De Disney a un geriátrico en Madrid

Por Carels Tovar, Madrid. Periodista venezolana inmigrante en España

Buenas noches, disculpe la hora, llamo para decirle que Margarita acaba de morir”. Esa es la frase que impactó a Gabriela García, una enfermera venezolana en su primer día de trabajo en el geriátrico en Madrid. “Esa abuela había fallecido aproximadamente a las 21 horas, y nos dimos cuenta de su cadáver hasta las doce de la noche, cuando nos toca otra ronda en el área de aislamiento”.

Han pasado tres horas desde que Gaby acabó su turno, pero aún no deja de llorar por el asombro de lo ocurrido. Oriunda de Valencia, Venezuela, llegó a España hace cuatro meses, con la intención de homologar su título universitario y ejercer su profesion después de un año, que es lo que tarda el proceso. Pero el coronavirus no le dio tregua y la tiró al ruedo.

Hasta hace un mes su único dolor de cabeza era no quemarse con una plancha haciendo arepas en una franquicia en Plaza Mayor. Antes trabajó en Disneylandia, en Estados Unidos, sirviendo tragos.

Su propósito era trabajar en el área de hotelería durante un año para ahorrar e irse a Las Palmas a vivir, y allí desarrollar su carrera y recorrer un poco los pasos de su abuela, quien es oriunda de la isla.

Pero una llamada el primer martes de abril cambió sus planes. Debido a la emergencia por el Covid-19, los geriátricos necesitan cada vez más personal que pueda sustituir a los trabajadores que se enferman, y es así como los contratan por tres meses.

Ese mismo día, a las 22 horas, comienza su trabajo. La enfermera muestra el lugar y enseña las labores, y le cuenta que éste era un trabajo muy tranquilo, pero ahora es un poco más movido de lo normal.

La capacidad del centro es de 190 abuelos. Hoy sólo hay 143, de los cuales 20 están apartados en un área restringida con oxígeno, aspiradores y respiradores artificiales. Su compañera de turno la tranquiliza cuando entran en el área restringida, pero también le advierte que varios pueden morir cada día. Su labor incluye la atención de tres pisos con decenas de habitaciones, más el área especial. Ya no existen áreas comunes o de esparcimiento para evitar contagios.

Los centros para personas mayores son los más castigados por la pandemia: de allí salen a diario varios cadáveres. El personal clínico clama, desde hace un mes, ayuda y más protección para los abuelos, el blanco más débil.

Y fue así como en la noche del martes 7 y miércoles 8 de abril, Gabriela conoció de cerca lo que las televisoras, medios y gobierno dicen en rueda de prensa todos los días. García contabilizó tres cadáveres en una sola noche, que se suman a unas cifras que no dejan de crecer. “Bajé al sanatorio. Había cinco cadáveres. Llevan por lo menos dos días allí. Improvisaron cuatro camillas para colocar más cuerpos. Cuando llamas a SAMUR (protección civil) o a la funeraria sólo te dicen que aguantes, que están colapsados”.

Gabriela, en medio de una noche larga, donde no comió ni durmió ni una hora recordó a sus guardias en los hospitales de su país, agradeció internamente haber conocido a esas enfermeras que define con un calor humano incalculable. Con pasión y entrega. Se ríe al recordar cómo extraían muestras de sangre a sus pacientes y cómo esa noche le tocó hacerlo con equipamiento y procedimientos más sofisticados. Son unas guerreras, así define a sus maestras de profesión.

Además, me dice, a sus 25 años calmó a un auxiliar que lloraba ante la pérdida de dos pacientes, un joven que deberá asistir a terapia luego de ver tan seguida la muerte.

En medio de la llamada telefónica donde escucho todo este relato, le pido que vaya a dormir. Que le toca seguir en la primera fila de lucha. Que no se martirice por lo que sucede. Y le pido que me siga llamando para que drene sus lágrimas. Ella sólo piensa en su mamá y abuela que se encuentran en Valencia con su gato y promete seguir trabajando para ayudar en medio de este caos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: