“Mujeres en poder de la palabra”: un informe revelador

Tras dos años de trabajo, la asociación PEN Internacional, en alianza con la UNESCO y la organización Women in Literary Arts (VIDA), dieron a conocer un estudio sobre la representatividad de las mujeres escritoras y periodistas en cinco países de América Latina, México, Nicaragua, Ecuador, Guatemala y Honduras donde, pese a la desventaja histórica en relación con los escritores hombres se observan avances gracias a las nuevas tecnologías y el empuje de las jóvenes generaciones.    

Por Irene Selser*

La asociación mundial de escritores PEN Internacional, en alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la asociación Women in Literary Arts (VIDA), con base en Nueva York, presentaron recientemente en la Ciudad de México un informe de casi 500 páginas en su versión impresa y digital (https://pen-international.org/app/uploads/Mujeres-en-poder-de-la-palabra.pdf), cuyo propósito es mostrar la realidad de escritoras y periodistas en cinco países de América Latina, como fase inicial de un proyecto que busca incluir al resto de la región y el Caribe.

Este esfuerzo fue dirigido por la periodista y editora Alicia Quiñones, coordinadora de PEN Internacional para las Américas y está inspirado en el Manifiesto de la Mujer de PEN Internacional, aprobado en 2017, en Lviv, Ucrania, bajo la premisa de que «la literatura no conoce fronteras». Tampoco deben tenerlas la libertad de expresión y de creación, si bien, en el caso de las mujeres, estos derechos humanos universales siguen siendo cercenados, al igual que el derecho a la educación y la cultura, lo que constituye otra forma de violencia de género. 

La participación de la UNESCO en esta ambiciosa investigación, conjuntamente con PEN y VIDA se alinea con la Agenda de Desarrollo 2030 de la ONU, que desde 1945 ha trabajado para promover la igualdad de género, así como los derechos y la autonomía de la mujer.

Como afirma Quiñones, este reporte fue posible gracias al Programa de Participación 2020-2021 que la UNESCO otorgó a PEN Internacional y a sus centros PEN en Chiapas, México, así como en Ecuador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Al respecto, el Centro PEN Nicaragua fue clausurado en febrero de este año por el gobierno de ese país y el Informe fue encabezado por la reconocida escritora, poeta y activista Gioconda Belli.

Así, los citados centros se dieron a la tarea de medir la equidad de género para las escritoras, muchas de ellas también periodistas, tomando como referencia su participación e incidencia durante un periodo previamente fijado en catálogos editoriales, certámenes literarios, festivales, revistas especializadas, suplementos culturales y periódicos impresos o en línea, entre otros espacios. 

Además de medir la representatividad femenina, los Centros PEN realizaron un total de 27 entrevistas a profesionales pluriculturales de la literatura, los medios y el ámbito editorial, quienes de viva voz opinan sobre el estado actual de la equidad de género, los obstáculos para el reconocimiento y la consolidación de su trayectoria, la dificultad para acceder a los premios literarios y cuáles son las condiciones que pueden determinar su exclusión como escritoras, por ejemplo, la raza, la lengua originaria, el estatus socioeconómico, los códigos culturales y la definición sexual o la edad, entre otros.

En términos generales, el Informe -que tuvimos el gusto y la responsabilidad de editar- testimonia que en el ámbito de la literatura y también del periodismo, la presencia de mujeres escritoras y columnistas sigue siendo minoritaria en los países seleccionados; si bien esta realidad está cambiando, ya que las nuevas generaciones de escritoras, ya sean poetas, cuentistas o novelistas aseguran estar perdiendo el miedo a hacer escuchar su voz sacando provecho, por ejemplo, de los beneficios que ofrece la era digital con la horizontalidad e inmediatez de los intercambios a través de las redes sociales, recursos virtuales como el Zoom y la posibilidad de publicar en la nube en ediciones de autora o en coediciones con una nueva generación de editoriales llamadas independientes que, a diferencia de los grandes sellos, están apostando a la calidad con una mirada inclusiva —aun cuando muchos de sus directivos sean hombres—, principal aliada de la equidad.

Ganar la guerra contra el ser invisible, romper el silencio frente a la inequidad secular de género en América Latina y superar las limitantes que implica la condición de mujer, así como los intereses del mercado editorial, son algunos de los retos que se plantean hoy las escritoras de los países monitoreados, en el entendido de que no se trata de no publicar a escritores, sino de enriquecer la oferta editorial con las voces de «la otra mitad del mundo», relegada históricamente por el lastre del machismo que sigue pesando en nuestras sociedades y culturas.

En la introducción del Informe, Burhan Sönmez, presidente de PEN Internacional, y Jennifer Clemente, su presidenta emérita, hacen un recuento del origen de esta iniciativa, inspirada en la experiencia que desde 2010 lleva a cabo Sara Iacovelli, directora de Women Literary Arts (VIDA), la organización con sede en Estados Unidos que creo este modelo de conteo donde voluntarios de todo el país dedican miles de horas para realizar una ardua tarea: contar de forma minuciosa el desglose de género en las principales publicaciones literarias y reseñas de libros, para ofrecer una evaluación precisa del mundo editorial. Gracias a esto se han logrado profundos cambios en la industria editorial estadounidense.

Agregan los responsables de PEN Internacional que las estadísticas que se ofrecen en este conteo, sus desgloses y las historias de las escritoras entrevistadas, confirman que «la desigualdad de género es grave y debe ser abordada por las editoriales, las revistas literarias, los periódicos y las organizaciones que otorgan premios en la región. También es importante reconocer que, a menudo, los relatos o libros premiados escritos por mujeres suelen tener un personaje central masculino, lo que expone la sutileza de los prejuicios».

«La esperanza -subrayan- es que la información y los testimonios aquí representados no solo pongan de manifiesto el patriarcado profundamente arraigado, sino que aporten a un verdadero cambio. Como dice el Manifiesto de las Mujeres de PEN Internacional: ‘Sin la plena y libre expresión de la creatividad y el conocimiento de las mujeres, la humanidad está llena de carencia y aflicción'».

A su vez, Alicia Quiñones, asegura en la presentación del Conteo que el mismo «renueva nuestro llamado a los Estados, a los medios de comunicación y a las empresas editoriales a fortalecer políticas públicas y editoriales. En PEN Internacional seguiremos defendiendo a los escritores y escritoras, a la libertad de expresión y a la literatura como ese lenguaje común entre los pueblos y el entendimiento del mundo».

Destaca a la vez que este Informe se basa en análisis cualitativos y cuantitativos que se realizaron en los cinco países seleccionados, basados en áreas claves para el desarrollo de las carreras profesionales de escritoras y periodistas. «No es una investigación exhaustiva -nos dice- sino una muestra representativa que mide una realidad. Debido a que a las realidades de cada país son diversas y las autoras consolidan sus carreras de acuerdo con cada contexto, los grupos de investigación eligieron los contextos bajos los cuales llevaron a cabo sus conteos».

Por último, advierte que si bien «es claro que no existen medios culturales o editoriales igualitarios, hay avances para lograr dichas condiciones. La situación de los medios de comunicación, premios literarios o espacios editoriales son apenas un síntoma del problema que está allá afuera. La falta de igualdad y la libertad de expresión impactan en el ejercicio de nuestros derechos».

A su turno, Frédéric Vacheron, representante de la UNESCO en México, se congratuló en la presentación de este Conteo del esfuerzo llevado a cabo por PEN Internacional. En su texto señala que «Mujeres en poder de la palabra» permite visibilizar «el rol de las mujeres en el procedso creativo del mundo literario y el ejercicio de su labor periodística, pero, sobre todo, coloca sobre la mesa la reflexión urgente de trabajo que nos queda por delante para poder sortear los desafíos a los se enfrentan las mujeres artistas y profesionales de la cultura».

Tras resaltar el apoyo de la UNESCO que hizo posible la realización de este Informe, Vacheron plantea que «dentro de una sociedad mayoritariamente sexista, estos desafíos conforman el espectro de representación que tienen las mujeres en el ámbito cultural y periodístico». Por lo mismo, añade, «es fundamental reconsiderar la importancia de estos procesos para el desarrollo sostenible, equitativo e incluyente en las sociedades».

Así, «la comunidad internacional y todos los Estados miembros de la UNESCO reafirman el apremio de enlazar esfuerzos estratégicos para la eliminación de la violencia de género, la discriminación, la violación a la libertad de expresión, la censura y el empoderamiento económico y sociocultural de las mujeres».

*Periodista, escritora y traductora. Editora de Diarios de Covid-19 (diariosdecovid@gmail.com) FB: Irene Selser

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: