“Las Sesiones”: Uso de datos para descifrar la pandemia

En la más reciente edición de “Las sesiones” hablamos con Cristian Villanueva, ingeniero industrial y creador de “Reportes Diarios de Covid-19”, un sitio que muestra de forma amigable la evolución de la pandemia en México, basado en datos abiertos. Con él, hablamos sobre el origen del proyecto, su metodología, las inconsistencias que ha encontrado a lo largo del trabajo y también -¿por qué no?- su afición por el rock. Les dejamos la conversación, en espera de sus comentarios, acá: https://fb.watch/8fIJGI6mho/

“Humanidad”

La destacada compositora nicaragüense, Ceshia Ubau, comparte con Diarios de Covid-19 esta nueva pieza de su material discográfico en el que aborda, desde la intimidad, la fuerza de su lazo con la humanidad.

Ceshia, quien ha formado parte de festivales internacionales y de campañas sobre derechos humanos y ha sido premiada con el Fondo Centroamericano de Mujeres, comparte, a través de esta obra, su poesía en homenaje (urgente) a la vida. Enhorabuena.

Cariño a flor de vacuna

Por Eric Lugo / Reportero Gráfico / Ciudad de México
Instagram: @erinkteotl Facebook: Eric Teotl Tlili

Esta imagen retrata una escena registrada en la cotidianidad del proceso de vacunación en México. Muestra a una joven que acudió al centro de vacunación en la alcaldía Venustiano Carranza, en la capital del país.

Ante los nervios y el miedo, una enfermera la abrazó para tranquilizarla y poder vacunarla sin causarle una afectación.

La Secretaría de Salud de México informó que hasta la fecha se han aplicado 98 millones 895 mil 325 dosis suministradas desde el 24 de diciembre de 2020 al 24 de septiembre del 2021, en el marco de la Estrategia Nacional de Vacunación contra la Covid-19, con lo que 71% de la población mayor de 18 años ya cuenta con al menos una dosis.

Con el apoyo del personal de salud, cuyo esfuerzo ha sido notable para enfrentar la pandemia, la joven logró superar el temor y estar protegida contra el virus.

México, una oportunidad de vida para los migrantes haitianos  

Luis Barrón / Reportero Gráfico / Ciudad de México
Facebook: Luis Barrón Instagram: @photonomada Twitter: @photonomadamex 

Las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) de México, con sede en la Ciudad de México, recibieron en los últimos días a cientos de migrantes, en su mayoría de nacionalidad haitiana solicitantes de asilo o refugio, provenientes algunos de Sudamérica, donde residieron en espera de recibir asilo o refugio. Pero ante a negativa de los gobiernos de esos países, decidieron emprender la marcha hacia los Estados Unidos, buscando el sueño americano a través del territorio de México, la única ruta terrestre posible. 

La crisis humanitaria, política, social y económica que desde hace décadas se registra en Haití, generó que migraran años atrás a distintas naciones de Sudamérica, buscando mejores oportunidades de vida, educación, salud y laborales. 

La pandemia por Covid-19 a nivel mundial agudizó la crisis general en Haití, donde los sistemas de salud son extredamente deficientes, siendo la isla el país más pobre de América Latina. Para colmo, un sismo de 7.2 grados en escala de Richter el pasado 14 de agosto, causó aún más estragos entre la población, que salió de la isla en busca de oportunidades. 

Familias completas, compañeros de esperanza y de viaje provenientes de Chile, hacen fila y compran algo de comer en lo que esperan información sobre su trámite. Mientras, algunos niños y niñas juegan a la entrada de un estacionamiento. Los solicitantes de asilo o refugio comentan que buscan tener un trabajo que les permita acceder a una mejor vida para ellos y sus hijos, y dicen que contemplan quedarse en México ante la difícil situación de alcanzar la frontera con Estados Unidos; más aún con la política migratoria restringida de las autoridades estadounidenses ante la gran demanda de asilo o refugio de miles de migrantes de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe.   

Ahora deben tener paciente para esperar la respuesta de la Comar y el gobierno de México, mientras no tienen un lugar para vivir en lo que dura su trámite, la gran mayoría cuenta con recursos para algunos días, y en caso de necesitar más, sus familiares en Estados Unidos o en Chile, en su mayoría los apoyan enviándoles dinero. La dependencia indicó que recibió 400 solicitudes de asilo durante la semana del 20 al 24 de septiembre del presente año. 

El Gobierno de México a través del Instituto Nacional de Migración (INM), informa que entre enero y agosto de 2021, México ha registrado el arribo de alrededor de 147 mil migrantes, complicado el accionar del gobierno federal para controlarlos y mantener un registro de los mismos, durante su estancia en territorio mexicano en camino a Estados Unidos. 

SEXO PANDÉMICO

Una habitación con vistas

Por Verónica Maza Bustamante*

Verónica Maza Bustamante. Foto: Especial

Han pasado casi 21 meses desde que se dio a conocer a nivel mundial un nuevo tipo de coronavirus, el COVID-19, transmisible de humano a humano, y la existencia de toda la humanidad comenzó a transformarse.

Hoy, vivimos entre el antes y el después, entre lo que fue y esperamos que sea, tratando de adaptarnos a la nueva era con sus nacientes reglas, posibilidades, estructuras, dificultades. Es, sin duda, un momento trascendente en nuestro devenir como especie.

Pero, a pesar de todo, aquí estamos. Seguimos. Hemos llorado mares, pero también hemos sentido la solidaridad y el apoyo de quienes nos rodean. Hemos perdido muchísimo y, sin embargo, estamos ganando de maneras insospechadas: en el crecimiento personal, en habilidades antes desconocidas, en el desarrollo de nuevas ideas en campos que están floreciendo.

En medio de todo este torbellino de formas y sensaciones, miedos y alegrías, la sexualidad humana sigue siendo —y seguirá siendo hasta el fin de los días— un elemento básico de nuestro ser, de la manera en que nos comportamos en solitario y en compañía, y de cómo vamos comprendiendo los acontecimientos colectivos para apropiarnos de ellos. En muchos casos, la sexualidad se ha transformado. En otros se siguen preservando los estereotipos que desde tiempos inmemoriales han afectado nuestra visión del ser y del mundo.

Durante la pandemia, el amor floreció. También aumentaron los embarazos no deseados en adolescentes. Estamos aprendiendo a relacionarnos con nuevas parejas usando cubrebocas, sin olvidarnos del condón (ahora podríamos hablar de una “triple protección erótica”). Las parejas que viven en familias extendidas (con suegras, madres, primes, hijes…) han visto reducida su vivencia erótica. Algunos hombres se encierran en sus coches en busca de un espacio privado, mientras muchas mujeres se vuelven maestras en la escuela en casa, sumando una actividad más en la larga lista de oficios y actividades que ya de por sí realizan.

Ha crecido la frecuencia y calidad en la práctica masturbatoria de las mujeres, siendo las solteras quienes han iniciado o aumentado su colección de juguetes sexuales. Los hoteles del amor se están convirtiendo en un lugar más o menos seguro en términos de desinfección, porque ya tenían un caminito avanzado en ello. Los clubes de ligue, los antros para el agasaje, los espectáculos para adultos quedaron congelados en un tiempo que se fue y se extraña, como los insectos en el ámbar, sorprendidos por una prisión que no esperaban, tratando de liberarse para seguir volando.

Los cursos y talleres en línea de las diversas dimensiones de la sexualidad han ayudado a que muchas mujeres se apropien de sus cuerpos, se sumen a la causa feminista, se trabaje la igualdad de género desde el análisis estadístico, se hagan protestas virtuales, se generen movimientos a favor de los derechos sexuales, que son parte de los derechos humanos. Ellas, sobre todo las más jóvenes, están tratando de encontrar su lugar en este mundo renovado, en este espacio en blanco donde hay que comenzar a organizar el diario de nuestros nuevos días. Pronto tendrán mucho que enseñarnos.

Lucy, la protagonista de la novela Una habitación con vistas, de Edward Morgan Forster, atisba por la ventana de un cuarto de hotel en Florencia, a principios del siglo XX, los hábitos de una sociedad que está cambiando, donde lo viejo prevalece mientras el empuje de la novedad aparece. Donde los convencionalismos sociales se rompen y se miran metafóricamente desde un rosetón donde quien sabe observar puede ir develando los misterios de lo que sucede afuera, en el mundo exterior, en la realidad aparente.

“Sexo pandémico” es una columna donde espiaremos prácticas y salud, educación y problemáticas, consejos lúdicos e información clara, consciente, de la sexualidad en estos días de cuarentena modificada.

Han pasado ya 21 meses. Pero el 3 es un número que me gusta. Así que partamos del mismo para ver “el sexo” desde diversos puntos de vista, nuevas maneras, secretos abiertos, complicidades en línea. Es su espacio. Aquí les espero.

*Periodista y sexóloga, Directora  de Despertar Comunicación

Periodismo, educación sexual, literatura, escuelas del Oriente

despertarcomunicacion@outlook.com| Twitter |Facebook

CHAMANES Y VENADOS DE DAVID SILVA

Por Irene Selser*

En una entrega especial para Diarios de Covid-19, el artista plástico mexicano David Silva (https://www.facebook.com/people/DAVID-SILVA-Artista-Pl%C3%A1stico/), nos honra con una selección de pinturas de su catálogo “Chamanes”, relativo a la persona que ejerce o práctica los rituales del chamanismo. El término chamán proviene del sustantivo shamán (“el que sabe”) en lenguas de Siberia (tungúsicas), y este del verbo shahia (saber). El chamán tiene la facultad de curar, de comunicarse con los ancestros y los espíritus, y de ofrecer habilidades visionarias y adivinatorias. Históricamente, los chamanes han estado presentes en las comunidades cazadoras y recolectoras de América, Asia, África y Oceanía y también las culturas prehistóricas de Europa.

Según nos explicó David Silva, el material que usa para sus cuadros es espuma volcánica, más conocida como piedra pómez. Esta es pasada por un cernidor para lograr un polvo muy fino. Después se mezcla con agua y un aglutinante plástico y se aplica sobre la tela o madera, según el caso.

Durante su secado, David la va moldeando. El proceso de secado dura un día más o menos. Una vez seca empieza a trabajarla aplicando la pintura acrílica.

¡Disfruten este legado para los ojos!

Chamán con perro azul.
Monolitos flotando
VENADOS 35 X 30 CM
El autor celebrando el 211 aniversario de la Independencia de México, el pasado 15-16 de septiembre.

*Periodista y traductora, editora de Diarios de Covid-19 /diariosdecovid@gmail.com / Facebook: Irene Selser

#VersosConfinados: el proyecto de datos para recordar la poesía

El 15 de abril de 2020 marcó el debut del proyecto POSTDATA “Estandarización de poesía y datos abiertos enlazados”, que se ha encargado de recopilar poemas y canciones creados durante el confinamiento, con el objetivo de forjar una memoria del arte literario en pandemia.

A través de la etiqueta #ConfinedVerses (Versos confinados), el equipo creador del proyecto busca recolectar los poemas “para dar testimonio de esta experiencia colectiva, y ponerlos a disposición de todos, con el fin de hacer más llevadera la cuarentena”.

El programa arroja datos como las palabras más usadas en inglés y en español por autoras y autores, así como los espacios físicos, las emociones y hasta los colores más mencionados en poemas y canciones. Por ejemplo, una de las gráficas de datos indica que las palabras “mundo”, “vida” y “amor” cobraron notoriedad en el confinamiento, al igual que “corazón”.

En la presentación, el equipo detalla que busca “transformar el esquema de beca tradicional de poesía en un entorno de investigación de humanidades digitales, combinando investigación filológica y computacional de vanguardia” para construir “un mundo virtual de poesía semánticamente ligada”.

El proyecto es financiado por el Consejo Europeo de Investigación y puede ser consultado en su sitio web: https://postdata.linhd.uned.es/.
Esta vez, mostraremos cuatro de las numerosas piezas con las que decenas de autoras y autores del viejo continente se han sumado a esta obra colectiva.


Esta cuarentena
Abraham Mateo

No, no, no, no, no, no
No, no, no, no, no, no
Te estoy echando de meno’
Me está costando no verte
Lo hago pa’ protegerte
Tenemos que ser fuerte’
Esta cuarentena
Se me está haciendo una condena
No tenerte me envenena, na na
Cuando todo esto pase
Iré a besarte bajo la luna llena
A cantarte lo’ poema
Que te escribí esta cuarentena, na na
Esta cuarentena, na na
Eh, na na na
Dando vuelta’ y vuelta’ en el colchón
Viendo nuestra serie en la televisión
No es lo mismo
Vivir sin ti no es lo mismo
Dime que es un espejismo
Que puedo verte ahora mismo (no, no)
Yo no soy científico
Pero por amor yo inventaré una solución
Que acabe con esta locura
Yo por ti fabrico la cura
Pa’ acabar con esta tortura
No puedo con esta amargura
Yo te juro que
Esta cuarentena
Se me está haciendo una condena
No tenerte me envenena, na na
Cuando todo esto pase
Iré a besarte bajo la luna llena
A cantarte lo’ poema
Que te escribí esta cuarentena, na na
Esta cuarentena, na na
Eh, na na na
Cuídate, bebé
Y guárdame to’ los besito’ que tú me debe’
Sé que hace tiempo que no me ve’
Pero ya voy posteando un TBT
Pa’ que sepas que de ti no me olvidé, yeah
Cuídate, bebé
Y guárdame to’ los besito’ que tú me debe’
Sé que hace tiempo que no me ve’
Pero ya voy posteando un TBT
Pa’ que sepas que de ti no me olvidé, yeah (uh)
Esta cuarentena
Se me está haciendo una condena
No tenerte me envenena, na na
Cuando todo esto pase
Iré a besarte bajo la luna llena
A cantarte lo’ poema
Que te escribí esta cuarentena, na na
Esta cuarentena, na na
Eh, na na na
Yo’ (uh uh uh)
Desde Cádiz para el mundo
Yeah, eh eh eh
Abraham Mateo-eo

Bosque
Ada Salas


Estos
pájaros
-ahora, sí, tan nítidos-
que oigo -su canto: esa luz-
convierten
la ciudad
en el centro de un bosque.
Apenas dicen nada
de la muerte
dicen:
yo soy
la primavera.
Estoy de nuevo aquí.
Me acerco a tu ventana luego
dicen:
también
entre el horror
más pura
la belleza.

ESTA EN TI
Adriana Ríos

Algo invisible que no distingue,
posición social o raza puso a prueba a todo el mundo,
juntos en la misma causa.
Poco a poco falta menos,
y con la suma de esfuerzos
En el último conteo estaremos todos, AGUANTA.
Ningún mundial sembró en la gente,
tantas ganas de ganar.
De volver a ser como antes,
de volvernos a abrazar.
Si cada quien pelea desde su trinchera,
mientras doctores y enfermeras Luchan con garra esta guerra.
ESTÁ EN TI, ESTÁ EN TI, ESTÁ EN TI,
no es momento de juzgarnos es momento de apoyar.
Está en ti, esta está en ti,
no hay política o teoría que pese más que una vida.

Sin título
Annelischg

Se hacen deseables,
se presionan entre sí,
tienen una fiesta dentro que estallará en cualquier mirada,
su textura es la mejor curva que recorre mi lengua,
tú entrégame tus labios
y te prometo
que nos damos vida.

*********************

De lectores

Preguntémonos si la nuestra es real democracia

A raíz de las recientes movilizaciones en Cuba, que fueron ampliamente difundidas en el mundo, el autor propone una relectura mediática de los hechos desde una perspectiva no tradicional, que aborda el cuestionamiento del concepto liberal de la democracia.

Por Patrizio Digeva*

Los últimos acontecimientos en Cuba pueden representar un motivo serio e indicativo de reflexión sobre la forma en que los medios de comunicación liberales tradicionales están -injustamente- analizando el tema y una buena oportunidad para examinar el estado de salud actual de nuestras democracias.

La correcta distribución y el correcto uso de la información son un instrumento indispensable para que los ciudadanos podamos dotarnos de sus propias habilidades críticas, para investigar los constantes cambios de la realidad internacional con menos prejuicios.

Ampliando nuestra mirada, podemos ver que la orientación mediática occidental hacia Cuba no fue un fenómeno genuino y desinteresado, sino el resultado de un sistema oligárquico y corporativista muy evidente, regulador de precisas relaciones de poder económico en la base. Escribo “injustamente” por una serie de razones, más allá de las cuestiones ideológicas de uno u otro componente: aquí se trata de obvias instrumentalizaciones o, peor aún, de mistificaciones conscientes, representativas de una clara falta de voluntad para discutir este complejo tema –con implicaciones políticas geopolíticas importantes– en términos más razonables y objetivables.

Un ejemplo evidente de esto fue el tuit que un periodista italiano –aparentemente– acreditado como Roberto Saviano compartió en su perfil en julio pasado. Alteró distraídamente la verdad de los hechos al utilizar indebidamente la foto de una mujer simpatizante del gobierno cubano, de manera que ofreció una narrativa contraria a la realidad. Presionado por una repentina euforia sensacionalista de los medios, consideró “bueno” compartir la información recibida sin una previa investigación autorizada y confiable de las fuentes. En consecuencia, el escritor de “Gomorra” tuvo que borrar el tuit después de darse cuenta del error. Errare humanum est, dirían algunos comprensiblemente. El hecho, ya bastante vergonzoso en sí mismo, además de enfatizar cómo incluso los grandes nombres del mainstream pueden ser protagonistas de actitudes profesionales superficiales, es sobre todo un reflejo sistémico de la forma en que la incansable propaganda liberal centrada en Occidente se enfrenta al resto del mundo. Entonces perseverare autemdiabolicum, añadiría alguien más. El hecho más preocupante fue el deber constatar que una inexactitud tan flagrante por parte de un periodista como Saviano –considerado muy creíble por la opinión pública internacional–, representa una alteración de la realidad aún más peligrosa y dañina.

Otro ejemplo emblemático de parcialidad innata es la engreída actitud del popular virólogo italiano Roberto Burioni, quien también a través de uno de sus tuits, el pasado mes de abril, afirmó falsamente que en Cuba no se ha desarrollado ningún medicamento desde hace 50 años. Textualmente: “No quiero meterme en diatribas políticas, pero no se han desarrollado fármacos en Cuba en los últimos 50 años. En cuanto a las vacunas, veamos si funcionan. De momento deberíamos seguir confiando, como por consideración, a los de China y yo no confío”.

Más allá de la manipulación de la realidad, lo que quería enfatizar es la constatación de una internalizada parcialidad –además de la ignorancia o de la mala fe– de un científico que debería limitarse a hablar de vacunas de forma justa, aséptica y científica; en su lugar, él opta por insistir en provocaciones políticas aunque no tenga ni la competencia ni, sobre todo, la honestidad intelectual. Y lo más hipócrita es que él mismo, primero, afirma que no quiere tratar la cuestión desde un punto de vista político, pero luego lo hace de todos modos, presumiblemente afligido por una irremediable soberbia ontológica hacia todo lo que no es liberal. Y no es casualidad que, inmediatamente después de Cuba, él también arremete indiscriminadamente contra las vacunas chinas, sin antes haber comprobado previamente la cientificidad de sus declaraciones. Esto demuestra cómo, para tales personajes, la ciencia, en última instancia, siempre está subordinada al discurso político.

Si un conocido gurú del buen periodismo italiano y un virólogo engañosamente sabiondo se entregan a tales comentarios, con la razón por la que la opinión pública –desorientada ante la persistente y sutil omnipresencia del sistema mediático oligárquico– rara vez se detiene a reflexionar sobre los aspectos positivos de un país “enemigo” de la democracia liberal como Cuba. Esto se debe a que cuando hablamos del gobierno revolucionario castrista –según la aplicación del habitual principio de la doble moral– solo los aspectos más negativos pueden ser tomados en consideración y examinados por la propaganda capitalista; y es por ello que la administración en cuestión es inevitable y constantemente acusada de tiranía; más aún cuando se enfrenta a una manifestación –real o presunta– de descontento por parte de la población local.

En consecuencia, la opinión pública tradicional rara vez se detiene a reflexionar sobre el hecho de que, a pesar de ser un país sometido a un embargo maligno y criminal durante unos 60 años, Cuba ha estado exportando médicos a las peores zonas en crisis de salud del planeta durante décadas. Y esto precisamente los italianos no lo podemos olvidar, de lo contrario seríamos unos hipócritas irrecuperables.

Rara vez la opinión pública tradicional se detiene a reflexionar sobre el objetivo postulado histórico de afirmar que en la Cuba posrevolucionaria, una insólita red de prevención y asistencia médica pública y gratuita ha contribuido al logro de una de las tasas de esperanza de vida más altas del mundo. Algo singular para un país caribeño, sujeto a las lógicas oligárquicas más dolorosas y oscuras de matriz europea y estadounidense antes de la Revolución de 1959.

Rara vez la opinión pública tradicional se detiene a reflexionar sobre el hecho de que Cuba es el único ejemplo vivo en el mundo de un país que produce una vacuna a nivel estatal sin la intermediación del lucro privado. Rara vez la opinión pública tradicional se detiene para notar la notable ausencia en esta isla caribeña de una preocupante tasa de mortalidad por Covid-19 en comparación con el resto del continente americano (y de todo el mundo), a partir del estrangulador Goliat allí cercano. Y menos aún la opinión pública tradicional se detiene a reflexionar sobre la singular belleza de la palabra “Soberana”, término elegido con orgullo por los cubanos para resaltar la dignidad de un pueblo por no haber sucumbido a las miserables y brutales presiones extranjeras para no acabar hasta con una cualquiera “república bananera”.

Por lo tanto, a la luz de todos estos cortocircuitos lógicos y éticos, no es tan difícil entender por qué la mayoría de las personas no se hacen las preguntas correctas: el enfoque mediático incansablemente occidental o céntrico de los medios de comunicación se encuentra de manera decisiva entre el mundo de las noticias y de los consumidores ignaros, que a menudo son incapaces de elaborar opiniones más confiables y verdaderas sin la ayuda de habilidades críticas intrínsecas y un conocimiento histórico más enraizado. Después de todo, frente a la sistemática parcialidad con la que los principales medios de comunicación y los contemporáneos influencers aspirantes sabiondos generalmente describen a los así llamados países socialistas, no es sorprendente que exista tal nivel de falta de crítica hacia la verdad y el análisis histórico entre la población. Que estos países, prescindiendo de todas sus especificidades y sus contradicciones locales por su forma de insertarse inevitablemente en el sistema capitalista actual, intenten ofrecer alternativas existenciales deseablemente mejores que la actual, es una posición poco aceptada y discutida. Sin embargo, no es casualidad que Cuba sea socialista; no es casualidad que Vietnam se defina como país socialista y no es casualidad que China también se defina como tal: en la gran mayoría de los casos, históricamente, fueron los movimientos socialistas / comunistas los que lideraron las audaces y heroicas luchas por la emancipación de pueblos sometidos al yugo del imperialismo extranjero.

El concepto de hegemonía cultural nos ayuda a comprender mejor cómo, en la sociedad neoliberal actual, los intelectuales tradicionales de gramsciana memoria están lamentablemente subordinados al mero papel de guardianes de este orden cultural e inmoral constituido; basado en la búsqueda continua de un enemigo ontológico y perspectivas a corto plazo de satisfacción personal a un nivel exclusivamente individualista.

La opinión pública canónica, por tanto, se ve sutilmente empujada a contemplar en realidad un espectro muy estrecho de perspectivas políticas, para no contradecir el pensamiento único dominante: el liberalismo en filosofía y el liberalismo en economía. Todo lo que está fuera de este esquema simplista y artificial es irremediablemente tachado –por la nueva Inquisición capitalista– de utopismo o, en el peor de los casos, de disparatado radicalismo dictatorial. Sin embargo, la experiencia revolucionaria de Cuba, de sus médicos en Lombardía (en el año pasado) y en el resto del mundo, de su ejemplar Soberana etc., nos muestra que otra forma de pensar y de hacer no solo es posible sino deseable. Y sin una previa y funesta interferencia imperialista externa, sin duda sería mucho más factible.

*Internacionalista, doctorando en Relaciones Internacionales y Políticas.

De lectores

Chile: crisis y superación del modelo neoliberal

Ya está en marcha en Chile la redacción de la nueva Constitución e inscritos quienes postulan al sillón presidencial, el Parlamento y los Consejos Regionales. ¿Qué viene ahora? Decisiones trascendentes, incógnitas difíciles de despejar, desafíos enormes, en especial para quienes abrieron paso a los cambios derribando puntales claves de la dominación. Son tareas de gran complejidad superar el modelo neoliberal y crear una democracia más real, menos mentirosa, con un estado de derecho más justo, inclusivo y mayoritario, un país de igualdad y desarrollo sostenible.

Por José Miguel Arteaga*

Imagen de falco en Pixabay

Vale la pena echar una mirada al mundo que heredamos. Nuestra historia se inscribe en espacios de cambios profundos y acelerados. El fin de la Segunda Guerra Mundial inició una Guerra Fría que se extendió por más de 40 años, hasta la caída del Muro de Berlín (1989), la reunificación de Alemania y la disolución de la Unión Soviética (URSS, 1991).

Entre los acontecimientos más notables de las últimas décadas están, por un lado, el acelerado desarrollo y transformación de China en una superpotencia mundial y, por el otro, la expansión y transformación de un capitalismo que sorprende por su vitalidad, permeando nuevas zonas de influencia, incluyendo al gigante asiático, superando crisis recurrentes más extendidas y profundas que le sirven al capital para arremeter con mayor fuerza contra normas y regulaciones que coartan su libertad para hacer y deshacer a sus anchas en mercados globales desregulados y sin fronteras.

No es ajena a estos sucesos la ola neoliberal que se impuso entre nosotros. Milton Friedman visita Chile por primera vez en 1975 iniciando la instalación del modelo Chicago. La ola neoliberal alcanzó vastas dimensiones, imponiéndose prácticamente en todo el mundo capitalista. La renovación del ideario liberal buscó abatir barreras y trabas de regulación levantadas para controlar sus peores tendencias, alcanzando especial intensidad con el gobierno de Ronald Reagan (1981 -1989), y de Margaret Thatcher (1979 – 1990).

Entramos a tiempos de reflujo y colapso de un modelo ya envejecido. ¿Hasta dónde podría llegar la crisis? Ocurre dentro del capitalismo y se manifiesta con mayor evidencia en los países de menor desarrollo, por la desigualdad y la fractura social profunda que engendra y el endurecimiento represivo de sus gobiernos.

Los países capitalistas de mayor desarrollo logran escapar por especiales condiciones. Primero, el modelo neoliberal no se pudo aplicar en ellos de la forma extrema y brutal como fue impuesto en países como el nuestro. Segundo, esos países son el asiento de grandes corporaciones trasnacionales, que explotan al tercer mundo extrayendo materias primas e ingentes recursos que transfieren a sus matrices oxigenando su ventilación. Tercero, el capitalismo experimenta transformaciones profundas en especial en aquellos que son sede de grandes compañías tecnológicas como Apple, Microsoft, Google, Amazon, Facebook, IBM y otras. Las regulaciones de mercado que buscan proteger a la población resultan ser de poco alcance, y las estructuras económicas y financieras se mantienen férreamente fundiendo su inspiración neoliberal con otras corrientes que contribuyen a su perpetuación.

Chile muestra la crisis con gran transparencia, porque aquí se juntan y potencian los efectos del colapso de un sistema económico con el hundimiento del modelo político heredado de Pinochet. Se establece un escenario propicio a cambios estratégicos y profundos, una oportunidad histórica que pocas veces se abre, inmejorable para levantar un nuevo país, para recoger y dar cuenta de grandes desafíos acumulados y desatendidos por la incapacidad y la falta de legítimos liderazgos.

Estamos abocados a redactar una nueva Constitución y a reemplazar el modelo Chicago. ¿Qué nuevo sistema podría reemplazarlo? No hay a la vista modelos viables, lo que representa un problema de difícil solución y un desafío no menor para las grandes mayorías que buscan cambios profundos. Del éxito que se tenga en encontrarlo depende la continuidad de las posiciones de gobierno y de poder que estas fuerzas alcancen.

El sistema económico seguirá siendo capitalista, lo que obliga a calibrar muy bien qué caduca y qué sigue vigente, a buscar nuevas formas para generar un dinamismo sano y poner al día una economía que ponga en el centro el desarrollo país y el interés de las grandes mayorías.

Será clave la sostenibilidad social del nuevo proyecto dado que siempre estará presente y al acecho una arremetida reaccionaria con intención de recuperar su dominio total, acarreando nuevamente a su lado a sectores medios que su modelo perjudica en los hechos, volviendo a esquemas ya superados, desnudos de sus reales alcances y resultados.

El criterio social y de clases es una brújula poderosa, pero no basta. Se requiere también teoría económica, social y política, entrando en profundidad al análisis del complejo problema histórico en que nos encontramos.

La derecha no ha dado muestras de haber pensado seriamente en estos temas ni hallado un camino de salida. Su pobreza teórica es elocuente y se refleja en la merma de su apoyo. El mundo de centroizquierda también está huérfano de ideas y propuestas. No se divisa aquí una analítica seria y profunda y menos aún propuestas de renovación, cambios y soluciones que toquen la realidad y respondan al sentir de las mayorías.

La tarea de una renovación fructífera y creíble viene a recaer en la izquierda, única fuerza que puede abrir camino al futuro sin engaño, obligada a renovar su teoría y su práctica de acuerdo con los actuales desafíos.

Sin duda un rol más protagónico del Estado hace falta. La economía, si bien seguirá siendo capitalista, debe ser en mucho mayor medida regulada por un poder y una legalidad centrales, elegidos y legitimados periódicamente, responsables de velar por el bien común, protegiendo los intereses de las mayorías y de los más desamparados, proveyendo y activando fórmulas para desatar una dinámica que asegure el desarrollo integral del país.

La democracia debe renovarse y relegitimar sus estructuras y autoridades. El país debe ponerse al día, no solo con sus tareas históricas sino con los mandatos del mundo de hoy, amenazado por graves peligros. La mirada global es un requisito necesario, no solo para dar cuenta de los más urgentes desafíos, sino para inspirar y enriquecer la gama de soluciones. ¿Estamos preparados? Hay muchos espacios que requieren creatividad y atención. Tarea de todos, lucha común de amplio espectro, voluntad y decisión.

*Filósofo y economista. Twitter: @josemiguelart17

Trascender

TANATOLOGÍA PARA LA VIDA

A partir de este número, Diarios de Covid-19 se complace en publicar la columna quincenal “Trascender”, que abordará aspectos de la tanatología, una de las disciplinas médicas a las que distintas personas han recurrido durante la pandemia. En esta ocasión, la autora, quien es también comunicóloga, ofrece una introducción al tema.

Por Blanca Fernández*

Foto: Horacio Quiroga/Diarios de Covid-19

La tanatología es la disciplina que, mediante un método científico, se encarga de encontrar sentido al proceso de muerte, de pérdida.

Su principal función es proporcionar calidad de vida al enfermo terminal, es decir, al enfermo en su última etapa de vida, para que pueda tener una muerte digna y también brindar herramientas emocionales a los familiares que le acompañan.

Además, dentro de la tanatología, se incluyen todas las pérdidas significativas por las que atraviesa una persona. 

Un cambio de residencia, un cambio de empleo, la jubilación, separación, divorcio, pérdida de algún bien material, muerte de tu mascota; como ya lo mencionamos anteriormente, pérdida de la salud y la muerte de un ser querido.

Hablar de la muerte nos asusta, ya que nos confronta con nuestra propia muerte. De alguna manera en nuestra mente nos sentimos inmortales o fantaseamos con la idea de morir a los 90 años, rodeados de nuestros familiares, en nuestro hogar, en un ambiente de inmensa paz.  

¿Qué posibilidades hay de que esto ocurra?

Nadie lo sabe, y mientras eso sucede o no, vamos por la vida excluyendo a la muerte de la vida, evadiéndola, evitando nombrarla para no “atraerla”. El simple hecho de imaginar perder a un ser querido nos causa angustia, sufrimiento, dolor. 

¿Y qué pasa cuando la muerte llega?

Cuestionamos, buscamos los porqués de un hecho natural, porque la muerte al igual que la vida es un hecho natural.

La tanatología nos enseña a darle el justo valor a la muerte, a esa que algunas veces sin previo aviso se hace presente. 

Al normalizar la muerte, entendemos que todos los días pueden ser el último, y aprendemos también a disfrutar lo que vivimos hoy. 

¿Cómo me preparo para morir o despedirme de alguien a quien amo?

No existe un manual o una fórmula que nos exente del dolor tras una pérdida. Si amaste, el precio que pagas es el dolor. 

Sin embargo, sí podemos prepararnos dejando de posponer ese perdón, esa expresión de amor, ese agradecimiento.

“Las lágrimas más desgarradoras que se vierten sobre los sepulcros, tienen su origen en las palabras nunca dichas y en las acciones jamás emprendidas.”

Muchas personas en duelo llegan a terapia con una carga emocional principalmente de sufrimiento, por todo lo que dejaron pendiente con su ser querido, por todo aquello que no será.

Si bien la despedida nos dolerá por el lazo, el apego que nos une, el transitar en el duelo será sano, sin culpa ni remordimiento. Lo viviremos con la satisfacción de haberle dado todo en vida. 

La tanatología nos ayuda a reconocernos como seres finitos, nos hace conscientes de la muerte, pero aún más de la vida.

* Especialista en Tanatología y comunicóloga. FB: Tanatóloga Blanca Fernández.