Luna Nueva de enero

Este novilunio, de cara a la inminente renovación presidencial en la Unión Americana, augura una renovación de los cimientos en los que se asientan los valores de esa sociedad, que se volcará a una gran reflexión que retome temas esenciales como los derechos humanos, la salud, la economía, la migración y la ecología, sistemáticamente violentados por Donald Tump.

«La caída de los titanes o la caída de Lucifer» (1588), Cornelis Van Haarlem. Statens Museum for Kunst. Copenhague, Dinamarca. Cortesía de Wikipedia

Por Ayub Estephan*

¡Oh divino éter y vientos de rápidas alas, fuentes de los ríos, sonrisa abundante de las olas marinas! ¡Oh, tierra, madre universal! ¡Y tú, sol que todo lo mira!… A ustedes invoco… Yo, que soy un dios y que estoy padeciendo por obra de los dioses. ¿Ha de llegar de mis males el término? Pero… ¿qué digo? Yo preveo íntegro el futuro: nada puede acontecerme que no tenga ya previsto. En la hora funesta en que nació entre los dioses el odio, nació en ese instante la discordia. Unos anhelaban arrojar de su trono a Cronos y que reinara su hijo Zeus en vez de él. Otros codiciaban que jamás tuviera él poder sobre los dioses. Intenté persuadir a los Titanes, hijos de Urano y la Tierra, con sagaces consejos… pero nada logré. En su arrogancia, creyeron que poniendo en juego sus astutas maquinaciones, llegarían a dominar por la fuerza… Mi madre Temis –la misma que es Gaia con otro nombre de los muchos que tiene– me había descubierto anticipadamente en que forma, sin violencia ni fuerza, llegarían al poder los vencedores. Fue entonces cuando alentado por ella pensé en adherirme a la causa de Zeus, y él con placer acogió nuestra adhesión. ¡Gracias a mis designios la hondura tenebrosa del Tártaro mantiene en sus prisiones a Cronos y a sus allegados! Esos fueron mis servicios y este es el pago. Sometido estoy a la violencia presente por haber concedido favor a los hombres. ¡Este es el castigo por tal delito, cosido con cadenas a un peñasco y expuesto al viento!” (Prometeo encadenado, Esquilo)

El 13 de enero tenemos el primer novilunio del año 2021, mismo que tiene efecto a las 05:00 hrs. de la Ciudad de México (00:00hrs, tiempo del Este), estando la Luna y el Sol a 23°13’ del signo cardinal y de tierra que es Capricornio. Este grado representa a “un soldado que recibe dos condecoraciones por su bravura en el combate”. La palabra clave es aquí “recompensa”, siendo el momento de hacer un balance de cuentas. Se trata de la recompensa ofrecida por la sociedad al cumplimiento de la responsabilidad individual. El hecho de que se enfatice las “dos” condecoraciones se podría aludir al reconocimiento de uno o varios individuos que desempeñaron su deber en circunstancias poco comunes y que, sin importar si tuvieron éxito o fracaso, se ganaron la distinción de la comunidad a la que prestaron su servicio. Aquí se halla implícita la acción de “dar y recibir” entre la sociedad y el individuo. Destaca una figura geométrica en la carta de este novilunio, el “Gran Espigón Celeste”, que se compone de un semisextil (Venus-Júpiter) y va unido a una cuadratura (Júpiter-Urano), que se cierra por una oposición (Urano-Venus). En esta figura, la cuadratura significa un excesivo consumo de energía, el semisextil señala importantes adquisiciones o ciertas ventajas, y el trígono supone protección y privilegios. Esta figura es algo ambigua, específicamente en el territorio de la moralidad, ya que por un lado afirma y por el otro obstruye el desarrollo de las ideas gestadas en el tiempo presente debido a la presencia del semisextil, mientras el trígono refuerza la capacidad de esfuerzo y aguante suavizando el lado áspero de la vida, y la oposición dificulta la integración de la dualidad que suscitan Venus y Urano (hubo teatros consagrados a Venus Urania). También esta figura produce una corriente de energías que se asocia con un fuerte aprovechamiento del esfuerzo personal, que sabe especular para utilizar el momento y sacar ventaja de situaciones aparentando nobleza y generosidad, pues aquí toda acción ha sido calculada para obtener un beneficio unilateral, sin tener en cuenta el bienestar común. Las personas que tienen en su mapa natal esta figura suelen tener una capacidad innata para prever el futuro, como si su mente fuera capaz de traspasar las fronteras del tiempo conociendo el porvenir lo mismo que Prometeo, el titán redentor.

Pese a su simpatía por los humanos es evidente que Prometeo traiciona a los demás titanes, sus hermanos, y luego al mismo Zeus. La recompensa y el castigo son los extremos de la misma polaridad aplicada por mandato superior a quienes efectúan, intencionadamente o no, acciones propias o impropias. El pecado de Prometeo reside en su hybris (orgullo, soberbia) al suponerse igual o superior a Zeus, rey del Olimpo. Así, el castigo de Prometeo resultará arquetípico, siendo el que se da a los trasgresores. El otro problema que nos ocupa aquí es la veracidad de su discurso. Prometeo clama desde su dolor y frustración condicionado por el sufrimiento. La finalidad del parlamento prometeico de Esquilo es el de conmover a la audiencia, intentando atraer la piedad de los espectadores hacia este personaje trágico y provocar la catarsis liberadora en la audiencia. Nos identificamos con él y luego concluimos que el personaje dice la verdad respecto de lo que siente, pero no respecto a las causas que culminaron en su castigo.

El término griego parrhesía (parresía) o hablar sincero del que se tiene conocimiento en el antiguo mundo griego y que fuera retomado por el filósofo Michel Foucault, se refiere a “una actividad verbal en la que el hablante expresa su relación personal con la verdad y arriesga su vida porque reconoce el decir la verdad como un deber para mejorar o ayudar a otros (como también a sí mismo)”. (Discurso y verdad, Michel Focault). La parrhesía, junto con su ausencia, se asocia también a la imposibilidad de nombrar lo inaceptable, lo inadecuado, lo que no conviene que se diga, aquello que una sociedad no está dispuesta a escuchar. “El traidor, como el exiliado y el sobreviviente, no pertenece a ningún lugar, se encuentra desterritorializado, a la intemperie, nadie lo reclama como propio, se constituye desde el ámbito de la voz solitaria que murmura lo que los otros no quieren oír. Aquel que regresa tras sus pasos, que devela lo que no debe ser dicho públicamente, que busca resguardarse, abandonar la lucha o continuarla por otros medios, es considerado un traidor”. (Prometeo. Hasta el cuello, Maximiliano Ignacio de la Puente). Desde su tormento incesante, Prometeo se queja de la crueldad de Zeus y de la falta de lealtad del tirano, pero no consigue justificar su discurso. “He aquí la secuencia: orden, normas, bienes a repartir, desobediencia y castigo. Se trata aquí de la justicia, de una justicia que resulta problemática en un doble sentido: en primer lugar, porque como ejemplifica el propio Prometeo, el castigo no siempre supone la restauración del orden, sino una segunda violación a la que puede encadenarse una espiral de más violaciones. Luego, porque el castigo que Zeus impone a los hombres demuestra que puede haber daño sin injuria, lo que transforma al inocente en víctima, y a la justicia en venganza.” (Antonio Hermosa Andújar)

Este novilunio nos sitúa frente al cambio de poderes en la Unión Americana. De acuerdo con la Constitución estadounidense, el presidente Donald Trump deberá ceder la dirigencia de la nación a Joseph (Joe) Biden este 20 de enero, siendo un acontecimiento esperado en todo el mundo. Conviene resaltar que Joe Biden es el segundo presidente de confesión católica luego de John F. Kennedy, y existe también la coincidencia, fortuita o no, de que el papa Francisco consagró este año eclesiástico a la figura del patriarca San José (St. Joseph), llamado “hombre justo” al comienzo del evangelio de San Mateo. José es el hombre “justo según la ley”, antes de decidirse a repudiar a María: “Ya lo tenía decidido, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: -José, hijo de David, no temas recibir a María como esposa tuya, pues la criatura que espera es obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, a quien llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Después del sueño revelador, José se convierte en el hombre justo, “según el plan de Dios”. Es decir, obedece a la voz del Espíritu que se le ha manifestado en sueños y es dócil a sus palabras.

El horóscopo del 20 de enero para el cambio de poderes en Washington D.C. a las 12:00 hrs. muestra en el horizonte el Ascendente a 14°10’ en el signo de Tauro, cuya palabra clave aquí es “revitalizar”, representada por la imagen: “En la playa, los niños juegan mientras los pequeños animales marinos se arrastran por la orilla del agua”, simbolizando la necesidad de “volver a los disfrutes más simples en aras de una revitalización”. “Esta imagen, un poco ambigua, sugiere el modo en que actividades simultáneas de distinta naturaleza pueden llenar la mente en proceso de individualización. La consciencia del hombre socializado opera a dos niveles, en estrecho paralelismo con lo que discurre en las partes inconscientes de la mente (o sea, el mar). Los deseos naturales son mitad conscientes, mitad inconscientes. Existen en una zona fronteriza -las arenas mojadas todavía parcialmente cubiertas por las pequeñas olas. Los niños juegan un poco más lejos, aprendiendo juegos imaginativos aunque socioculturales. El portero cargado con el equipaje debería ser un poco niño a veces, y permitirse a sí mismo estar cerca de los deseos subconscientes pero naturales. Debería al menos hacerlo por un tiempo, hasta que se sienta más seguro de sí mismo”, nos comenta Dane Rudhyar respecto de este grado sabiano, pudiendo significar que el próximo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica deberá ser muy consciente de que toda frontera, ese tenue lazo entre dos mundos, requiere de una “revitalización” constante y sostenida para que fluya la retroalimentación que enriquecerá a ambas partes. El mensaje puede interpretarse a través de un color específico que se filtra, entre la inmensa gama de colores, a través del Ascendente en Tauro, en el grado 16° (el color que se asigna a Tauro es el verde esmeralda y en él, todos sus matices). El color verde representa la realidad, la naturaleza, la esperanza, la paz y se relaciona con la paciencia, la estabilidad y la seguridad en sí. El Sol está recién ingresado en Acuario (00°51) y la Luna menguante recorre el tercer decanato de Aries (29°02), mientras hace una cuadratura a Plutón, luego al Sol y finalmente a Saturno ese mismo día. Esta situación lunar, además de provocar electricidad y tensión, puede convertirse en un incendio difícil de controlar. Sin embargo, ese fuego incendiario será contenido y las aguas de la purificación espiritual ayudarán a disolverlo. Se ha dicho: “Les aseguro que si no se convierten y se hacen como los niños, no entrarán en el reino de los cielos.” (Mateo 18, 3)

Este novilunio, preludiando el cambio de poderes, concentra para Washington D.C. a las dos luminarias (el Sol y la Luna), a Júpiter y Saturno conjuntos, y a Mercurio y Plutón, todos reunidos en la Cuarta Casa, el domicilio natural de la Luna formando un “stellium” planetario. Esto podría significar una preparación interior profunda que buscará reactivar las estructuras del poder, operando desde diversas plataformas y en los diferentes estratos socioculturales. Esta combinación de planetas en la “casa que representa el hogar y las raíces”, augura una renovación de los cimientos en los que se asientan los valores de la sociedad norteamericana. La agenda de trabajo de este gobierno se volcará sobre la propia nación y prevalecerá un clima de gran reflexión que retome temas como los derechos humanos, especialmente las garantías individuales de los ciudadanos, y un respeto legítimo por las diversas identidades que conforman la sociedad estadounidense. Regresarán a la mesa los valores que constituyeron y conformaron el nacimiento de esta inmensa nación. Se buscará proteger la ecología, el medio ambiente, la naturaleza, los animales y las plantas. Se dará prioridad a los temas de salud y de economía, y se procurará la manera de crear más fuentes de empleo. Se elegirán métodos para reducir los contaminantes ambientales y se hallará una mejor manera de reciclar los desechos biológicos. Habrá una humanización de las tecnologías para el uso común, y se plantearán mejores condiciones de vida para todos. Será un gobierno tolerante, pero la agenda laboral no será fácil y requerirá de un gran esfuerzo y dedicación. La Cuarta Casa, que aglutina a nuestro “stellium”, pertenece al dominio natural del signo de Cáncer, cuyo símbolo es un cangrejo pero también se le asigna los pulmones y las válvulas que regulan el flujo de sangre cardíaco ya que gracias a su movilidad alterna bombean vida a todo el organismo. Seguramente durante este período presidencial surgirán descubrimientos e innovaciones científicas nunca antes vistas. La presencia de Mercurio en este “stellium” dará apertura a vías más humanitarias para quienes ingresan desde los países vecinos, y ello derivará en un diálogo abierto con la sociedad en lo que atañe a la política interior y exterior de esta poderosa nación.

Dado que Plutón confiere la facultad de regenerarse y renacer, será posible efectuar con la Luna Nueva una transformación interior que permita enfocarnos en las metas que nos ocupan. Pero habrá que estar conscientes de que este contacto entre el Sol y Plutón también facilita el volvernos intolerantes respecto de las debilidades humanas, al grado de juzgar en otros lo que solemos reprimir en nosotros mismos

La presencia de Saturno dentro de este “stellium” nos dice que las tradiciones que han sustentado la política de esta nación serán retomadas desde sus cimientos, pero solo para ser transformadas y evolucionar. La presencia de la Luna aquí, en su signo de exilio (Capricornio) pero a la vez en su domicilio (Cuarta Casa), se refiere a la actividad política de una mujer (seguramente se refiere a la vicepresidente Kamala Harrison, y con ella el perfil de Michelle Obama y el de Hilary Clinton), la primera mujer y de color que asciende a este puesto en toda la historia estadounidense. Una mujer con aptitudes especiales que asume el reto desde su inteligencia (su Sol natal está en Libra, en la Quinta Casa, en conjunción con Mercurio y formando un Gran Trígono de Aire con Saturno en Acuario, el Medio Cielo en Piscis y con el Nodo Norte de la Luna, en Géminis, conjunto a su Ascendente). Todo ello resulta en una mujer carismática, con personalidad, fuerte y poderosa, quizás sensible a la crítica pero dispuesta a trabajar en la persecución de resultados prácticos y eficaces. Posee cualidades diplomáticas natas que le permiten conseguir acuerdos y dirimir diferencias sustanciales. Cree en la participación de género y sabe escuchar, lo que le permite desarrollar propuestas innovadoras que contribuyan eficientemente a los cambios que el estado actual de esa nación requiere: “Aconsejo a los ciudadanos que respeten con reverencia lo que no constituya ni anarquía ni despotismo y que no expulsen del todo el temor, pues, ¿qué mortal es justo si no ha temido a nada? En cambio, si con temor sentís, como es justo, ese respeto, en ello tendréis un baluarte que vendrá a ser la salvación del país”. (Parlamento de Atenea en Las Euménides, de Esquilo, Gredos ed.). En sus tránsitos diarios se aprecian alrededor de estos días varios aspectos tensos para la señora Harris. El día 8 de enero su Carta astral presenta sendas cuadraturas que componen una letra W y que nos hablan de intentos y murmuraciones en torno de su vida privada con el fin de afectar su reputación (Plutón conjunto a Venus en Virgo, en su Carta Natal, en oposición a Quirón en Piscis, en su Décima Casa, pero el 20 de enero; Venus en tránsito haciendo un trígono a Plutón natal y un sextil a Quirón natal, también). Por ello, y pesar de las calumnias que se le quieran imputar a ella o al presidente Biden, la caída de los titanes ya fue proclamada por las Euménides, las diosas que tejen el destino de los hombres, y el ascenso de Zeus (Júpiter) y Hera (Juno) al trono del Olimpo se puede considerar un hecho.

Por su parte, cabría la posibilidad de que el presidente Biden tenga que enfrentar algunas dificultades personales para culminar su mandato, pues la presencia de Júpiter en este “stellium” planetario estará en oposición a su Plutón retrógrado natal, emplazado en su Octava Casa, el domicilio natural de este planeta, para el 20 de enero, día en que tomará posesión oficial de la presidencia. Este aspecto suele concentrar el poder en una  persona y debido a ello puede crear tensiones entre el individuo y el mundo exterior, lo que le traerá oposiciones y confrontaciones diversas con otros líderes, religiosos o políticos. Ya desde ahora se anuncia el clima turbulento que predominará durante esta gestión con lo ocurrido el pasado 6 de enero en El Capitolio, estando Plutón en oposición al Júpiter retrógrado natal de Biden. Pero a pesar de ello, seguramente las reformas que se realicen durante la gestión de Joseph Biden repercutirán en las próximas generaciones: “¡Levántate, brilla, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti! Mira: las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos; pero sobre ti amanecerá el Señor, su gloria aparecerá sobre ti; y acudirán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora”. (Isaías 60, 1-3)

Mientras que durante el novilunio del mes de julio anterior el Sol y la Luna estuvieron opuestos a Plutón, Júpiter y Saturno, esta vez ambas luminarias están en conjunción a Plutón, el excéntrico planeta, degradado hace pocos años por los científicos astrónomos. Para los astrólogos sigue teniendo las regencias que se le asignan y más, pues la vida y el verbo están en perpetua evolución. La oposición suele proyectar la energía afuera de uno mismo, mientras que la conjunción nos ayuda a amplificar el poder de la voluntad. Potencialmente, esta conjunción puede ser muy valiosa para ayudamos a alcanzar cualquier objetivo, pero antes conviene que realicemos algunos ajustes en nuestro temperamento y actitudes. Dado que Plutón confiere la facultad de regenerarse y renacer, será posible efectuar una transformación interior que permita enfocarnos en las metas que nos ocupan. Pero habrá que estar conscientes de que este contacto entre el Sol y Plutón también facilita el volvernos intolerantes respecto de las debilidades humanas, al grado de juzgar en otros lo que solemos reprimir en nosotros mismos. Bajo este aspecto suelen ventilarse asuntos judiciales ocultos, también podríamos vernos atrapados en marcos legales y dogmatismos adoptando una visión de las cosas desde la perspectiva de alguna creencia filosófica, ética o religiosa, negándonos la posibilidad de ampliar nuestra perspectiva de la realidad. La energía liberada por este contacto es extrema y las ideas, creencias y opiniones son expresadas con intensidad y fuerza. Paralelamente, la energía de la conjunción Sol-Plutón implica un incremento de la potencia sexual, por lo que en este momento las necesidades sexuales aumentan. “¡Oh lámpara preciosa de reluciente ojo que tan bien iluminas los objetos visibles! Tú eres la única confidente de nuestros secretos, y lo eres con motivo, pues cuando en nuestros dormitorios ensayamos las diferentes posturas del amor, tú sola nos asistes y nadie te rechaza como testigo de sus voluptuosos movimientos. (“Praxágora” en La asamblea de las mujeres, Aristófanes). Aunque aquí, en el contacto Sol-Plutón, también suele hacerse presente la manipulación mental, emocional y física con tal de conseguir cualquier propósito.

Por su parte, el contacto de conjunción entre la Luna y Plutón intensifica las emociones al máximo, catapultando los sentimientos hacia alturas abismales. Esto puede llevar a vivir en medio de situaciones obsesivo-compulsivas, sentirse víctima del destino y ello debido a las circunstancias. La energía de esta conjunción probablemente se aplique para el dominio emocional sobre los demás, tratando de influir en los acontecimientos y en otras personas para obtener un beneficio personal y explotar los sentimientos de otros para lograr los fines previstos. Este contacto lleva a padecer crisis, incluso periódicas, cuando la energía reprimida sale a la superficie exigiendo ser liberada, pudiendo convertirse en una reacción nuclear que active a la vez fricciones, sea con familiares o con la pareja o los hijos trayendo en consecuencia repentinos y dramáticos cambios que será inevitable realizar, pero que no necesariamente son justos. El contacto entre la Luna y Plutón aviva las pasiones, ciega la razón y aunque se obtiene el galardón de “ese obscuro objeto del deseo”, finalmente este es desechado, ya sea por divergencia o por imposibilidad.

Habrá que elevar las mentes y acceder a un lenguaje claro, veraz y persuasivo para que los demás comprendan la necesidad de los cambios que se requieren en este momento. Por su parte, la presencia de Júpiter proporciona una gran habilidad mental que nos ayuda a organizar las ideas de manera más original, sintética y definitiva.

También tenemos en este novilunio la triple conjunción Mercurio-Júpiter-Saturno en el primer decanato de Acuario, que ha venido conformándose desde el 9 de enero pasado. Con Mercurio en este signo fijo y de aire la comunicación se transforma en un arte, volviéndose inteligente, amena, versátil y matizada de un gran idealismo libre de apegos. La finalidad de este tránsito de Mercurio consiste en revisar las estructuras rígidas en que se moviliza la transmisión de las ideas progresistas que están llegando a nosotros ahora. La rigidez en la comunicación se debe a la recepción por parte de los demás de las ideas nuevas que nos propone esta situación mercurial, y esto está conectado con la presencia de Saturno aquí emplazado. Saturno, que desconfía por instinto de las novedades, que es cauto y circunspecto ante las innovaciones, se queja de la facultad mercurial: “-¡Ah de ti que a todo te atreves y que de todo razonamiento sabes sacar algún especioso artificio de aparente justicia! ¿Por qué vienes a tentarme…?” (Edipo en Colono, Sófocles). Habrá que elevar las mentes y acceder a un lenguaje claro, veraz y persuasivo para que los demás comprendan la necesidad de los cambios que se requieren en este momento. Por su parte, la presencia de Júpiter proporciona una gran habilidad mental que nos ayuda a organizar las ideas de manera más original, sintética y definitiva. Se podría decir que el flujo de ideas se transforma ahora en una gran riqueza expresiva, y por ello encontramos los adjetivos correctos para expresar todo lo que se nos revela. Esta combinación planetaria también anuncia oráculos que se cumplirán en su momento justo. Esta combinación de planetas nos sitúa frente a una perspectiva de progreso, de avance conjunto, y también nos vuelve conscientes de la necesidad de hacerlo grupalmente. Un dedo solo no es capaz de movilizar las cosas por sí mismo: requerimos de la participación y del consenso de los demás. Para ello será conveniente procurar la reunión, sea a través de las redes o de los medios sociales a nuestro alcance.

Independientemente, Mercurio está en aspecto de cuadratura a Marte y a Urano mientras ambos planetas se encuentran en conjunción en Tauro. La cuadratura Mercurio-Marte suele dar una enorme capacidad  mental, pero lamentablemente se trata de una energía que puede ser fácilmente dispersada debido al enojo que provoca. Marte en cuadratura a Mercurio provoca nuestro enfado cuando se cuestiona el método que empleamos para dar forma a nuestras ideas, permite que nos aferremos a nuestros puntos de vista y explotamos ante el menor roce si nos contradicen. Por otra parte, este contacto nos incita a buscar las fallas en lo que otros hacen y se desperdicia un tiempo precioso en señalar los defectos de los demás. Se busca competir en terrenos diversos, incluso ajenos a nuestras capacidades. Otro de los temas de este contacto es la frustración que surge respecto de las relaciones íntimas, debido a que difícilmente suelen ajustarse a las propias expectativas. Por su parte, el contacto de cuadratura entre Mercurio y Urano siempre resulta en grandes vuelos mentales, destacando las chispas de inteligencia superior que nos hacen exclamar “eureka”; o sea, que nos llega esa respuesta que se venía indagando tiempo atrás y que se nos negaba sistemáticamente. Lo malo de este contacto es que esas chispas también se refieren a una mentalidad excéntrica, que casi siempre pone a las personas fuera de sí evadiendo la responsabilidad de lo que se ha dicho o hecho previamente. Las relaciones personales que comienzan bajo esta vibración planetaria suelen terminar pronto o acabar mal, y ello debido a que ambas partes evitan el compromiso, dado que se gestan en un clima de gran ansiedad e inseguridad. Si se abordan pacientemente, las relaciones tardarán en dar sus frutos y finalmente la unión anhelada podría prosperar.

Igualmente venimos acumulando desde el plenilunio pasado las energías que nos dejó la cuadratura de Marte con Júpiter y Saturno, aspecto que ha generado mucha rabia, impotencia, descontento, incertidumbre y un gran malestar social, así como hechos, actitudes y expresiones cargadas de ira y violencia. Marte no se encuentra muy cómodo en el signo de Tauro, señalado como un lugar de exilio para este planeta naturalmente inquieto y belicoso. También resalta para este novilunio el contacto de trígono entre Venus y Marte, que ayuda a resanar las fisuras abiertas en las relaciones sentimentales. Aunque como Venus también está en cuadratura a Quirón, las reconciliaciones suelen ser efímeras, pues la carga sentimental y estética que Venus en Capricornio trae suele traducir sus emociones en ambiciones poco prácticas, por lo que la gente se queja ante la falta de oportunidades y la limitación respecto de los ingresos financieros es más fuerte en estos momentos. Por su parte, continúa la tensión entre los Nodos de la Luna y Neptuno, provocando lagunas verbales y falta de análisis debido a la intermitencia en la comunicación. Neptuno en su signo y haciendo una T Cuadrada con los Nodos Lunares, tiende a usar metáforas para hablar de cualquier tema personal, o bien suele velar sus emociones detrás de una fachada construida para ello, en la que sus voces ensimismadas enmudecen en monólogos inarticulados.

* Astrólogo y tarotista mexicano. Lecturas presenciales y en línea.

http://facebook.com/ayubestephan

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: