La muerte a marchas forzadas

Foto: Víctor de la Cruz/ Fotógrafo/ Ciudad de M´éxico
FB: victormanuel.delacruzmartinez

En el Panteón de San Isidro, de la Alcaldía de Azcapotzalco (Ciudad de México), trabajadores debidamente protegidos contra el Covid-19 realizan el entierro de una persona muerta a causa del coronavirus.
A pesar de los mensajes contradictorios de las autoridades mexicanas, la Fase Roja de la contingencia se mantiene en la ciudad y ha obligado a sepultureros a cavar, a marchas forzadas, decenas de fosas que albergarán a los próximos cadáveres que dejará la pandemia.
Las fosas como símbolo de una muerte anticipada, de muchos futuros anulados, de cánticos fúnebres que se avecinan.
Parafraseando al gran César Vallejo, “proletarios muriendo de universo”.


A %d blogueros les gusta esto: