En Torrevieja a pesar de pesares

Por Pepa Miranda*

El paso de este tiempo
que hizo garra la muerte,
somos los escapados;
los de la buena suerte.

Somos los elegidos,
las frentes con coronas
y ramos de azahar.
Escogidas personas.

Repartidas las garzas,
flamencos, golondrinas,
las ocas y los patos
rodean las salinas.

El litoral bordado
por el hechizo de olas.
Remates caprichosos.
Ritmos de caracolas.

Caminos en la arena
huellas casi borradas.
En los atardeceres
las antiguas miradas.

Las orillas bermejas
y el horizonte rojo
de líneas adyacentes,
se unen a su antojo.

Pedestal de la noche
el mundial Universo.
En filas las farolas
en orden verso a verso.

Y las oscuridades
henchidas por la luna,
hacen juegos de sombras
en color aceituna.

Pasan ensoñaciones
vestidas de deseo
por memorias durmientes.
Noches de Prometeo.

Ya salen caravanas
por vírgenes caminos.
Ya se cuentan por miles
suculentos destinos.

Albricias, banderolas
bordadas de oro y plata,
flecos de pedrería.
El temor se desata.

*Escritora española (Salamanca, 1938). Funcionaria de educación y logopeda jubilada. FB: Pepa Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: