Preguntas

A Gregorio y Marta Selser en su día

El juicio final es, en realidad, un juicio
sumarísimo.
Franz Kafka

Por Irene Selser*

¿Cómo estar muertos,
desnudos en el tiempo ingrávido
al pie de una montaña,
junto al mar en la arena
o simplemente donde quepan las ánimas,
el dolor se alinea sin chistar,
ejército de fosas abiertas como tajos,
polvo hueco, plural?
Las vértebras hoy se hermanan de súbito,
nunca tan próximos los anónimos duelos,
sin cristos, flores, rezos…              
Las sombras extienden su infortunio,
se alargan como en aquel país de tierras blancas
-las noches duran cinco meses
y el tiempo es medido por el paso de las lunas,
el dolor de la muerte superado por el miedo a nuestro fantasma.
¿Y si no tengo cambio en óbolos para pagar a Caronte
y me vuelvo visión errante de este lado del río?
¿Podré encender la luz a la seis del crepúsculo
cuando el corazón sucumbe?
(Es la hora peligrosa, los predadores salen en busca de sustento.)
¿Estaré lista ante los cuarenta jueces,
los pies en el centro del círculo,
boca cerrada,
gentil como una abuela?
En paz,
desatados los nudos,
acaso un pestañeo,
más pequeña que un soplo
sin lágrimas ni adioses.
¿A qué aferrarse?

2 de julio de 2020



*Periodista, poeta y miembro de la Asociación Mexicana de Traductores Literarios (Ametli). Entre sus libros figuran Sur, Silencio (El Tucán de Virginia), Patria de náufragos (Universidad Externado de Colombia) y Lucas, el dinosaurio feliz (Libros para Imaginar/SEP). Es editora de Diarios de COVID-19. Facebook: Irene Selser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: