografías de personas de todos los niveles sociales, aquí la situación de su desaparición no tiene distinción. Lamentablemente, las autoridades no han dado respuesta sobre su paradero en los últimos meses o años, además de que minimizan las causas y maltratan a los denunciantes, violando así doblemente sus derechos humanos. 

Contingentes provenientes de varios estados de México y de otros países de América Latina recordaron a quienes, siguiendo la ruta del «sueño americano» en pos de un trabajo en los Estados Unidos que les permitiera enviar dólares a sus familias en sus lugares de origen, “se perdieron en algún punto de la República mexicana”. Ahora, la lucha tomó forma en la “Marcha de la dignidad nacional: madres buscando a sus hijas e hijos, verdad y justicia” en México.

A TODAS LAS MADRES UN GRAN ABRAZO, NUESTRA SOLIDARIDAD EN SU LUCHA INCANSABLE Y DIGNA PARA LOCALIZAR A SUS HIJAS E HIJOS, NUESTRO RESPETO.  

*Editor de Fotografía de Diarios de Covid-19.

Día de las Madres revisitando el dolor

En esta nueva entrega, la columnista y tanatóloga reflexiona sobre el significado de volver a visitar el dolor provocado por el fallecimiento de una madre, en un mes donde se les festeja y recuerda.

Imagen de Vlanka en Pixabay

Por Blanca Fernández*

«El peor defecto que tienen las madres es que se mueren antes de que uno alcance a retribuirles parte de lo que han hecho. Lo dejan a uno desvalido, culpable e irremediablemente huérfano. Por suerte hay una sola, porque nadie aguantaría el dolor de perderla dos veces», es una frase de la escritora Isabel Allende.

Así comienzo este texto sobre el 10 de mayo, una de las fechas más importantes en México, en la que la publicidad que incita a comprar el mejor regalo, inunda las ciudades, los espacios televisivos, las redes sociales.

Todo es festividad.

Cuando se es huérfano de madre, esta fecha nos orilla a revisitar el dolor de la pérdida, a escarbar en la herida emocional, resentir su ausencia y algunas veces fantasear con la idea de evadir de alguna manera ese día. Y al finalizar la jornada, sentirse aliviado de haberle ganado la batalla al dolor.

Nuestra única opción es escudriñar entre los recuerdos para mantenerla con vida en la memoria del corazón.

Después de todo solamente morimos cuando somos olvidados.

El lazo que creamos con una madre, ni siquiera la muerte puede romper.


*Tanatóloga. Facebook: Blanca Fernández

Educación, a merced de un cerro: las clases a distancia que desnudaron la desigualdad educativa

A partir de sus experiencias en un centro de bachillerato de San Luis Potosí, el autor describe una serie de dificultades que enfrentaron los alumnos para poder continuar su educación en plena pandemia, sin acceso a una red de internet fija y el desafío de estudiar pese a las presiones económicas.

Foto: Conafe Sede Matehuala SLP

Por Ramón Cámara Guadarrama*


La pandemia nos dejó ver muchas realidades inimaginables y pareciera que fueron sacadas de los cuentos de Andersen, pero por absurdas que parezcan, la realidad supera la imaginación.

En época de confinamiento por el covid, ante la lucha por el deseo de salir adelante en los estudios, cumpliendo con los deberes escolares marcados por las necesidades de aprendizaje, y enfrentándose a la carencia de conectividad, en San Luis Potosí hubo alumnos que todos los días subían al cerro para captar la señal del celular a fin de poder usar sus aplicaciones y estar atentos a las clases o tareas de los maestros. Fueron parte de quienes padecieron la desigual brecha digital en México, donde el 73 por ciento de la población utiliza internet en las zonas urbanas, frente al 41 por ciento en el ámbito rural, debido a problemas de infraestructura básica para ello.

En este periodo de cuarentena, que duró más de un año y medio, se presentaron todo tipo de situaciones, algunas de ellas inimaginables, pero han dejado un escenario muy claro: la lamentable y cada vez más acentuada desigualdad social que vivimos en nuestro México, esa que se presenta en la gente que nos rodea y de la que a veces ni siquiera nos percatamos y mucho menos, entendemos. Son entornos que parecen sacados de la novela El Proceso de Kafka, donde el «proceso» es parte del absurdo de la vida y la ridiculez de la realidad, entender por
qué se tiene que llevar a cabo tal o cual situación en un burocrático mundo cuya única solución es que no existe tal.

Como director de un bachillerato tecnológico, en una comunidad apartada a 50 kilómetros de la capital potosina, logro confirmar una serie de situaciones que se presentan en la crueldad de lo ordinario y con las que nuestros alumnos conviven día a día, aunque para ellos no les parezcan brutales en verdad, ni se quejen y ni siquiera comprendan por qué a veces las veo como crueles.

Antes de concluir el pasado ciclo escolar, y aún sin acudir al cien por ciento a las clases presenciales, me di a la tarea de contactar a algunos de los alumnos que estaban más retrasados en la entrega de los trabajos escolares y las tareas académicas encomendadas por los docentes. A partir de ahí, encontré respuestas enternecedoras y hasta heroicas frente al reto de superar las adversidades. De esas actitudes memorables que nadie se enterará, pero marcan la diferencia entre la gente
que vivió quejándose del encierro de cuarentena, de la desgracia de no poder ver a los compañeros de la escuela o de lo que significó a esa edad no poder coexistir físicamente con los amigos con los que se comparte la etapa de bachillerato.

En el momento de estar conversando telefónicamente con los alumnos de mi bachillerato, más de alguno me compartió la circunstancia que vivió y cómo fue su experiencia, con la sencillez que caracteriza a la gente de campo y con la postura
de no ceder ante las adversidades, pues sus ganas de salir adelante son más fuertes que las desdichas que los aquejan. Lo ejemplifico con el siguiente caso:

Un alumno del cuarto semestre de la carrera de Técnico en Mantenimiento Industrial, vive en una comunidad donde no se cuenta con transporte público, no llega la telefonía fija y tampoco hay señal de celular. Ante la pregunta: «¿Qué dificultades estás teniendo para enviar tus trabajos?», surgió la respuesta cálida de «no muchas, director, pero sí de repente me las he visto difíciles. He hecho casi todos los trabajos que me piden los maestros. No tengo computadora en casa y, como sabe, tampoco tenemos internet ni señal de celular. Además, en mi rancho no hay quién nos pueda alquilar una compu. Todos los días, por la mañana, me subo al cerro, que es donde puedo captar la señal del celular para ver qué me han dejado de tarea las clases o videos que los maestros me han enviado y los trabajos que debo realizar para poder cumplirlos y mandarlos por la tarde. Me estoy casi desde las nueve hasta las diez de la mañana recibiendo mensajes de WhatsApp, porque no tengo correo electrónico. Pero, además, la semana pasada estuvo lloviendo, por lo tanto, no podía subir al cerro. Luego, por la lluvia, quise trabajar en la casa en la noche para adelantar trabajos para otros días y que no se me juntaran y pues, se iba la luz y ya tenía que terminar temprano, porque pues a oscuras no se puede trabajar ni tampoco puedo cargar la batería de mi celular».
Agregó: «Algunos maestros mandan videos explicando la clase y a veces ni termino de bajarlos, porque se me acaba el saldo, y tengo qué bajar a comprar saldo en la ferretería que está a varios kilómetros de aquí. Pero no siempre tengo dinero suficiente para recargar datos a mi celular y seguir recibiendo videos o mensajes. Entonces, hay ocasiones que hasta dos o tres veces subo al cerro. Cuando solamente se trata de mensajes e indicaciones, bajo y hago lo que me piden. Trabajo en mi casa en mis cuadernos y luego les tomo foto para poder
enviar las tareas, pero me ha pasado que cuando subo al cerro a mandar las tareas que me indicaron, ya tengo nuevos trabajos para realizar y, pues, no me la puedo pasar todo el día en el cerro. ¿Usted me entiende? Hay veces que ya está oscuro para volver a subir, aunque acabe el mismo día. Por eso, en algunas
ocasiones no he podido entregar a tiempo en la fecha que los maestros me lo han indicado. También, cuando bajo, pues como en la casa tenemos chivas y vacas, tengo qué darles de comer y atenderlas. Mis papás me apoyan, pero pues de eso vivimos en
la casa. Como no hay trabajo para mi papá, porque estamos muy lejos y retirados del pueblo, nos dedicamos a la agricultura y al ganado para tener algo de que vivir».

Casos como este, donde no hay conectividad en telefonía fija ni móvil, por extraño que parezca a quienes residimos en zonas urbanas, son el pan de cada día. Mucho menos hay internet, la señal televisiva es limitada y de pésima calidad y, en ocasiones, hasta la radio llega con dificultad, pues pese a pertenecer a la
capital potosina, el territorio y geografía donde están enclavadas esas comunidades provoca deficiencia en captar todas las estaciones de FM, limitándose solamente a recibir señales de estaciones populares con bajo o nulo contenido cultural. Esto hace que las condiciones de aprendizaje, crecimiento cultural y desarrollo académico estén en una situación de desventaja con
respecto a quienes disponen de telefonía fija, telefonía celular, datos celulares suficientes por contar con plan fijo o señal de internet estable en casa.

Esta es la realidad de nuestro México, el desigual país al que pertenecemos y donde las limitaciones y carencias se dejan ver cada vez más, colocando en situación de vulnerabilidad a quien de por sí ya es vulnerable por su propia condición de pobreza. Esta realidad común también la vive gente común y de la cual no nos percatamos de su existencia, pero haber dado respuestas de responsabilidad y crecimiento en situaciones de pandemia la hicieron heroica, pues al cumplir en situaciones adversas de economía e infraestructura, los colocan en una posición ejemplar de resiliencia y de responsabilidad, no siempre conocida y valorada.

¿Se imaginan, como empresarios, tener gente que sea capaz de sobreponerse a las adversidades laborales? ¿De contar con personal que busque opciones creativas para la solución de problemas? ¿De tener colaboradores que no se amilanen ante los infortunios de la empresa? Contar con gente así es tener la
certeza de que esa empresa, ese lugar, esa familia, ¡siempre saldrá adelante! Por difíciles que sean las condiciones que se les presenten o por contrarias que sean
las experiencias de la vida que tengan que afrontar. ¿O no?

*Profesor de bachillerato.

¿Cómo es laborar en Wikimedia Foundation?

«El covid no fue un desafío, ya veníamos trabajando a distancia«

Por Rosa Elba Zamora*

Foto: Especial

Wikimedia Foundation (WMF) es una organización sin fines de lucro que administra y dirige Wikipedia y sus páginas hermanas (Wikilibros, Wikiviajes, entre otras). Antes de trabajar en WMF, comencé como voluntaria años atrás para Wikipedia. Desde 2019, colaboré como editora revisando artículos, lo cual me permitió añadir información a fin de enriquecer los textos y agregarles un valor para beneficio de los lectores. En 2022, se presentó la oportunidad de trabajar para la organización y luego de un proceso minucioso, afortunadamente fui seleccionada para el cargo de Gerente de Programas, al frente de un equipo diverso y multidisciplinario.

Mi experiencia de trabajo en una organización que cuenta con casi 600 empleados en todo el mundo, ha sido muy diferente a mis anteriores desempeños. Una de sus principales características es que se labora bajo un método asincrónico, es decir, que pueden realizarse las tareas sin necesidad de estar conectados a la red, lo cual redunda en una mayor eficiencia y un mejor aprovechamiento del tiempo, aunque la desventaja es que no hay un contacto permanente con los colegas, solamente en las reuniones programadas.

Cabe destacar que, durante la etapa más intensa de la pandemia de Covid-19, el trabajo remoto no representó un desafío para mi equipo ni para mí, pues ya veníamos operando a distancia. Sin embargo, sí hubo restricciones en cuanto a los viajes y cualquier desplazamiento que implicara acudir de manera presencial a las oficinas centrales que se encuentran en San Francisco, Estados Unidos y en Holanda.

Además de esta particular característica del trabajo asincrónico, he tenido la experiencia de colaborar con personas en distintas partes del mundo, algunas en África y otras en Europa y América del Norte, ya que el equipo del cual formo parte es el puente de comunicación entre editores o voluntarios y el grupo de desarrolladores, que son los que llevan a cabo los ajustes del software. Así, a la vez de delinear los nuevos proyectos a implementarse o realizar cambios en los contenidos de las páginas, es preciso llevar a cabo una tarea minuciosa de retroalimentación de los editores en las diferentes ciudades y continentes. Esto ha sido fundamental para comprender la manera en la que WMF lanza nuevas herramientas tecnológicas acordes con las necesidades del público a través de un proceso de amplia cobertura. En ocasiones, esto se torna complicado dado que Wikimedia Foundation busca siempre asegurar la inclusión de todos los grupos de interés y así enriquecer la plataforma.

Uno de los proyectos que más me ha entusiasmado ha sido la traducción automática de los contenidos que ofrece Wikipedia y que permite la conversión de sus páginas a una infinidad de idiomas. Esto amplía, sin lugar a dudas, la proyección y el alcance de este estrado de cara a los nuevos retos de información, comunicación e inclusión en un mundo cada vez más interconectado.

Y hablando de inclusión, este es otro rasgo esencial que distingue a Wikimedia Foundation, al sumar los esfuerzos de un equipo calificado que busca asegurar de manera permanente el respeto a la diversidad, la equidad y la integración, tanto a nivel externo como al interior de la organización. Y es que, si bien en nuestro grupo la lengua nativa de la mayoría no es el inglés, el ambiente laboral es siempre cordial y ameno, evitando resaltar posibles diferencias aun cuando estas son bienvenidas.

Otra singularidad de nuestro trabajo es la colaboración, algo que tal vez podría resultar obvio, pero cuando encuentras un lugar donde tus colegas están dispuestos o dispuestas a apoyarte y enseñarte, la magia sucede, lo cual es muy gratificante. No obstante, esto no es casual, ya que esta peculiaridad obedece a la visión misma de la empresa que ha sido construida desde la diversidad del conocimiento. Esto genera un sentido de pertenencia desde la pluralidad de ideas, de contextos y de enfoques, que abonan también al trabajo en equipo y a la colaboración.

Entre los retos que he enfrentado está el tener que asegurar el flujo permanente de trabajo en mi equipo y la planeación de eventos que, asimismo, me han servido de escuela para crecer como parte de la comunidad Wikimedia Foundation. Tener la posibilidad de colaborar en su desarrollo, es un motor que me inspira para seguir gestionando herramientas que ayudan a crear un espacio de conocimiento libre y accesible para todos.

* LinkedIn Rosa Elba Zamora

“Mujeres en poder de la palabra”: un informe revelador

Tras dos años de trabajo, la asociación PEN Internacional, en alianza con la UNESCO y la organización Women in Literary Arts (VIDA), dieron a conocer un estudio sobre la representatividad de las mujeres escritoras y periodistas en cinco países de América Latina, México, Nicaragua, Ecuador, Guatemala y Honduras donde, pese a la desventaja histórica en relación con los escritores hombres se observan avances gracias a las nuevas tecnologías y el empuje de las jóvenes generaciones.    

Por Irene Selser*

La asociación mundial de escritores PEN Internacional, en alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la asociación Women in Literary Arts (VIDA), con base en Nueva York, presentaron recientemente en la Ciudad de México un informe de casi 500 páginas en su versión impresa y digital (https://pen-international.org/app/uploads/Mujeres-en-poder-de-la-palabra.pdf), cuyo propósito es mostrar la realidad de escritoras y periodistas en cinco países de América Latina, como fase inicial de un proyecto que busca incluir al resto de la región y el Caribe.

Este esfuerzo fue dirigido por la periodista y editora Alicia Quiñones, coordinadora de PEN Internacional para las Américas y está inspirado en el Manifiesto de la Mujer de PEN Internacional, aprobado en 2017, en Lviv, Ucrania, bajo la premisa de que «la literatura no conoce fronteras». Tampoco deben tenerlas la libertad de expresión y de creación, si bien, en el caso de las mujeres, estos derechos humanos universales siguen siendo cercenados, al igual que el derecho a la educación y la cultura, lo que constituye otra forma de violencia de género. 

La participación de la UNESCO en esta ambiciosa investigación, conjuntamente con PEN y VIDA se alinea con la Agenda de Desarrollo 2030 de la ONU, que desde 1945 ha trabajado para promover la igualdad de género, así como los derechos y la autonomía de la mujer.

Como afirma Quiñones, este reporte fue posible gracias al Programa de Participación 2020-2021 que la UNESCO otorgó a PEN Internacional y a sus centros PEN en Chiapas, México, así como en Ecuador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Al respecto, el Centro PEN Nicaragua fue clausurado en febrero de este año por el gobierno de ese país y el Informe fue encabezado por la reconocida escritora, poeta y activista Gioconda Belli.

Así, los citados centros se dieron a la tarea de medir la equidad de género para las escritoras, muchas de ellas también periodistas, tomando como referencia su participación e incidencia durante un periodo previamente fijado en catálogos editoriales, certámenes literarios, festivales, revistas especializadas, suplementos culturales y periódicos impresos o en línea, entre otros espacios. 

Además de medir la representatividad femenina, los Centros PEN realizaron un total de 27 entrevistas a profesionales pluriculturales de la literatura, los medios y el ámbito editorial, quienes de viva voz opinan sobre el estado actual de la equidad de género, los obstáculos para el reconocimiento y la consolidación de su trayectoria, la dificultad para acceder a los premios literarios y cuáles son las condiciones que pueden determinar su exclusión como escritoras, por ejemplo, la raza, la lengua originaria, el estatus socioeconómico, los códigos culturales y la definición sexual o la edad, entre otros.

En términos generales, el Informe -que tuvimos el gusto y la responsabilidad de editar- testimonia que en el ámbito de la literatura y también del periodismo, la presencia de mujeres escritoras y columnistas sigue siendo minoritaria en los países seleccionados; si bien esta realidad está cambiando, ya que las nuevas generaciones de escritoras, ya sean poetas, cuentistas o novelistas aseguran estar perdiendo el miedo a hacer escuchar su voz sacando provecho, por ejemplo, de los beneficios que ofrece la era digital con la horizontalidad e inmediatez de los intercambios a través de las redes sociales, recursos virtuales como el Zoom y la posibilidad de publicar en la nube en ediciones de autora o en coediciones con una nueva generación de editoriales llamadas independientes que, a diferencia de los grandes sellos, están apostando a la calidad con una mirada inclusiva —aun cuando muchos de sus directivos sean hombres—, principal aliada de la equidad.

Ganar la guerra contra el ser invisible, romper el silencio frente a la inequidad secular de género en América Latina y superar las limitantes que implica la condición de mujer, así como los intereses del mercado editorial, son algunos de los retos que se plantean hoy las escritoras de los países monitoreados, en el entendido de que no se trata de no publicar a escritores, sino de enriquecer la oferta editorial con las voces de «la otra mitad del mundo», relegada históricamente por el lastre del machismo que sigue pesando en nuestras sociedades y culturas.

En la introducción del Informe, Burhan Sönmez, presidente de PEN Internacional, y Jennifer Clemente, su presidenta emérita, hacen un recuento del origen de esta iniciativa, inspirada en la experiencia que desde 2010 lleva a cabo Sara Iacovelli, directora de Women Literary Arts (VIDA), la organización con sede en Estados Unidos que creo este modelo de conteo donde voluntarios de todo el país dedican miles de horas para realizar una ardua tarea: contar de forma minuciosa el desglose de género en las principales publicaciones literarias y reseñas de libros, para ofrecer una evaluación precisa del mundo editorial. Gracias a esto se han logrado profundos cambios en la industria editorial estadounidense.

Agregan los responsables de PEN Internacional que las estadísticas que se ofrecen en este conteo, sus desgloses y las historias de las escritoras entrevistadas, confirman que «la desigualdad de género es grave y debe ser abordada por las editoriales, las revistas literarias, los periódicos y las organizaciones que otorgan premios en la región. También es importante reconocer que, a menudo, los relatos o libros premiados escritos por mujeres suelen tener un personaje central masculino, lo que expone la sutileza de los prejuicios».

«La esperanza -subrayan- es que la información y los testimonios aquí representados no solo pongan de manifiesto el patriarcado profundamente arraigado, sino que aporten a un verdadero cambio. Como dice el Manifiesto de las Mujeres de PEN Internacional: ‘Sin la plena y libre expresión de la creatividad y el conocimiento de las mujeres, la humanidad está llena de carencia y aflicción'».

A su vez, Alicia Quiñones, asegura en la presentación del Conteo que el mismo «renueva nuestro llamado a los Estados, a los medios de comunicación y a las empresas editoriales a fortalecer políticas públicas y editoriales. En PEN Internacional seguiremos defendiendo a los escritores y escritoras, a la libertad de expresión y a la literatura como ese lenguaje común entre los pueblos y el entendimiento del mundo».

Destaca a la vez que este Informe se basa en análisis cualitativos y cuantitativos que se realizaron en los cinco países seleccionados, basados en áreas claves para el desarrollo de las carreras profesionales de escritoras y periodistas. «No es una investigación exhaustiva -nos dice- sino una muestra representativa que mide una realidad. Debido a que a las realidades de cada país son diversas y las autoras consolidan sus carreras de acuerdo con cada contexto, los grupos de investigación eligieron los contextos bajos los cuales llevaron a cabo sus conteos».

Por último, advierte que si bien «es claro que no existen medios culturales o editoriales igualitarios, hay avances para lograr dichas condiciones. La situación de los medios de comunicación, premios literarios o espacios editoriales son apenas un síntoma del problema que está allá afuera. La falta de igualdad y la libertad de expresión impactan en el ejercicio de nuestros derechos».

A su turno, Frédéric Vacheron, representante de la UNESCO en México, se congratuló en la presentación de este Conteo del esfuerzo llevado a cabo por PEN Internacional. En su texto señala que «Mujeres en poder de la palabra» permite visibilizar «el rol de las mujeres en el procedso creativo del mundo literario y el ejercicio de su labor periodística, pero, sobre todo, coloca sobre la mesa la reflexión urgente de trabajo que nos queda por delante para poder sortear los desafíos a los se enfrentan las mujeres artistas y profesionales de la cultura».

Tras resaltar el apoyo de la UNESCO que hizo posible la realización de este Informe, Vacheron plantea que «dentro de una sociedad mayoritariamente sexista, estos desafíos conforman el espectro de representación que tienen las mujeres en el ámbito cultural y periodístico». Por lo mismo, añade, «es fundamental reconsiderar la importancia de estos procesos para el desarrollo sostenible, equitativo e incluyente en las sociedades».

Así, «la comunidad internacional y todos los Estados miembros de la UNESCO reafirman el apremio de enlazar esfuerzos estratégicos para la eliminación de la violencia de género, la discriminación, la violación a la libertad de expresión, la censura y el empoderamiento económico y sociocultural de las mujeres».

*Periodista, escritora y traductora. Editora de Diarios de Covid-19 (diariosdecovid@gmail.com) FB: Irene Selser

Poetas en cuarentena

Poemas de muerte, exclusión y espera

Editorial Mastodonte

Por Mónica Braun*

Para MaryCarmen Castillo, escribir es un modo de entender el mundo y lo que va viviendo. Solo hasta que lo ve escrito logra comprender lo que sucede a su alrededor. La estructura en lo que escribe le da también estructura a su vida. Cree en la poesía como un ejercicio especular. Está convencida de que leer un poema que nos atrae al punto de dejarnos mudos hace que algo dentro de nosotros cambie, como si los versos contuvieran un dispositivo que detonara dentro de nuestro aparato psíquico e hiciera volar por los aires lo que creíamos saber de nosotros mismos.

Estos poemas recientes, escritos entre 2019 y 2021, hablan de la muerte, la exclusión y la espera, y establecen una relación simbiótica con su autora: el cuerpo de la poeta es el sostén físico en el cual el arte toma forma, mientras que para la poeta la pluma es la prótesis que le permite navegar por el mundo.

El poeta que vive así escribirá siempre desde la entraña y se mutilará a sí mismo en el proceso; no escribirá para quedar bien con nadie, sino porque no atina a pensar ni siquiera con mediana claridad si no puede escribir, pero sí querrá que otros lo lean, otros que escuchen y entiendan y se entiendan al leer sus poemas.

*Editora de Mastodonte (https://www.facebook.com/MastodonteEditorial).

A continuación, algunos poemas de Gente bendita**

Migrante

El que deja su tierra no sabe
qué caos lo espera al frente

                como una boca abierta de hambre
la misma que le comerá las entrañas

                                                                desde adentro

Andará por tierras habitadas de monstruos
disfrazados de ayuda      vestidos de amistad
con alucinantes máscaras de humanos
tan detalladas como un mosaico de emociones
como si fueran personas de verdad

El que deja su tierra está sembrando
oleajes eternos de tristeza
y una lágrima por cada paso que le falta

Se le va a enredar la lengua con palabras desconocidas
con gestos ininterpretables       con sonrisas
tan cargadas de desprecio
                que será difícil caminar después de verlas

Comerá arroz en bolsitas y mirará el cielo adolorido de nubes
y el arroz le sabrá raro     como a hogar perdido
como a familia abandonada
como a milpa deslabrada
y un poco también a comino
a tierra bendita
a recuerdos de infancia
y a esperanza que no cesa       que no se muere
que sigue rugiendo y latiendo y cantando en su pecho
[desdolorido
y lo guía
¡pobre auriga ciega!
a través de tierras inhóspitas para el que pretende
ser un ser humano sin papeles
tierra de odio
                                para el que nació pobre
en un pesebre de carbón apagado

y trae tierra bajo las uñas
tres granitos de tierra negra     fértil      ahíta de preñanza
la trae consigo para poner en su panza
granitos de futuro en lugar de semillas de maíz…

Y aun así canta
y aun así duerme
y aun así sueña
que llega a un paraíso donde los árboles
                les rascan la panza a las nubes
gordas de lluvia y de bonanza
y los monstruos ya no son monstruos sino gente
que tiende una mano morena de metal bruñido
compañeros de viajes pasados
viajeros memoriosos y sabios
                que conocen el camino
                y que lo reciben     por fin
                en un hogar nuevo donde a nadie le importa nada
                sino que naciste
que eres
que vives…

Y en sus sueños sueña que su familia lo alcanza
que sus manos crecen hacia él
que sus hijos son aún niños para gozar
                                                sus juegos de pirulí…

Sueña que los ama
y los ama
verdaderamente
lumínicamente
fatigosamente

mientras la Bestia acuna sus sueños
con su traqueteo amenazante y lleno de esperanzas.



Gente bendita

Quizá también yo debería
dejarme el corazón en paz     como Soledad Montoya
tenerlo como invitado     tranquilo y satisfecho…
Podría entonces ser feliz a todas horas
vivir ignorante y mansamente sorprendida
sin pensar nunca en el cielo ni en esta
                                                lejanía de mí que me consume
viviría en ese olvido precavido
de quien no se entera
                                                 que nunca está invitado a las fiestas
uno que no imagina cómo es
tener familia y no tenerla
haber amado amigos y haberlos perdido
angustiosamente     en algún rincón de la casa
                                                lleno de polvo y de escarnio consumido

Hay gente así
gente bendecida en su torpeza
en su incapacidad para enterarse
de que nadie la quiere bien
que nadie la procura
gente que no sabe que debe morir en público
porque si muere sola       nadie se dará cuenta

Hay gente así     sí
pero yo no soy una de ellas.


Fractura

Y ahora    dime
¿ahora a quién le voy a suplicar que me ame?

La gente camina su vida por las calles
Ajena    extraña

Cada día observo a la luz retraerse
                                sobre el muro desvencijado del jardín
el muro
resquebrajado por el terremoto
fracturado de lado a lado en tantas partes…

Pronto no habrá luz para ver
Los relojes avanzan y los días se suceden     uno tras otro.

Solamente yo no

Me quedé aquí
                        detenida
con el corazón colgando de las bisagras de todas las ausencias
mi corazón
que cuelga desmayado de tus pupilas dilatadas    desvividas.

Dime     ¿por qué tus ojos dejaron de ser verdes en la muerte?

Cuando sea mi turno de cruzar
¿se volverán mis ojos como los tuyos?
¿vendrás desde donde estés a recibirme?
¿me abrazarás cuando me veas?

Y mientras
–en este “mientras” que durará todo el resto de mi vida–
                                                ¿qué brutal vacío me espera?

Tu mente era el crisol donde puse a prueba
cada sueño    cada verso     cada secreto lacrado.

La gente espera que viva sin ti
yo misma lo espero    Eventualmente     la luz
reptará por el muro de regreso al jardín
e inundará mi rostro con su aire petricorado

Pero se necesita tiempo para eso
y yo perdí la llavecita para darle cuerda al reloj
                                                en mi pecho

No puedo encontrarla
Creo que te cremaron con ella

Creo
que tendré que enseñarme a andar de nuevo
sobre esta herida fundamental

Mi corazón late pero no se mueve     está como pasmado

Corazón adivino     tendrá que aprender a guiarse solo
sin la brújula de tu voz
tu ausencia brillará en mi cuello
camafeo retorcido que dé cuenta de mi angustiosa pena
y yo seré       el resto de mi vida       esta mujer que no heredó
ni tu belleza     ni tu potente necesidad de sabernos cerca
nada     sino tan solo tu tristeza      tremenda
tu piel de arena blanca
tu mente resuelta en palabras     portentosa

Tus cajones ya fueron vaciados        pusieron todas tus cosas
–tus faldas     tus uniformes     tus brasieres y tus adornos–
en bolsas negras de basura

No queda nada de ti en ningún lado

Dime sólo esto
sólo esto dime
dímelo despacio y en silencio
para que yo lo entienda     dímelo
para que yo lo sepa
cuando nos volvamos a encontrar
¿me perdonarás por haberme fracturado?


El dolor cansa

El dolor cansa
Cansan la soledad y el silencio
La voz que se hace eco a sí misma
La espera saca llagas en la piel de la paciencia
Todo lo que había nacido promesa se torna irritación
Como fruta que se va pudriendo en la cocina

El aroma se resuelve en hedor
Y se empecina     se incrusta en las pestañas     en el cabello
En la tinta con que escribo

Todo lo vivo que agoniza hiede
Tal como los corazones rotos destilan pesadumbre
Por eso nadie se les acerca
Su mala fortuna se pega en los botones de las camisas
de los que pretenden amarlos
Porque están enfermos
Enfermos de paciencia
Y de soledad
Y de una espera larga     áspera     descoyuntada

Interminable.

**MaryCarmen Castillo estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la UNAM, y la maestría en Saberes sobre Subjetividad y Violencia, en el Colegio de Saberes, donde desarrolló una teoría en torno a la obra de arte como puente entre el corpus (cuerpo, aparato crítico, différance) del autor en tanto creador y el del espectador en tanto interlocutor. Es escritora, traductora y especialista en semiótica, deconstrucción y enseñanza de la lengua española. Es fundadora del Círculo de Poetas Auris, donde ha desarrollado diversas técnicas de lectura de poesía en voz alta. Cuenta con diversas publicaciones literarias y ensayísticas.