Sinfonía de fuerza

Luis Barrón/ IG: @photonomada/ Tw: @photonomadamex/ FB: Luis Barrón

La pandemia que afecta a millones de personas en el mundo generó la unidad de los más de 790 comerciantes del Mercado Beethoven, que aplican estrategias para dar respiro a su salud física y económica durante estos meses que nos ponen a prueba a todos.

En medio del colorido de locales, entre frutas, verduras, productos del mar y diversos tipos de carne asoman el gel antibacterial, cubiertas de plástico y letreros que marcan la sana distancia. El ambiente en el mercado, fundado hace 62 años, es de fiesta. Los comerciantes invitan a sus vecinos y comercios cercanos a apoyar la economía local y abastecer a las familias del Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco, Calzadas de “La Ronda”, Vallejo, los Misterios y de la Colonia San Simón Tolnáhuac. La gastronomía, postres, frutas, artículos de limpieza, de plomería, ropa y otros productos son la oferta principal.

La historia de cada negocio encierra una tradición y herencia familiar, donde las y los locatarios muestran, desde el saludo, su cordialidad para la clientela: “Buen día, güerita”, “¿Qué va a llevar, doñita?”, “Güero, ¿qué le damos, qué más le damos?” y, al despedirse: “Bonita tarde, güerita, “Saludos a la familia, cuídese mucho”. Todo, con el fin de que regresen a sus hogares con lo que buscaban para elaborar sus comidas, reparaciones en el hogar y algo extra como un delicioso postre, pastel o gelatina para finalizar una rica comida.

A %d blogueros les gusta esto: