#32

Diarios de Covid-19

Porque vivir es urgente

Historias de una pandemia

Crónicas, relatos, poemas e información
sobre el virus que está cambiando al mundo

Detrás del Vaquero del mediodía

En entrevista con Diarios de Covid-19, el periodista, escritor y director de cine mexicano Diego Osorno, nacido en Monterrey en 1980, habla sobre su más reciente documental en Netflix acerca de la búsqueda incansable que ha hecho de su amigo y poeta desaparecido, Samuel Noyola

EL POETA MEXICANO DESAPARECIDO, SAMUEL NOYOLA. FOTO: FACEBOOK

Por Eva Rosete*

Una búsqueda entre las calles oscuras, fosas comunes y los recuerdos de quienes conocen al poeta Samuel Noyola. “Samuel es como una llama cruzando el agua fría”, afirma Diego Enrique Osorno, periodista, escritor y director de cine entrevista con Diarios de Covid-19. Su último trabajo es el documental Vaquero del mediodía, estrenado el 11 de noviembre en la plataforma Netflix y nominada a los premios Ariel. Este filme es el resultado del trabajo de búsqueda que Osorno hace de su amigo Samuel Noyola que se encuentra desaparecido.

“Para mí todos los desaparecidos están vivos y creo que humanamente así tenemos que considerar siempre las desapariciones, ya sea de manera forzada o no, por eso yo creo que Samuel está vivo o hasta que se confirme lo contrario”, manifestó el periodista. Además aclaró que una de las posibilidades sobre el paradero de Samuel es que él hubiera querido irse y no ser encontrado porque durante la búsqueda de su amigo por las calles de la ciudad, encuentra a otros desaparecidos.

“Creo que la búsqueda de Samuel en cierto sentido se volvió una obsesión para mí, pero una obsesión que en cierta forma me ayudó a salvarme de muchos abismos que iba viviendo”, declaró Osorno. Su trabajo como periodista y director lo ha llevado a contar historias que muestran la realidad violenta y dolorosa que se vive en el país.

EL PERIODISTA, ESCRITOR Y DIRECTOR DIEGO OSORNO. FOTO: FACEBOOK.

Fueron años en los que Osorno entrevistó a personas cercanas al poeta, buscó por los lugares que frecuentaba e inició una búsqueda en las fosas comunes. Al respecto, el escritor comentó: “Esta fue una parte muy dura, me enfrentaba con el escenario de la muerte de Samuel. Algunas madres de personas desaparecidas de manera forzada me ayudaron a lidiar con esos mecanismos burocráticos que a veces son muy insensibles. En mi experiencia encontré funcionarios abiertos y dispuestos a colaborar en el esclarecimiento”.

El documental hace un cuestionamiento profundo sobre el papel de la poesía en la realidad social, ya que la intención de Osorno es mostrar la poesía de Noyola, tanto a las personas que se fue encontrando en la búsqueda de su amigo, como al público en el documental. La intención es provocar el interés en la poesía, sobre todo en la de Samuel por el poder que tienen sus palabras.

“Una resonancia íntima que tiene esta obra para mí es la motivación y la inspiración para contar historias en medio de la barbarie, porque en medio de la barbarie hay artistas, genios y obras tan bellas como las de Samuel. El hecho de que existieran él y su obra y la posibilidad de ayudar en algo a ese hombre, que fue mi amigo antes de desaparecer para que su obra la conocieran más personas, ya genera en mí una esperanza y una emoción muy especial”, expresó el director.

El filme se planeaba estrenar el 20 de marzo en once salas de cine en México, pero por la pandemia se tuvo que cancelar. “Eso fue muy triste porque hicimos mucho trabajo los meses previos y finalmente tuvimos que suspenderlo. Ahora se abrió la posibilidad de estrenarlo y distribuirlo en Netflix y ha sido muy impactante la cantidad de reacciones, comentarios y críticas de muchos países. La obra de Samuel y su leyenda están viajando”, comentó Osorno. 

Asimismo el periodista confesó que durante la pandemia ha trabajado en un nuevo libro de crónicas de viajes a diversos países como Líbano, Palestina, Siria, Colombia, Francia y Estados Unidos. “La pandemia me permitió ponerme a reflexionar sobre el mundo, sobre nuestro papel en el mundo y también sobre la necesidad de viajar”, narró Osorno. El título tentativo de la obra es Mundo enfermo, el nombre de uno de los textos.

La pandemia por Covid-19 ha traído diversos cambios en la vida de todos, y en su documental el director invita a la reflexión sobre el papel de la poesía en un momento histórico cuando existe el tiempo para repensar las cosas gracias al encierro. Tal vez en el trabajo de Samuel Noyola, nacido en Monterrey, Nuevo León en 1965, se encuentre la esperanza para vivir y seguir adelante en momentos difíciles como lo sugiere su amigo Diego Osorno.

Algunos poemas de Samuel Noyola


Vértigo cantado

 Te quiero de golpe, amor,
 somos el reflejo terrestre de alguna estrella.
 Para ti la llama espiritual de mis besos
 y el sol profundo del deseo,
 déjame a mi la altura y el abismo del corazón,
 déjame el rascacielos en la sangre.
 Porque desde la firme rosa madre vengo cayendo,
 como abeja en celo volaba vagabundo
 hacia la soledad de un jardín más oscuro,
 caí largo hasta que el vértigo me hizo mártir,
 luego me perdió para siempre el infarto del amor. 

Asisea

Podría esperar a que la Inspiración
me muerda una oreja, y en la espera
encender el incienso de mariguana,
el televisor o llamar a Tabata
para que me traiga una botella de tequila,
beberla en el cuenco de la calavera.
Pero puede llegar cuando distraído
más ando, cuando me saco un moco
o duermo enamorado. Sin embargo,
sospecho que Doña Inspiración no me espera.
Así que me acerco al Libreto, paro
la oreja, miro la realidad con estrías,
y su ojo descarado me contempla. 

Asisea

 Ridículo padre
 Bajo el cielo de Tucson
 Que mandas todavía cartas de amor
 A la madre.
 No olvido mi nombre sellado en tu cara,
 herrado a tres sílabas
 y en labios de ella generoso chispazo
 abriendo con fe lo obscuro,
 fuego en el espejo desvelado del alba.
 No venga más memoria
 a perturbar
 flor de sangre inquieta en el costado. 

Seismona

 Voy a arrojar un número de granos.
 Casi caso la pluma con papel
 en un pacto de signos deslenguados:
 forcejeo de ideas emplumadas.
 Seismona duerme con un arco
 para mojar las flechas en el sueño.
 Desplaza sobre el llano la memoria,
 se cruza con la sombra del venado
 y las huellas de un tigre perdido
 que traza el ocho de la fiera en celo.
 Seismona sueña con Ocho-Venado
 Garra-de-Tigre y cambia de postura
 sobre el lecho de pieles atigradas
 que tatúan su cuerpo cada noche.
 Seismona sueña con un charco
 para quemar las fechas en el viento. 

Diego Osorno, un trabajo riguroso y prolífico

Como escritor y reportero independiente, Diego Osorno (Monterrey, 1980),que ha sido testigo y narrador de algunos conflictos del siglo XXI en México, América Latina, Europa y Medio Oriente. Ha publicado crónicas y reportajes en medios como Gatopardo, Reforma, L’Espresso, Proceso, Newsweek, Internazionale, Letras libres, Courrier International, Vice y El Universal. Ha escrito también diversos libros de no ficción y dirigido documentales. Entre sus libros figuran Slim. Biografía política del mexicano más rico del mundo(Debate, 2015), La guerra de los Zetas (Grijalbo, 2012), Un vaquero cruza la frontera en silencio (Conapred, 2011; La Nuova frontiera, 2014), País de muertos (compilador) (Debate, 2011) y El Cártel de Sinaloa (Grijalbo, 2009).

En su filmografía, premiada al igual que su obra escrita, destacan el documental El alcalde, que muestra la lógica empleada por un grupo de ricos mexicanos encarando la amenaza del narcotráfico en sus vidas; Los cuadros negros, Dios nunca muere, Los cuadros negros, El poder de la silla y la extraordinaria serie para Netflix sobre el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, 1994: el año que cambió a México (Bengala, 2014).

Entre sus reconocimientos destacan el Premio Latinoamericano de Periodismo de Drogas 2011 y el Premio Nacional de Periodismo 2013, el cual dedicó al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) En 2012, la Fundación de Nuevos Cronistas Iberoamericanos, presidida por Gabriel García Márquez, lo consideró uno de los Nuevos Cronistas de Indias) y en 2015, la revista Quién lo consideró uno de los cincuenta personajes que transforman a México.


Photo by Markus Spiske on Pexels.com

Estados Unidos y el “infierno covid”

Mucho trabajo tiene por delante en materia sanitaria el virtual presidente electo Joe Biden, finalmente reconocido como tal por Donald Trump, cuando según expertos el nuevo récord de hospitalizaciones en ese país muestra que se ha entrado “en el peor período de la pandemia” desde el brote original en Nueva York y estados cercanos.

A DIFERENCIA DE 2016, ESTA VEZ SÍ SE MOVILIZARON LOS JÓVENES DE EU PARA HACERSE OÍR EN LAS URNAS. FOTO: FACEBOOK JOE BIDEN

Por Redacción

El virtual presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, se impuso finalmente en los comicios del 3 de noviembre con 306 votos del Colegio Electoral a su rival republicano, Donald Trump, que quedó con 232 votos en uno de los comicios más polarizados de la historia de ese país.

Así, quien será el mandatario número 46 de la primera potencia mundial asumirá el 20 de enero en medio de una emergencia sanitaria que no cede y cuando el doctor Anthony Fauci, la principal autoridad en enfermedades infecciosas de EU, llamó a redoblar los esfuerzos ante el aumento de los casos porque una vacuna efectiva, “aunque está en camino, aún no está aquí”. Para Tom Frieden, ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la nación atraviesa una “temporada peligrosa”, en tanto el corresponsal médico de la cadena CNN, Sanjay Gupta, calificó la situación como un “desastre humanitario”.

EL EX PRESIDENTE BARACK OBAMA FESTEJA CON SU EX VICEPRESIDENTE JOE BIDEN SU TRIUNFO ELECTORAL. FOTO: FACEBOOK JOE BIDEN

Entrevistado por CNN, el epidemiólogo Michael Osterholm, quien recientemente fue nombrado miembro del grupo de trabajo sobre el coronavirus del presidente electo, Joe Biden, describió a su vez el panorama actual como un “infierno covid”.

Según Osterholm, aunque EU no el único lugar del mundo donde los casos están repuntando, la situación se vuelve más crítica por dos motivos: primero, porque es el país con más contagios y muertes en el mundo y, segundo, porque el gobierno saliente no parece interesado en tomar medidas de mitigación en lo que resta de su mandato.

La razón de esta crisis obedece en primer lugar a la desidia con que Donald Trump encaró la emergencia, no obstante conocer el carácter “altamente peligroso” del nuevo microbio, que es “más mortal incluso que una gripe muy fuerte”, según sus declaraciones el 7 de febrero al periodista Bob Woodward que así lo cita en su más reciente libro Rage. “Esto es algo mortal”, le dijo Trump en una serie de entrevistas, en contraste con sus frecuentes comentarios públicos en ese momento, cuando insistía en que el virus “iba a desaparecer” y que “todo saldría bien”.

LA SEMANA QUE RECIÉN ACABA REGISTRÓ UN RÉCORD DE CONTAGIOS: 160.000 EN UN SOLO DÍA. FOTO: FACEBOOK KAMALA HARRIS

En un análisis exhaustivo sobre la situación de la pandemia en EU, la cadena BBC Mundo (https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54912864) resume en cinco puntos la catástrofe sanitaria que ubica a la nación más poderosa del planeta en el primer lugar con más casos y muertes por SARS-CoV-2C.

  • Récord de contagios por encima de las predicciones

De los más de 53 millones de contagios reportados a nivel global, más de 10.3 millones son de habitantes de Estados Unidos, casi un 20% del total global en una nación cuya población representa el 4% del planeta. Esta semana, EU superó los 160.000 nuevos casos en un día, casi una semana después de cruzar el récord de los 100.000 contagios diarios.

Los estados de Texas y California fueron los primeros en reportar más de un millón de personas infectadas en los últimos días, seguidos por Florida. Esta tendencia se registra en más de 40 estados y según estimaciones, la cifra podría empeorar.

  • Alza en el número de hospitalizaciones

A la fecha, hay más estadunidenses hospitalizados con Covid-19 en que en cualquier otro momento anterior previo al inicio de la pandemia en marzo. Hasta el 12 de noviembre, más de 67.000 personas recibían atención hospitalaria tras dar positivo por coronavirus, según datos del Covid Tracking Project, un sistema de monitoreo de la pandemia.Hasta el pasado viernes, 17 estados reportaban un incremento general de hospitalizaciones desde el último récord del 15 de abril, cuando Nueva York era el epicentro de la pandemia y en el país se reportaban 59.940 hospitalizaciones a nivel nacional.

Según los responsables de Covid Tracking Project, “el nuevo récord de hospitalizaciones muestra que hemos entrado en el peor período de la pandemia desde el brote original en Nueva York y estados cercanos”.

LA VICEPRESIDENTA ELECTA, KAMALA HARRIS, LA PRIMERA MUJER EN LOGRARLO. FOTO: FACEBOOK KAMALA HARRIS
  • Alza también en el número de muertes

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) hasta el pasado viernes se registraban más de 242.200 fallecidos en todo el país, una tasa de mortalidad de 73 por cada 100.000 habitantes. Solo el 10 de noviembre se registraron 1.859 muertos por Covid-19, la cifra más alta desde los más de 2.500 registrados el 25 de junio. Expertos estiman que el país reportará más de 2.000 muertes por día en tres semanas más.

  • Situación crítica en los estados

Según los epidemiólogos, la situación es más compleja hoy por la creciente cifra de casos en todo el país, ya que EU entró en la “fase exponencial” de propagación del virus. Pero Tom Frieden, exdirector de los CDC, afirma que no todos los lugares están experimentando actualmente la misma tasa de propagación del virus. Dakota del Sur es el estado con la tasa más alta, con una propagación 100 veces mayor que Vermont.

  • La Casa Blanca también contagiada

Casi 200 personas, desde el presidente hasta miembros de su equipo de  servicio personal y de seguridad, han dado positivo o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus. Del total, más de 30 personas, incluido Trump, su esposa y su hijo menor se contagiaron en fechas cercanas al evento para la nominación de Amy Conney Barret para la Corte Suprema.

El mismo presidente tuvo que ser hospitalizado y unas semanas más tarde varios asistentes del vicepresidente Mike Pence también se enfermaron.

A inicios de noviembre, tras un evento durante la noche de las elecciones en el que Trump se proclamó ganador cuando aún continuaban los conteos, se reportó un nuevo brote: el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, uno de sus jefes de campaña y otra decena de funcionarios dieron positivo.

El Servicio Secreto tampoco ha resultado inmune y al menos 130 de sus miembros, que se encargan de la seguridad de Trump y la Casa Blanca, dieron positivo o han tenido que aislarse tras exponerse a personas enfermas con Covid-19.

A la vez, al menos ocho miembros del personal del Comité Nacional Republicano, incluido el jefe de Gabinete, Richard Walters, tienen el virus.

Las prioridades de Joe Biden

Siete son las prioridades adelantadas por el exvicepresidente demócrata para intentar sacar al país del profundo hoyo en que lo sumió Donald Trump. Sin duda el coronavirus es su primera prioridad, y al respeto anunció que quiere crear un programa nacional gratuito de test para toda la población, además de la contratación de 100 personas para asegurar el seguimiento de los casos.

El objetivo de Biden es crear al menos 10 centros de diagnóstico en cada estado, desplegar recursos de las agencias federales y que sean expertos federales los que den consejos y recomendaciones a la población. También dice que todos los gobernadores deberían hacer obligatorio el uso de cubrebocas en sus estados.

Además de la pandemia, el también ex senador Joe Biden (Pensilvania, 1946) ha marcado otras seis prioridades: economía, con el alza del salario mínimo y la inversión en energías limpias con una inversión federal de US$1.7 billones en investigación de tecnologías verdes; cuestión racial: con una reforma del sistema penal y ayudas a las minorías; y clima y medio ambiente: con el anunciado regreso al Acuerdo de París, del cual Trump se retiró. El acuerdo, el primero logrado por la ONU de alcance mundial, comprometía a EU a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 28% por debajo de las de 2005 antes de 2025.

La quinta prioridad se refiere a la inmigración. Al respecto, el futuro gobierno de Biden y su vicepresidenta y ex senadora Kamala Harris se han comprometido a revertir en los primeros 100 días las políticas migratorias de Trump, entre ellas proteger y apoyar con ayudas federales a los llamados dreamers (soñadores), inmigrantes a los que sus padres introdujeron irregularmente en el país cuando eran menores de edad y a los que el gobierno del ex presidente Barack Obama permitió permanecer en el país.

Finalmente, en materia de salud Biden prometió ampliar el esquema de seguro público aprobado por Obama cuando él era su vicepresidente y definir un plan para asegurar a97% de los estadunidenses, entre otras medidas de impacto social.


Pandemia y El cuento de la criada

FRÁGILES Y DE RODILLAS

Por Jorge Aguilar*

EL ACTOR Y GUIONISTA JORGE AGUILAR. FOTO: CORTESÍA

Ayer comencé a ver esta MARAVILLA. Demoledora, puntual, bellísima… La multipremiada serie de televisión estadunidense The Handmaid’s Tale (El cuento de la criada), de carácter distópico –del griego, antiutópico–, basada en la novela del mismo nombre de la escritora canadiense Margaret Atwood (1985). Los primeros tres episodios se estrenaron a través de HBO el 26 de abril de 2017, y los subsiguientes siete episodios de la primera temporada se emitieron semanalmente los miércoles. Para Hispanoamérica, la serie fue distribuida por Paramount Nework. Cabe destacar que Atwood trabajó en la serie como consulting producer y obtuvieron cinco galardones en los premios Emmy 2017, de un total de siete nominaciones. En 2018  la serie recibió un Emmy de un total de once nominaciones. ​A mí me la acaban de prestar y la vi en mi DVD.

¿La trama original? En un futuro distópico, no muy lejano en el tiempo, la tasa de natalidad del mundo se desploma como resultado de las infecciones de transmisión sexual y la contaminación ambiental. En medio de ese caos, y amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teocráticos se hacen con el poder en la República de Gilead y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Por ejemplo, cada criada será entrenada y reeducada para luego asignarla a los hogares de los líderes políticos, donde pierden su nombre adoptando uno nuevo formado por el nombre del comandante asignado con el prefijo “de”. A las jóvenes, sus patrones las fuerzan a una violación ritualizada, a fin de que queden embarazadas y provean hijos a las élites familiares.

Pero a lo largo de más de 400 páginas, la novela -y la serie- deja claro que nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos sus deseos.

Quiero decirles que después de llorar durante los dos primeros capítulos se me ocurrieron las siguientes palabrejas, ligadas obviamente con la crisis humanitaria y social que vivimos a causa de la pandemia por Covid-19.

La fragilidad.  Esto es una reflexión sobre no ser, sobre lo vulnerable. Esto es un desastre. Una lucha que de tanto perderse, se perdió. Nuestras canciones, las novelas, las películas; la ciencia, el arte, la filosofía. El color azul, los jilgueros, el aroma del mole o de la crème brûlée, o el olor de las axilas mal lavadas… lo que sea: estamos ante la desaparición del mundo tal como lo conocíamos, como lo entendíamos. Es una crisis. Las guerras, los sistemas mundiales, el espanto fascista que nunca muere y el poroso romanticismo socialista; la deslumbrante ilusión devenida en cruel y espantoso portazo del capitalismo: la certeza del fracaso de un idealizado porvenir.

Somos frágiles. En Occidente, los Estados intentaron convencernos desde Margaret Thatcher y Ronald Reagan hace más de cuatro décadas que con el neoliberalismo y la privatización de los bienes públicos, en primer lugar la salud, todo iba a resultar mejor. Pero no. Y aquí estamos vulnerables, de rodillas y sin entender por qué. Encabronadxs en Facebook o en Twitter y peleándonos entre nosotros a falta de una cultura política, de la educación que también fue negada y privatizada por el sistema, por intereses de facto aunque estratégicos.

Dando tumbos por ahí seguimos creyendo en la ilusión filosófica de ser uno mismo y de que la comunidad tiene sentido. Solo que la comunidad fue cooptada: encerrada en el mito de que superarte depende de ti, cuando al menos en este país la “superación” no deja de ser un privilegio y la movilidad social, la contracara de la humillación.

De aquí nadie saldrá invicto. Decía Julio Cortázar que de pequeñas acciones está construido el cotidiano: de no poder quitarte un suéter a riesgo de enredarte y caerte por la ventana, de gatos que ronronean su desprecio, de una hidra demoníaca que te come la cabeza… de Todos somos Glenda, de Un tal Lucas

Y si en El cuento de la criada el establishment se ampara en coartadas para imponer su hegemonía, ahora los grandes poderes mundiales quieren acabar con nuestras creativas y aguerridas neurosis, torcernos el brazo en nuestra larga batalla por lo bello, por lo justo. No lo podemos permitir. Son las despensas que guardamos para quienes no las tienen, nuestra empatía con lxs relegadxs (no es que nosotrxs no lo seamos, es que tuvimos la azarosa suerte…).

Ya lo demostraron con la destrucción de los sistemas de salud: NO LES IMPORTAMOS y ahora nos orillan a que alimentemos nuevos y viejos rencores. Para no mancharse encontraron la fórmula perfecta: ponernos a pelear entre nosotrxs azuzando los fanatismos y más enajenaciones –que en realidad les pertenecen.

Así que yo, desde esta  trinchera, hago saber: en mi casa hay comida, abrigo, conversación y trago para quien lo necesite… y ganas de continuar hasta donde la vida alcance, hasta donde sea posible.

*Jorge Aguilar (México, 1972). Actor egresado de la Escuela Nacional de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Ha actuado y producido más de 12 obras de teatro. Guionista y productor del cortometraje contra el machismo, Relato sobre un dolor cotidiano (México, 2020). Autor para la editorial Santillana de varios libros sobre Educación emocional. Es fundador y coordinador de capacitación de la asociación que promueve el teatro ambiental en comunidades campesinas, Alternativas de Divulgación, AC.

E-mail: aguilarramirezjorge@gmail.com



Mirador viral

Reconocimientos a la colección “Un libro por centavos”, que crece pese a la pandemia

LLevan 17 años publicado cada mes un poemario con un tiraje de 8.000 ejemplares y cuya distribución es gratuita en todo Colombia. Se trata de la colección “Un libro por centavos”, a cargo de la Decanatura Cultural de la Universidad Externado, que sigue cosechando frutos y reconocimientos internacionales como el del Instituto Cervantes de España y el papa Francisco. De esto conversamos desde Bogotá para Diarios de Covid-19 con la poeta Clara Mercedes Arango, responsable de la ambiciosa colección.

Por Irene Selser*

LA POETA CLARA MERCEDES ARANGO, COORDINADORA DE LA COLECCIÓN “UN LIBRO POR CENTAVOS”. FOTO: CORTESÍA UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA

Con orgullo y alegría la Universidad Externado de Colombia y el decano Miguel Méndez Camacho, fundador de la colección de poemas de distribución gratuita “Un libro por centavos”, recibieron el reconocimiento a su trabajo de dos instituciones emblemáticas: el Instituto Cervantes de España y el Vaticano. Un sentimiento compartido por la poeta, cuentista, traductora y editora Clara Mercedes Arango (Cúcuta, 1961), coordinadora general de la Decanatura Cultural y de la citada colección creada en 2003.

En el primer caso, la felicitación corrió por cuenta del director del Instituto Cervantes, el poeta español Luis García Montero tras ganar el 9 de noviembre el premio literario Carlo Bertocchi que otorga en Florencia el Centro de estudios del mismo nombre. El jurado reconoció a García Montero como “una de las voces poéticas europeas más intensas y representativas de la contemporaneidad” en momentos en que, a causa de la pandemia, la inspiración poética y la profundidad “son más necesarias que nunca”. La obra de García Montero (Granada, 1958) también ha sido incluida en “Un libro por centavos”, de ahí que al conocer de su galardón el autor dijo que “uno de mis mejores premios fue estar en la colección colombiana”. Se trata del poemario número 138, Una forma de orgullo. Antología, publicado en 2017. Entre otros reconocimientos, el poeta granadino de 62 años también recibió el Premio Ramón López Velarde 2017 otorgado en México por el Instituto Zacatecano de Cultura.

UNA MUESTRA DE LOS 172 POEMARIOS TAMAÑO BOLSILLO QUE DESDE 2013 EDITA LA UNIVERSIDAD EXTERNADO

En cuanto al Vaticano, fue el papa Francisco quien incluyó dos poemas del profesor colombiano Juan Carlos Galeano (1958) autor de “Un libro por centavos” con su obra Amazonía y otros poemas (2011). La mención a Galeano figura en su más reciente “Exhortación Apostólica / Querida Amazonía”, publicada en febrero de este año donde el pontífice argentino traza nuevos caminos de evangelización y cuidado del ambiente y de los pobres.

El documento papal –de cuya importancia nos ocuparemos en breve en este mismo espacio–, es resultado del Sínodo para la Amazonía que tuvo lugar en octubre de 2019, en el cual Francisco se pronuncia por un nuevo impulso misionero y destaca el papel de los laicos en las comunidades eclesiales. En el capítulo III de la Exhortación, titulado “Un sueño ecológico”, el papa destaca el papel de la poesía y de los poetas populares, “contemplativos y proféticos, (que) nos ayudan a liberarnos del paradigma tecnocrático y consumista que destroza la naturaleza y que nos deja sin una existencia realmente digna”. A continuación reproduce extractos de dos poemas de Galeano.

Al respecto, le preguntamos a la editora Clara Mercedes Arango qué significaba para la Universidad Externado este reconocimiento implícito del papa:

“Es de gran orgullo para el Externado y para el fundador de la colección, el decano Miguel Méndez Camacho, porque significa que el objetivo que él se trazó desde un inicio, avalado siempre por los rectores de la Universidad que han apoyado este proyecto llamándolo ‘la joya de la corona’, se ha conservado intacto: llegar al mayor número de lectores. Llegar hasta el Vaticano y ser leído por el papa significa que estos poemarios logran atravesar ríos, lagos, montañas y mares, llegando a muchísimos lectores, cumpliendo con creces nuestro objetivo principal.

¿Cuántos poemarios ha publicado desde 2003 la colección “Un libro por centavos”?

La colección ha llegado a los hogares colombianos desde hace 17 años, mes a mes y de forma ininterrumpida. Hasta el momento han sido 172 poemarios, con un tiraje por título de 8.000 ejemplares, de poetas colombianos, latinoamericanos y clásicos europeos. Esto es muy significativo en la cultura colombiana, tener la oportunidad de leer en casa a poetas nacionales de diferentes regiones del país, olvidados, consagrados, desaparecidos y nuevas voces del género, lo que permite a los  lectores ampliar el conocimiento sobre sus poetas y apreciarlos.

Me gustaría reproducir el poema “Paisajes”, de nuestro autor Juan Carlos Galeano, que el papa incluye en las páginas 31 y 44 respectivamente de la Exhortación apostólica “Querida Amazonía”:

 Una vez había un paisaje que salía con su río, sus animales, sus nubes y sus árboles.
 Pero a veces, cuando no se veía por ningún lado el paisaje con su río y sus árboles, a las cosas les tocaba salir en la mente de un muchacho.
 (Unas tortugas se maravillan que puedan aparecer solas en la mente de un muchacho).
 Claro que si no aparecen ni el paisaje ni el muchacho, el río se queja, los árboles se quejan, las tortugas y otros animales se quejan...
 (Se supo de unos árboles que mataron a una jovencita por desnudarse en la mente del muchacho).
 También las tortugas que salían en su mente, lo acusan de vivir ahora en las nubes.
 “Nada más natural que de tanto ir y venir desaparezcan unos ríos, desaparezcan unos árboles”, comentaron unas nubes que vivían muy tranquilas en la mente del muchacho. 

El segundo poema que cita el papa Francisco es “Los que creyeron”:

 Los que creyeron que el río era un lazo para jugar se equivocaron.
 El río es una vena delgadita en la cara de la tierra.
 “Una cuerda delicada que podría reventarse y apagar las  estrellas”,
 les dice el universo a los que juegan con el río.
 El río es una cuerda de donde se agarran los animales y los árboles.
 Si lo jalan muy duro, el río podría reventarse.
 Podría reventarse y lavarnos la cara con el agua y con la sangre. 

Sin duda un esfuerzo inconmensurable y casi único podríamos decir el de la Universidad Externado y la Decanatura Cultural, de la cual eres coordinadora, para democratizar la poesía. ¿A qué sectores de la población llega “Un libro por centavos”?

Gracias a la alianza que tenemos con la revista El Malpensante desde hace 17 años,  el  libro llega a más de 6.000 de sus suscriptores, el resto se distribuye en Casas de Cultura, festivales de poesía, talleres, hospitales, cárceles, colegios, universidades, escuelas, bibliotecas públicas y privadas. Así cumplimos con nuestra misión de divulgar masivamente la poesía en diversos escenarios. Y gracias a un convenio que tenemos con una fundación en San Vicente del Caguán, La Casita de los Sueños, hemos podido ir hasta las veredas de este municipio en el sureste del país y participar en talleres de escritura creativa con niños y docentes de estas instituciones, e incluso tener a los niños entre 7 y 15 años de algunas de estas escuelas, siendo los ilustradores del poemario número 150, Poesía colombiana para niños. Para este proyecto contamos con la colaboración de los docentes de español, quienes trabajaron con más de 300 niños los poemas que recibieron antes de la publicación para que se inspiraran y los ilustraran. Este es el único poemario de la colección a color.  La experiencia con estos niños fue maravillosa: cuando ellos recibieron el libro y vieron sus nombres en los créditos de los dibujos, se sintieron importantes de haber sido parte de un gran proyecto literario.

¿Cómo ha sido aprender a trabajar de otra forma durante la pandemia? ¿Qué ha significado este cambio de vida para la Decanatura?

Llegar a diversos escenarios gracias a la divulgación realizada por el Externado nos permite estar satisfechos y sentir que la misión ha sido cumplida a nivel nacional. Gracias a “Un libro por centavos”, la poesía en Colombia ha vuelto a renacer y a ser tema de nuevo en muchos espacios literarios del país. Incluso en este momento de recogimiento y de pandemia, la poesía la hemos hecho florecer en espacios virtuales gracias a los encuentros que tenemos los domingos y miércoles vía Zoom organizados por la Decanatura Cultural y que conduzco. Llevamos más de 25 encuentros de varias horas cada uno con participantes, no solo de regiones colombianas sino de países europeos y latinoamericanos.  Nuestro objetivo seguirá siendo el mismo que el del inicio: llegar cada vez a más lectores, formar a más jóvenes y entrar a más hogares con la poesía, no solo con los poemarios, sino también a través de los encuentros virtuales literarios que cada día conquistan más y más público cautivo.

Pienso que esta época de incertidumbre, de pandemia, nos ha permitido tomar conciencia del ser que somos, de la presencia que a veces desconocemos, que es la nuestra. Que la vida se desvanece sin darnos cuenta y que este encierro, este alejamiento de lo superfluo, de lo banal, nos hace más humanos, más frágiles, pero sobre todo más conscientes de nuestra propia soledad.

¿Qué proyectos tiene “Un libro por centavos” para los próximos años?

La colección continuará su trayectoria igual que hasta ahora publicando cada vez más nuevas voces del género no solo a nivel nacional sino internacional, porque estamos convencidos de que la poesía juega un gran papel, a través de ella podemos regresar a nuestro pasado y recuperar la memoria.  Los poetas son los multiplicadores del recuento histórico de nuestro país, porque con el trabajo del lenguaje, de las palabras pueden ser transgresores, críticos y con bellas palabras contarnos los horrores del presente y el pasado. Seguiremos publicando y recopilando en Antologías a los poetas que hemos publicado. Por ejemplo, pronto saldrá El fondo de nuestros mares íntimos con una selección de 37 poetas varones nacidos entre 1960 y 1985, así como las mujeres que no lograron entrar en la Antología Ellas cantan, publicada en 2018. 

Por otro, hace unos meses creamos el perfil un libro por centavos en Instagram, para acompañar a los amantes de la poesía, especialmente a los jóvenes. La pretensión es ser el refugio necesario para quedarnos en casa; por breves instantes, olvidar el mundo que nos agobia y compartir con los usuarios de Instagram el poder subversivo de la poesía en tiempos de penuria, invitando a nuestros lectores a preguntarse como lo hizo el poeta romántico alemán, Hölderin, “¿para qué la poesía en tiempos de penuria?”. Para los interesados, los libros se pueden descargar en forma gratuita en www.uexternado.edu.co/unlibroporcentavos/.

*Periodista, poeta y editora, miembro de la Asociación Mexicana de Traductores Literarios (Ametli) y coordinadora editorial de Diarios de Covid-19.

FB: Irene Selser, e-mail: diariosdecovid@gmail.com


RELATOS VIRALES

Historias de una pandemia

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es hiclipart.com_.png

Por Esther Baradón Capón*

> ZOOM BODA <
Photo by cottonbro on Pexels.com

Cuando mi compañera de trabajo me mandó por WhatsApp la invitación a la boda de su hija que se trasmitiría por Zoom, fue difícil imaginar cómo sería esa experiencia. La imagen que me vino a la mente fue la de una pantalla y, en el centro, el video de la ceremonia y un montón de cuadritos alrededor con los rostros de los participantes. Como se trata de dos familias numerosas, en mi imaginación aparecerían decenas de caritas.

Con esa idea en mente pensé en maquillarme y hacerme un peinado elegante. La invitación anunciaba que la boda empezaría a las dos de la tarde y aunque dicen que las personas puntuales somos aburridas, creo que nunca dejaré de serlo. A las dos en punto me dispuse a entrar al zoom.

Pero mi imaginación falló. Al poner el ID y la contraseña, un poco nerviosa por si me veía bien arreglada, si el maquillaje el maquillaje y el peinado estaban bien, de repente apareció en pantalla completa el video en vivo en donde los asistentes virtuales podíamos ver todo lo que estaba pasando en el interior de la sinagoga, cómo iban llegando los invitados de carne y hueso, muy elegantes y portando todos, sin excepción, cubrebocas de marca. Tengo que confesar que sentí alivio que los virtuales no apareciéramos en pantalla.

En esta sinagoga las mujeres se sientan de un lado y los hombres del otro. Hay algunas en que los hombres se sientan adelante y las mujeres atrás, y en las ultraortodoxas los hombres abajo y las mujeres arriba o separadas por una reja.

La tradición no escrita en las bodas judías en México es que el cortejo inicia su entrada una hora o una hora y media después de la anunciada. Este caso no fue la excepción y estar ahí sentada en casa observando todo lo que pasaba era como estar viendo un reality show.

Con la ventaja de no aparecer en pantalla y poder moverme a mis anchas, iba y venía checando si empezaba el desfile. La sinagoga comenzaba a llenarse más de lo que imaginé por motivo de la pandemia. Finalmente empezó.

En las bodas judías entra primero el novio flanqueado por sus padres, caminando lentamente hasta llegar a la mitad de la pasarela, en donde esperará a la novia. Le siguen los pajecitos, detrás de ellos las damas y cuando termina de desfilar el cortejo cada uno ha tomado su lugar. Los integrantes del cortejo eran los únicos sin portar cubrebocas.

Por fin el momento culminante: la entrada de la novia flanqueada por sus padres. La música cambia y se escucha una canción en hebreo que dice: “viene la novia en paz, al encuentro de su esposo, llena de gozo y de alegría, como lo indica la creencia y la tradición del pueblo judío”.

A paso lento para lucir su belleza y un vestido que costó más que todo su ajuar de novia, finalmente llegan al encuentro del novio y sus progenitores. Después de saludarse y abrazarse, la pareja nupcial con los padres de cada uno de ellos y los consuegros, el novio tapa el rostro de la novia con el velo y finalmente todos se dirigen hacia la jupá.

La jupá, que en hebreo significa literalmente “cubierta” de una pareja durante la celebración de una boda judía, está sostenida sobre cuatro pilares de madera u otro material sobre el suelo o bien usualmente los asistentes toman los pilares durante la ceremonia. Simboliza el hogar que la pareja construirá juntos.

Ahí los recibieron los rabinos y el cantante, con cubrebocas por supuesto, dando inicio a la ceremonia religiosa: se cubre la cabeza de los novios con el manto que usan los hombres al rezar, lo que en hebreo se llama talit y empiezan los cantos, los rezos, las bendiciones. Una vez descubiertos, los novios intercambian los anillos diciendo cada uno a su tiempo: “con este anillo te consagro como mi esposa, como mi esposo…”. Al finalizar la ceremonia y después de brindar con vino, el novio rompe la copa con el pie, haciéndola añicos, lo que simboliza la destrucción del templo.

Los novios se dispusieron a abandonar la sinagoga y la cámara hizo un paneo de la audiencia muy concurrida, como trecientas personas, absolutamente todas con cubrebocas. Una escena insólita provocada por la pandemia de Covid-19.

Espero no enterarme de un sin número de contagios a raíz de ese encuentro y qué bueno que mi invitación fue virtual, porque además de que me dio la oportunidad de observar toda la ceremonia en vivo sin obstáculos, me libré del peligro.

*Amante de las artes, la música, la fotografía y el teatro, y aficionada a la escritura.

TW: @BaradonEsther FB: Esther Baradon


POETAS EN CUARENTENA

Photo by Polina Zimmerman on Pexels.com

ALLA LEJOS, ¿PARA QUÉ?

Olga Orozco*


Ni mi carne fue triste ni tampoco leí todos los libros.
Sé que es triste la carne que interroga tan sólo por ausencia,
porque toda respuesta de otro cuerpo la sume en el error y el desencuentro
y la devuelve oscura, vacía, desolada, a su playa desierta.
Pero cuando dos cuerpos elegidos para el amor se buscan y se encuentran,
cada cuerpo es entonces una respuesta exacta para cada pregunta del deseo
y la carne vertiginosa asciende por el revés de la caída
y es delirio de fuego y alabanza, un aluvión de soles,
hasta precipitarse en el suspenso donde se vuelan juntas las dos almas
y hay un solo aleteo enamorado contra las puertas de la eternidad.
No, ninguna tristeza, sino la bendición de un prodigioso encuentro
que nos lleva más lejos que todas las victorias sobre los límites del mundo.
Y tampoco leí todos los libros,
pero abrí muchos libros como puertas que daban a circulares laberintos de puertas.
¿No cambia cada página el eco de otras páginas y lo envía más lejos
y es el mismo y es otro cuando vuelve? 
Eso es lo que hace el mar con cada ola, el viento con el olvido y los recuerdos.
¡Asombrosa tarea la de este desmesurado, ilegible universo!
Nunca sentí el hastío del jardín atrapado en su estación sombría,
ni el del ciego papel que me interroga en vano.
No pasó por mi casa la costumbre con su alevosa ráfaga congelando los años
ni me arrojó a la cara su enrarecido aliento de animal enjaulado.
Solamente el milagro, amargo, deslumbrante o tormentoso,
-no la hierba oxidada-, creció bajo mis pies.
¿De quién huir? ¿y adónde? ¿y para qué?
Dondequiera que vaya soy yo misma pegada a mi aventura,
a mi ansioso destino tan ajeno a quedarme o a partir con mi bolsa de fábulas
y el impreciso mapa de lo desconocido.
Allá lejos estoy tan cerca de las revelaciones y las dichas
como aquí, como ahora,
donde no logro descifrar jamás el confuso alfabeto de este mundo. 

*Poeta y periodista argentina (1920-1999), Premio Nacional de Poesía, 1988; Premio de Poesía Reina Sogfía, 1997; Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan  Rulfo 1998, entre muchos otros galardones. Es considerada poeta mayor de las letras hispánicas contemporáneas. Verso tomado del libro póstumo Últimos poemas. Edición y prólogo de Ana Becciú, Brugera, 2009.


Diarios en Imágenes

Tifany Rosales, pensando en los demás

Por Eric Lugo <ericlugor@gmail.com>

Tifany Rosales, mujer transgénero de nacionalidad hondureña de 25 años, lleva viviendo en México seis años durante los cuales ha ejercido el trabajo sexual como medio de subsistencia. Se vio obligada a emigrar de su país por violencia de género y discriminación. Actualmente vive en la Casa de las Muñecas Tiresias, donde retomó sus estudios y lleva a cabo un plan de vida para superar su pasado.

Tifany también apoya a la gente en labores sociales, entregando comida a personas de escasos recursos en diferente puntos de la ciudad como el caso de la señora Sánchez, una mujer de 70 años que vive sola en la delegación Gustavo A. Madero y Tifany diariamente le lleva un plato de comida hasta su hogar.

A %d blogueros les gusta esto: