Luna Nueva de abril de 2020

Por Ayub Estephan*

Por sendas misteriosas llegó el Mal;
a su furor fue inútil toda súplica.
Era la Muerte que el bello festín
interrumpía con dolor y lágrimas.
La poesía cantó así nuestra triste pobreza,
pero quedaba el misterio de la Noche eterna,
el grave signo de un poder lejano.
A su fin se inclinaba el viejo mundo.
Huyeron los dioses, con todo su séquito.
Sola y sin vida estaba la Naturaleza.
La Luz ya no fue más la mansión de los dioses,
con el velo de la Noche se cubrieron.
Y la Noche fue el gran seno de la revelación,
a él regresaron los dioses, en él se durmieron,
para resurgir, en nuevas y magníficas figuras,
ante el mundo transfigurado.”
(“Himnos a la Noche”,
Canto V, fragmentos. Novalis)

El 22 de abril a las 22:26 hrs. (UT) tuvo efecto el novilunio de este mes de abril, en el signo fijo y de elemento tierra, Tauro, a 03°24’09’’.

El grado 3° de Tauro es representado por una “cruz doble”, simbolizando la sombra de una sensibilidad morbosa e impresionable que flota suspendida en el ambiente, y que impele a la gente a ofrendar sacrificios a sus dioses personales en las aras de sus hogares, con la consigna implícita de impetrar la salvación mediante sumarios actos piadosos. Todo ello en vano, pues las deidades, indiferentes, han retornado a la oscuridad de la Noche, y ahí duermen el sueño de las crisálidas, aguardando tiempos nuevos. En su parte positiva, el grado 3° de Tauro, está representado por una “escala que asciende hacia un césped repleto de tréboles”, que simboliza el indómito alcance del espíritu humano en una cooperación posible y ventajosa con el universo natural, y la intuición del hombre acerca de la realidad divina cuando se aferra a la belleza y al orden. Es obvio que en las condiciones actuales existen limitaciones a la acción personal, pero subsiste una constante búsqueda de los frutos valiosos de la vida; y a pesar del miedo y las dudas, la visión hacia lo alto se mantiene férrea. Es la divinidad que alienta en nosotros la que hará posible el rescate de nuestra humanidad, recreando las condiciones adecuadas para que bulla la vida.

Con la Luna exaltada, las emociones tienen más altibajos, por lo que dimensionamos nuestros problemas en niveles muy difíciles de entender y asimilar. Así, una de las definiciones de la palabra “exaltación” nos remite a un “estado de emoción intensa y activa”, propia de personas que están fuera de sí, o de situaciones que escapan a su control. Sabemos que el COVID-19 tiene un peso molecular alto que lo lleva a aterrizar y no logra permanecer mucho tiempo flotando en el aire. Por ello nos preocupa el sitio en que se asienta, como las manos, la ropa, el calzado y la tierra que pisamos. Traducido al lenguaje astrológico, la Luna Nueva exaltada en Tauro nos pone en contacto con lo más terreno que hay en nosotros. Así nuestras necesidades básicas adquieren prioridad en este momento, y nuestra capacidad de adaptación para sobrevivir se acentúa. Muchos que ya hicieron sus huertos en casa, o montaron sus gallineros, se sentirán agradecidos y en comunicación plena con la tierra, escuchando y vibrando el latir de la Naturaleza, en una comunión que flota en espirales, como volutas de sagrado incienso, producto de maderas preciosas asentadas en la tierra, esparciendo una delicada fragancia en su ascensión. Otros, prisioneros de su ansiedad, desconfían de todo, de todos y de sí mismos. Son los artificiales, los que llenan sus viviendas de placas aromáticas de marca, de aerosoles, de comida y bebida chatarra, y que desde su aislamiento citadino se aferran a sus miedos y fobias, pudiendo llegar a trastornarse y enfermar. Como ven, la “exaltación” de la Luna suele darse en ambas direcciones, dependiendo de su ubicación en el mapa astrológico personal. Lo cierto es que, como todo novilunio ocurre a partir de la conjunción exacta con el Sol, será durante los siguientes 14 días cuando veremos más activas las secuelas de este contacto, rumbo hacia la Luna Llena del 7 de mayo.

Epidemia de la viruela en México, tomada de la Historia General de la Nueva España, también conocida como Códice Florentino, elaborado por indios mexicanos bajo la dirección de fray Bernardino de Sahagún, entre 1540 y 1585

Ahora vamos a platicar de los aspectos astrológicos en relación a este novilunio. Para empezar, el Sol y la Luna harán también un aspecto de conjunción al planeta Urano, que en el signo de Tauro tiene su caída (dignidad planetaria opuesta a la exaltación), pocas horas después de iniciado el novilunio. Urano es un planeta asociado a la libertad de acción, a la diversidad de ideas, a la ampliación de la ciencia y la tecnología, siempre atento al futuro y a la modernidad. Pero estando en caída puede llegar a perderse en sí mismo, y en vez de ampliar su visión de la vida, es posible que nos informe de lo contrario: una estrechez de miras, aferramiento, fanatismo e impotencia opresiva, que nos precipita al abismo y nos lleva a anteponer una visión apocalíptica de los acontecimientos. Sin embargo, también es capaz de crear una sana distancia para que podamos poner en práctica las acciones convenientes para salvaguardar la existencia.

A manera de preludio a este novilunio, nuestro satélite ya viene informado del tono y color de otros contactos sumamente complejos y adversos, como son las cuadraturas que hace a Plutón, que está estacionario y a punto de iniciar su periodo anual de retrogradación, y la cuadratura a Júpiter, en su lugar de caída, conjuntos ambos en Capricornio. La cuadratura de la Luna a Plutón suele activar tensiones en las relaciones personales y en la vida emocional interior, tensiones que serán experimentadas con intensidad y extremismo. Por su parte, la cuadratura de la Luna a Júpiter provoca un exagerado énfasis en las emociones, especialmente puede llevar a muchos a dar una gran importancia a los temas financieros, y nos sintamos invadidos por el pánico ante la inminente bancarrota de los mercados bursátiles y financieros.

Este sentimiento se verá favorecido por el aspecto de cuadratura que sostendrá también Mercurio, emplazado a 20°42’ de Aries, con Plutón y Júpiter. Ambos contactos, Mercurio-Plutón y Mercurio-Júpiter, facilitan un carácter brusco y directo, que permite que nos confrontemos con los demás y digamos cosas sin el debido tacto, eliminando las distancias apropiadas, tan necesarias en estos momentos, e igualmente nos sensibiliza hasta el punto de desconfiar de las intenciones ajenas, nos torna reservados en la expresión propia, y nos inclina al pesimismo.

Sin embargo, como también Mercurio está haciendo un sextil a Neptuno, emplazado en Piscis, su domicilio, podemos confiar en que más allá de los intereses propios y ajenos, surge la necesidad de plantear un enfoque novedoso a nuestras necesidades materiales, como puede ser el trueque, el servicio espiritual a cambio de víveres, etcétera. Todo ello impregnado del idealismo propio de Neptuno, pudiendo hallar soluciones inmediatas a problemas que aparentan un alto grado de dificultad; aquí se podrá apreciar claramente la solidaridad humana que es capaz de sacrificar intereses mezquinos en favor de un bienestar común. Además, tenemos la cuadratura de la Luna a Saturno, el “señor del karma”, situado en la cúspide del signo de Acuario, lo que hará difícil poder descifrar el código encriptado de los mensajes que a través del COVID-19 nos están llegando a toda la humanidad, y que no son pocos, ya que afectan profundamente los valores en que se asienta la sociedad, incluidos los económicos, políticos, religiosos, espirituales, sexuales, de convivencia, etcétera.

La creatividad personal es la que puede aportarnos respuestas

El aspecto de cuadratura (90°) activa energías en tensión y desafío, que no podrán resolverse sin la debida adaptación interior. Potencialmente, los resultados del trabajo con la cuadratura llevan a una mayor armonía interior, pero solo después de un esfuerzo prolongado. Se prevé que solo a través de la conflagración que produce este aspecto nos será posible renacer en alguna faceta esencial. A menudo, la cuadratura indica barreras en la psique que nos bloquean repetidamente; por ello, la cuadratura nos enfrenta con decisiones que no pueden ser evitadas, crisis inevitables con las que uno tendrá que enfrentarse invariablemente. Por ello, intentar reestructurar la vida interior, la mente o las emociones a través de este aspecto se vuelve una necesidad vital.

Por otro lado, quizá recibamos también breves estallidos de luz, dado el contacto de cuadratura que sostiene el Sol con esos mismos planetas, pero como ya nos hemos teñido de demasiada información poco confiable, y estamos saturados mental y emocionalmente, podría sobrevenir la difícil prueba que trae la confusión: el colapso mental; pues por la mañana nos dicen esto o aquello y por la tarde nos indican lo contrario. Así muchos podrían exponerse al contagio, abandonar las precauciones obligadas, y caer en el descuido, facilitando condiciones contrarias a la supervivencia.

No podemos dejar de lado que Neptuno está en aspecto de cuadratura a Venus, planeta interior que transcurre en el signo de Géminis, a 15°00’. Este contacto Neptuno-Venus suele crear alteraciones en el sistema nervioso, haciendo que nos sintamos incómodos en casa, incluso claustrofóbicos, y permite que la imaginación, o “la loca de la casa” de acuerdo a la frase de santa Teresa de Jesús, nos sorprenda haciéndonos sufrir de visiones y pensamientos tortuosos, y vivamos nuestro encierro como si de una condena infame se tratara. También este contacto planetario puede llevarnos a buscar evadirnos de nuestro apartamiento, y acariciemos la idea de que todo esto es una farsa proyectada por los gobiernos mundiales para someternos y llevarnos a un cambio fríamente calculado para beneficiar a unos cuantos.

Toda esta suspicacia puede ser muy nociva, pues en ella está la semilla de una rebeldía contagiosa, que nos puede llevar a romper las reglas y así disparar el contagio masivo del COVID-19, especialmente peligroso en ciudades superpobladas; incluso habrá personas que decidan coger su auto y algunas de sus pertenencias e irse al campo o a la playa mientras pasa esta crisis.

La discontinuidad de ingresos también puede ser otro detonante a considerar, y solo la creatividad personal es la que puede aportarnos respuestas. De cualquier modo, seguramente habrá protestas respecto a la manera en que los gobiernos actúan para abordar esta pandemia.

Por otra parte, este contacto Neptuno-Venus tiene la peculiaridad de hacernos añorar y buscar el enlace físico con otros, pese a las prohibiciones. Esto puede ser más obvio durante este periodo lunar, pues también Venus se encuentra haciendo un aspecto de trígono con Marte en Acuario. Pero dado que ambos planetas se encuentran emplazados en signos de aire, la comunicación física se trasladará al territorio de la imagen y de la sexualidad virtual.

Finalmente, terminando este novilunio, el asteroide consagrado a la diosa Ceres (Deméter, entre los griegos) ingresará en el signo de Piscis, su lugar de exilio, ya que su domicilio natural está en el signo de Virgo, el 24 de abril, lo que hará que empecemos a preocuparnos por el abasto y el encarecimiento progresivo de los alimentos, así como la distribución desigual de los mismos.

Ceres es la diosa de la agricultura entre los antiguos romanos, y de su raíz latina se deriva la palabra “cereal”, pero también Ceres se relaciona con el trabajo, que es de donde obtenemos los recursos para adquirir el sustento diario. Ceres permanecerá en Piscis hasta el 22 de febrero del 2021. Esto significa que podríamos estar viviendo el resto del año una crisis de hambruna colectiva y la falta de empleos dignos, lo que no nos beneficia, dadas las condiciones actuales.

Sin embargo, este destierro de Ceres (Deméter) en Piscis, también posee la capacidad de plantar las semillas en la oscuridad de la tierra para procurar una cooperación compasiva, hospitalaria y servicial entre todos, que provea el sustento en un plano global. Sin embargo, habrá que prestar especial atención a este tema, pues Ceres en Piscis podría traer como consecuencia una desorganización y dispersión en direcciones erróneas en el plan de abastecimiento implantado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que conjuntamente con la Unión Africana (UA), y diversos socios internacionales, declararon el pasado 16 de abril que el sistema alimentario y agrícola es “un servicio esencial que debe seguir funcionando durante los períodos de confinamiento, emergencia, toque de queda y otras medidas de contención”.

Decididamente, el COVID-19 está en plena fase de colonización en su movimiento de Oriente a Occidente, y ahora toca a los países de la América Latina vivir el contagio masivo y sus funestas consecuencias.

¿Qué nos depara el destino? Cada vez que Plutón y Júpiter forman un aspecto, ocurre la aparición de procesos virales que se encargan de desmontar las estructuras humanas: con la conjunción aparecen y con la cuadratura y la oposición resurgen y se extienden. Cuando en enero de 1522 tuvo efecto la conjunción Júpiter-Plutón también en el signo de Capricornio, la población nativa casi desapareció debido a las enfermedades importadas que trajeron los españoles. La viruela (tomonaliztli, en lengua náhuatl) fue oficialmente la primera pandemia que llegó a México, y muchos aztecas sucumbieron a ella, como ocurrió con el tlatoani Cuitláhuac, vencedor de Hernán Cortés y cuyo reinado duró 80 días. La enfermedad causó estragos en toda Tenochtitlan, pues hubo lugares donde fue tan grande la mortalidad, que los pobladores no pudieron enterrar a sus muertos. Luego llegó el sarampión, la sífilis, el tifus, las paperas, la gripe y la peor de todas, la salmonella entérica: “Las fiebres eran contagiosas, ardientes y continuas, en su mayoría letales. La lengua quedaba seca y negra. Enorme era la sed”, describió el franciscano Fray Juan de Torquemada en 1576, cuando la enfermedad estaba experimentado una segunda explosión.

Igualmente, Fray Bernardino de Sahagún relata que los afectados por el “cocoliztli” o “huey cocoliztli” (gran mal) experimentaban delirios, disentería y convulsiones. Los españoles tenían su propio nombre para la enfermedad: lo llamaban “pujamiento de sangre”, por el sangrado abundante.

Cuando ocurrió la siguiente conjunción de Júpiter con Plutón, igual en Capricornio, hacia fines de febrero de 1771, las réplicas de la epidemia de viruelas, así como la del tifus (matlazahuatl, en náhuatl) eran frecuentes y los habitantes de la Ciudad de México y sus alrededores morían en pocas semanas. Aunque en China, alrededor del siglo XVI se empezó una forma de inoculación primitiva para mitigar los efectos del virus, fue hasta 1796 cuando se creó la primera vacuna moderna contra la viruela, gracias al inglés Edward Jenne, el “padre de la inmunología”, estando Júpiter y Plutón en aspecto de conjunción a 28°, pero esta vez en el signo de Acuario.

Ahora, con la velocidad de las comunicaciones, la gente se traslada de un continente a otro en pocas horas, y esto facilita la transmisión de virus y bacterias a nivel global. Además, la enorme explosión demográfica de este siglo XXI también contribuye a expandir los contagios, consiguiendo trastornar todos los órdenes existentes. Esto hace que cualquier brote epidémico infecte a todo el mundo en cuestión de días, transformándose en pandemia. Sin pretender ser pesimistas, es importante que ganemos una mayor conciencia colectiva de cooperación, desarrollando programas para informar adecuadamente a la población y urgirla a que tome sus providencias oportunamente.

*Ayub Estephan es astrólogo y tarotista, Ciudad de México. Lectura de Tarot y Cartas españolas. Facebook: Ayub Estephan. http://facebook.com/ayubestephan

Un comentario en “Luna Nueva de abril de 2020

  1. Excelente tu artículo o publicación como le quieras llamar, es increíble como lo que dices refiriéndote al horóscopo es lo que está pasando en estos momentos en México y en el mundo; muchas gracias por enseñarnos este paralelismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: