Con los ojos cerrados

Por Jatziri Lizeth Dimayuga Morales

“Explora tus sentimientos y así podrás explorar mente y alma de la persona que tanto amas.”

Todo empezó cuando en la escuela nos avisaron que nos íbamos a tomar un descanso de entre dos o tres semanas, pero no fue así, fue todo lo contrario. Admito no soy tan fanática de estar en un aula alrededor de 6-7 horas, era algo demasiado frustrante ya que era la rutina de siempre, es como tipo suena la alarma y dices “Otra vez” y te quedas viendo el techo y pensando hasta en la mortalidad del cangrejo. Luego de cinco minutos de ver el techo me levanto y solo observo el zapato y me pregunto: “¿De qué numero calzo? ¿Por qué es negro el zapato? ¿Es muy importante ir a la escuela?”. Yo misma me respondía y era como de no pensar en una respuesta asertiva, sino que solo me reía de las cosas que yo misma me preguntaba. De repente se escucha una hermosa melodía de Chopin, “Nocturne” y se asoma mi madre, resulta que no era Chopin, era mi madre gritando para que me levantara que porque ya se me hacía tarde para llegar al colegio.

A esto yo le llamaba vida, para mí la vida era pelear con mis  padres y solo cumplir con mi obligación, que es la escuela. Pero todo cambió en el transcurso de los meses. Pasó abril, mayo, junio y así fue, después llega OCTUBRE y fue entonces que llega ese alguien que te hace sentir algo muy diferente de lo que antes era, te hace ver un mundo de todos los colores. En cuando llega esa persona especial a mi vida, es como cuando escuchas tu música preferida mientras ves pasar a personas desconocidas y te preguntas: “¿Ellos ya encontraron el amor o solo yo?” Dicha persona me hizo ser más atenta con las personas que me rodeaban, mi ser cambiaba por completo cuando estaba cerca de él. Por ejemplo, si yo tenía dolor de cabeza con solo verlo ¡PUFF! ya no había dolor. ¿A dónde fue? Quién sabe.

Pero lo único que sé es que mi cuarentena mejoró cuando lo conocí a él, suena raro pero sí, hay veces que vas por la vida con una venda en los ojos y viene alguien y me hizo ver cosas que antes no tenía explicación para mí, pero como dice mi madre: “Todo comienzo tiene su final”.

Nadie esperaba un virus, todos teníamos planes. A lo mejor unos tenían pensado casarse, divorciarse, suicidarse, juntarse, no lo sé. Pero como yo digo, cada cabeza es un mundo, pero al final de todo debemos disfrutar cada momento con nuestros seres amados, porque no sabemos lo que pasará con esas personas que nos rodean; hay que dar el 100 por ciento todos los días. En ciertas ocasiones no pensamos, solo actuamos y así es como todos estamos –Con los ojos cerrados–.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: