“El mundo en pausa”, otra forma de ver la pandemia

Por Gabriela Selser*

Teaser del original documental iberoamericano filmado sólo con celulares

Por Gabriela Selser*

El coronavirus no sólo desgracias ha traído a la humanidad. La gente se está interrelacionando de otra forma, pasa más tiempo con sus hijos y sus perros, y ha potenciado su necesidad de crear y comunicarse. Al menos eso parece revelar la cantidad de producciones literarias y artísticas que están naciendo por todos los rincones del mundo, en medio de pequeños y enormes dramas cotidianos.

Tal es el caso de la película “El mundo en pausa”, creada por 26 directores, guionistas, productores y realizadores de 23 países iberoamericanos que quisieron mostrar cómo se vive la pandemia en diversos lugares del planeta, con sus diferentes y particulares miradas.

“Es un documental hecho con imágenes de la vida cotidiana que ciudadanos anónimos de América Latina, España y Portugal grabaron durante un día de confinamiento, dirigidos por creadores audiovisuales”, dicen los autores de la mayor coproducción iberoamericana jamás lograda.

El jueves 30 de abril de 2020 fue la fecha escogida para filmar “un día concreto en un año histórico para la humanidad”. Ellos quisieron simplemente mostrar “cómo viven personas de lugares muy distintos una situación que marcará un antes y un después” para todos, explican en el dossier de presentación.

Gloria Carrión, cineasta nicaragüense. Foto: Especial

Retrato colectivo del confinamiento

“El día fue elegido al azar… justamente porque quisimos que fuera un día cualquiera”, dice la cineasta nicaragüense Gloria Carrión, participante de este documental, en entrevista con Diarios de Covid-19.

La idea de la película partió del interés de los realizadores españoles Ferrán Cera, Manuel Estudillo y Álvaro Lavín, de la televisora Visiona TV, que quisieron plasmar un “retrato colectivo” del confinamiento en cada país. Las compañías españolas La Mula Films y Meridional Producciones apoyaron el megaproyecto.

Richie Mejía, de México; Vladimir Dacol, de Colombia, y Roberto Barba, de Perú, junto al cubano Esteban Jiménez, el argentino Gabriel Lahaye y la brasileña Adriana Oliveira son otros de los co-productores, al igual que la documentalista costarricense Natalia Solórzano, la salvadoreña Marcela Zamora y el hondureño Enrique Medrano.

La banda sonora de “El mundo en pausa” también fue una creación colectiva y multitudinaria: 26 músicos y cantautoras, entre ellos la joven nicaragüense Ceshia Ubau, no dudaron en unirse a la aventura.

A juicio de Gloria Carrión, esta película “busca retratar las distintas caras de esta realidad extrema en términos sanitarios, pero también sociales y humanitarios. Dar cuenta de la diversidad entre países, pero también dentro de cada país, cómo viven esta situación inédita los distintos grupos sociales en cada territorio”.

Y para capturar las diferencias y también los lugares comunes, el filme recoge entrevistas en quechua y en otras lenguas indígenas latinoamericanas. “El proyecto lleva en su ADN la voluntad de reflejar la pluralidad social, racial y cultural de los países participantes”, remarcan los productores.

“El mundo en pausa” no tiene fecha de estreno pues aún se trabaja en la post-producción, pero sus realizadores esperan tenerla lista este mismo año. Creen que podría durar de 60 a 90 minutos.

Un comentario social

El enfoque social del filme es un punto que remarca Gloria Carrión, directora del documental autobiográfico “Heredera del viento” (2017) y de la coproducción centroamericana “Días de luz”, que se acaba de estrenar justamente el sábado 23 de mayo.

“Pienso que esta película es un comentario social, una puesta en escena de lo que esta pandemia está generando; cosas como la solidaridad, el acercarse más a la naturaleza y a la familia, pero también la contra-cara de eso: la pobreza, la violencia intrafamiliar y el descuido de algunos gobiernos, como el de Nicaragua, que no han tomado medidas preventivas y han expuesto irresponsablemente a la población”, señala.

En la parte nicaragüense del documental, Gloria trabajó la historia en tres niveles, partiendo de su entorno más íntimo, retratado en primeros planos, “para ahondar en la idea de que el confinamiento te permite volver a mirar lo rutinario y lo cotidiano, pero de una manera distinta”.

La cineasta viajó al municipio de El Crucero, al sur de Managua, y también salió con su teléfono móvil a recorrer las calles de su barrio, donde entrevistó a Raquel Rugama y a otras mujeres que se ganan el sustento palmeando tortillas de maíz. Ellas, sus personajes principales, le cuentan cómo sobreviven el día a día de la feroz pandemia.

Un detalle curioso de “El mundo en pausa”: es un documental filmado únicamente con teléfonos móviles, sin cámaras profesionales. “Todos filmamos al mismo tiempo y solamente con nuestros celulares, lo cual nos lleva a reflexionar cómo esta pandemia está transformando también los medios de producción del cine y dando más espacio a las plataformas digitales. Y eso es algo fascinante”, concluye Carrión.

“El mundo en pausa” es una coproducción de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela

*Gabriela Selser es periodista argentina-nicaragüense. Escribe desde Managua para la televisora alemana Deutsche Welle y la agencia internacional de noticias The Associated Press. Ha publicado dos libros y es secretaria de la Junta Directiva de PEN Internacional/Nicaragua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: