Añoranza del desastre

Luis Barrón. Reportero gráfico. CDMX
IG:@photonomada Tw: @photonomadamex

Muchos le llaman “Ciudad de la furia” y “Selva de asfalto” y aunque el nombre busque advertir al foráneo sobre los numerosos desafíos de vivir en la metrópoli más grande del país, aquí están y aquí siguen.
Lxs habitantes de la capital, acostumbrados a la vida acelerada por los tiempos en los trabajos, transporte público y un sin fin de actividades, ahora esperan regresar a la “Nueva Normalidad” con la entrada del “Semáforo en Naranja” emitido por las autoridades sanitarias ante la contingencia por el Covid19.
Las fuentes de empleo reiniciarán actividades tras meses de paro obligatorio para evitar contagios por el virus que ha causado en México más de 16 mil personas fallecidas.
Millones de personas no han parado de trabajar aún con el llamado del Gobierno de México al “Quédate en Casa”, pues si no lo hacen, no tendrán dinero para llevar comida o pagar los servicios de sus hogares; asumen el riesgo ante “emergencia económica” que los afecta directamente, sin remedio ni alternativas.
Ahora, con la reapertura de miles de negocios de productos y servicios, inicia la recuperación económica, laboral, psicológica y social para miles de personas que extrañaban la “cotidianidad” con todas sus implicaciones, como estrés, muchas horas invertidas en el transporte público y una alimentación incompleta debido a las prisas.
La cotidianidad llena de desastres, sí, pero que permitían sobrevivir.

A %d blogueros les gusta esto: