Posible origen del virus, no en Wuhan sino en Guangdong

Un nuevo estudio sugiere que el SARS-CoV-2 circuló al menos en Italia desde septiembre de 2019 y que no procedería del centro de China sino del sur de ese país, foco en 2003 del SARS-CoV-1.

Por Redacción

El Instituto de Tumores de Milán y la Universidad de Siena aseguraron esta semana que el nuevo coronavirus apareció casi seis meses antes de que se detectaran los primeros casos en Lombardía, en el noroeste de Italia y casi medio año antes de que se detectaran los primeros casos en la localidad también lombarda de Codogno. Según las investigaciones, el virus de SARS-CoV-2 podría haberse propagado desde China mucho antes de lo que pensado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya adelantó que estudiará los resultados, según la información publicada este 16 de noviembre en la revista médica Tumori Journal, del mismo centro de estudios de Milán. El estudio estima que el Covid-19 y los problemas respiratorios que provoca eran desconocidos antes de que Pekín comunicara el brote en la ciudad china de Wuhan, aunque los expertos no excluyen la posibilidad de que el virus “pueda haber circulado en otros lugares de forma silenciosa”, confundiendo los médicos los síntomas con otras patologías respiratorias como la neumonía atípica.

Según los resultados de la investigación, el 11.6% de los 959 voluntarios que se sometieron a unas pruebas de tumores pulmonares entre septiembre de 2019 y marzo de 2020 tenían anticuerpos al nuevo coronavirus antes de febrero. Y el 14% de estos 111 casos ya tenían estos anticuerpos en septiembre.

Giovanni Apolone, director científico del Instituto milanés, dijo a la revista que “entre marzo y abril empezamos a reflexionar, también sobre la base de otros trabajos científicos, sobre si el coronavirus habría empezado a circular antes de la fecha oficial. De esta manera pensamos en usar las muestras de sangre recogidas en el ámbito del estudio, empezado en septiembre de 2019 y después interrumpido en marzo de 2020 por la epidemia”.

En la investigación participaron 9.560 personas entre 55 y 65 años, todos fumadores, de los cuales el 60% hombres y la mitad residentes en Lombardía. Del informe se desprende que el 30% de los que tenían anticuerpos los desarrollaban en la segunda semana de febrero del 2020 –una antes de la detección del brote en Codogno–, y 53.2% del total se localizaron en Lombardía.

Hay que recordar que cuando el Covid-19 se desató en Italia, primero lo hizo en Lombardía y luego se expandió a otras regiones. No obstante, si  bien algunas zonas del país lograron controlar la enfermedad, al menos durante los meses de verano, a Lombardía le costó salir de la primera ola y ahora, con la segunda, es otra vez la región más afectada. Casi 163.000 personas se han contagiado  desde que empezó la pandemia, unas tres veces más que la cercana Piamonte (unos 59.600 casos), la segunda región con mayor número de contagios en Italia, según los datos proporcionados por las autoridades. A la vez, de los 163.000 casos de Lombardía, más de 17.300 personas han muerto tras ser infectadas, de las cuales unas 400 fallecieron en los últimos dos meses. Según la prensa italiana esto equivale, en números totales, al 45% de todos los individuos que fallecieron en las veinte regiones italianas desde el inicio de la emergencia. 

En los últimos días, siguiendo la misma tendencia que se registra en las principales capitales europeas, los contagios han retornado a un ritmo muy acelerado con hasta 5.700 casos diarios en las últimas horas, por lo que se prevé otra crisis hospitalaria como la de marzo-abril. Francia ya superó los dos millones de contagios y en Italia siete regiones están confinadas, entre ellas la misma Lombardía, en espera que los contagios retrocedan.

A su vez, la Universidad de Siena descubrió que cuatro personas que participaron del estudio ya habían desarrollado anticuerpos capaces de neutralizar el nuevo virus en la primera semana de octubre del 2019, o sea que se habían contagiado en septiembre. (https://lavanguardia.com/internacional/20201116/49495935787/estudio-revela-coronavirus-italia-septiembre-2019.html) B-D614G, un mutante del tipo B. B-D614G, un mutante del tipo B.

La actual mutación B-D614G, la más agresiva

Según el genetista británico Peter Forster, especialista en los orígenes prehistóricos y la ascendencia de la humanidad, además de la arqueogenética y quien fue parte del estudio, el virus debió haberse propagado con éxito en humanos entre mediados de septiembre y diciembre de 2019. Forster y sus colegas crearon un árbol genealógico del coronavirus e identificaron tres cepas diferentes, a las que llamaron A, B y C.

Los expertos querían saber qué variante del SARS-CoV-2 es la más antigua para poder averiguar el lugar geográfico de su nacimiento. Según Forster, “en ese momento todas las variantes, A, B y C, estaban presentes en China”. Añadió que la cepa A se pudo detectar temprano en pacientes de Estados Unidos y Australia. El tipo C en Singapur, Japón y Taiwán. (https://www.france24.com/es/europa/20201027-italia-coronavirus-covid19-lombardia)

Agregó que “la mayoría de las muestras pertenecían a la variante B, particularmente común en Wuhan, China”, el lugar que desde diciembre anterior se dio a conocer como el origen de esta pandemia.

Explicó que dado que el murciélago puede ser el portador más probable del patógeno del SARS, se comparó las tres cepas identificadas con el coronavirus encontrado en dicho animal. No obstante, para Forster es dudoso que Wuhan sea realmente el origen de la propagación”, sino más bien otro lugar: la provincia de Guangdong, el centro económico de la región Sureste de China, que comparte frontera con Hong Kong y Macao.

“La mitad de todas las muestras en ese momento eran de la cepa A y, en segundo lugar, allí hay poblaciones de murciélagos y, en tercer lugar, ha habido brotes de coronavirus allí antes”, precisó. Sin embargo, alertó de que hay que considerar que la cantidad de muestras disponibles para ser analizadas por los científicos en primavera fue muy pequeña ya que todavía no había muchas personas contagiadas.

No obstante, la controversia sigue en pie y en su página web la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), la publicación semanal oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos,  otros científicos critican la metodología del estudio y la interpretación de los resultados.

Según Forster, la abrupta expansión de contagios obedece a una mutación del virus, que produjo un tipo significativamente más infeccioso: B-D614G, un mutante del tipo B.

“Había una diferencia crucial en los pacientes que estaban infectados con el nuevo mutante: su carga viral en las vías respiratorias era mucho mayor”, explicó. “Estos pacientes eran mucho más infecciosos, por lo que el virus podía propagarse más rápido y mejor”. Pronto, este subtipo representó el 97 por ciento de las cepas del virus, responsable del vertiginoso contagio de más de 55 millones de personas en todo el mundo.

No obstante, el genetista sospecha que el riesgo de una mutación más mortal tiende a disminuir. “Una vez que un virus se ha establecido dentro de una población, hay respuestas inmunes que reducen el riesgo del patógeno”.

Cabe destacar que la epidemia de SARS-Cov-1, causante del síndrome respiratorio agudo y con una elevada capacidad patogénica y letalidad –en nada comparable sin embargo a la actual– y que afectó a 29 países de los cinco continentes por lo que fue denominada la primera pandemia del siglo xxi, se originó en la misma región de Guangdong, con casi 106 millones de habitantes  hoy. Fue detectada en noviembre de 2002 y controlada en julio siguiente.

Sobre por qué China aparece como una fábrica “incontrolable” de virus, científicos lo atribuyen en primer lugar a lo que de alguna manera ya todos sabemos desde hace años por la profusión de información y terribles imágenes de sus mercados: la venta permitida o no de animales no aptos para el consumo humano, la falta de higiene y una cultura médica ancestral que confiere atributos sexualmente vigorizantes a diversas especies silvestres –que no “salvajes”– víctimas de esas prácticas. Todo ello como caldo de cultivo para una crisis como la actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: